Andres y Claudia cuckold

Disfrute de cornudo Andres y mi mujer Claudia la pareja muy liberal

Todo comenzó cuando Aquel día mi mujer y yo decidimos ser una pareja liberal después de mucho conversarlo, yo era de pija chica y de eyaculacion precoz, no había manera de poder durar en la cama mas de dos minutos y mi pija no se ponía dura del todo y era mínima y no la satisfacía para nada, aparte que era de ideas gay bi sexual y realmente me gustaban bastantes los hombres, pero nunca le comente nada a ella, en la clandestinidad de mi vida tube varias experiencias gay y yo era pasivo en esas relaciones escondidas.

Mi nombre es Andres y el de mi mujer Claudia. En esos momentos yo tenía 33 años y ella tenía 28. Habíamos sido novios desde que yo tenía 19 años y cuando yo tenia 24 nos casamos medió obligados por presión de nuestros padres.

Por fin ambos entendíamos que las relaciones sexuales no funcionaban entre nosotros, pero queríamos seguir juntos, entonces juntos, decidimos entrar dentro del tipo de vida de parejas liberales y cornuda o cuckold, así yo sentiría el morbo de ver mi mujer con otros machos, de que ella tuviese satisfacción sexual que yo no podia darle y para mi tener la oportunidad de yo experimentar relaciones gay o bisexuales sin decirle nada a Claudia de mis gustos maricones.

Durante aquellos 4 años no habíamos ya tenido relaciones. Así que hablamos por mucho tiempo hasta que un día, se presentaba como un día feliz y de nervios, en el que por fin nos decidimos a buscar un amante para mi esposa con mi consentimiento y el de ella.

Pusimos un aviso en el internet de se buscaba amante para esposa de pareja cornudo y llamaron ese mismo día un hombre decir que era un bull y que tenia dos amigo mas que querían participar, vieron la photo de mi mujer en el internet y ellos estaban entusiasmados, a parte se ofrecieron a pagarnos $500 por el día pero me exigieron que ellos tomarían un vídeo grabado para ellos y a cambio ellos tambien pagarian el hotel el cual seria por seguridad un cinco estrellas bien conocido en la ciudad y bien ubicado y para ver si nos convencía les dije que tenia que pagar no solo hotel sino tambien la cena a parte de los $500, y aceptamos lo del vídeo, ya que yo quería el vídeo para masturbarme solo y la cena era para socializar con ellos para ver si mi esposa y yo los aceptábamos, a si que llegó la noche. Como el día era especial, ella se vistió preciosa y con ropa interior super atractiva, yo colabore con mi esposa en depilarla, arreglarla y vestirla etc.

Llegamos al hotel algo nerviosos y después de recibirla habitación, bajamos a la recepción para recibir a nuestros tres afortunados, al verles eran dos hombres blancos y un negro, se veían super alegres y se venían de buen porte y no se notaban ser malas personas, ellos nos dijeron que ellos eran profesionales y algo adineradas por sus comentarios y gustos y disfrutaban mucho Cojer a las esposas al frente de sus maridos y humillarlos sin afectar nada vidas personales y que esa era su entretenimiento o jobies. Bueno primero después de unos tragos fuimos a cenar y fue una cena super amigable hablamos un poco de todo, la cena era hasta romántica con sus velitas y flores en la mesa, y música cálida de fondo. Todo transcurrió de ensueño, y al finalizar la cena nos pusimos a bailar en el salón, con la música de fondo y las luces de disco, los tres bailaron con mi mujer y hasta la manosearon y ella entro en calor, hasta ella me dio el visto bueno de los tres, yo estaba que reventaba de excitaciones al igual que ella.

Todo era perfecto y Claudia y Yo estábamos ya en confianza con ellos y ellos con nosotros. Subimos a la habitación para empezar acción los tres hombres se llamaban Antoni hombre blanco musculoso como de 35 años, Albert era mas flaco como de unos 38 y Mike el negro cercano a los 32 años a 35 mas o menos , súper musculoso parecía un actor porno de lo bueno que estaban los tres, se ven que se cuidaban sus cuerpos y cuidaban su alimentación y vestían elegantes.

Antony instalo 2 cámaras en diferentes lugares y ajusto luces de la habitación. Luego comenzó con desvestir a mi mujer lentamente mientras los tres la miraban y rociaban y Mike me pidió que si me sentara en el sofa y me saco unas esposas para atarme, dijo que me desvistiera también y que era parte del juego y que aceptara, entre copas y mirada de mi mujer de tranquilidad y aceptación, me dio temor pero acepte, entonces me desvestí y con vergüenza se veía mi pequeño semi erecto y los tres hombres rieron y mi mujer también se rió y en eso de risas Mike me puso las esposas y luego ato las esposas con una cadena delgada a la pata de la mesa para que no pudiese moverme mucho, y en eso Albert ajusto las cámara de video, el prometio que video es para nosotros tambien que sera para ellos también solo para ellos, que lo editaran y no se notaran las caras de los participantes, esto fue algo incomodo pero ellos alegaron darnos la copia y otra copia la pondrían en Pornhub y x video si aceptábamos y nos pagarían algo por gente cantidad de gente que lo vea unos 0,10 centavos por hit, ellos reciben unos 10 centavos, pero que caras no se notaran de ninguno de nosotros ni de ellos.

Pero seguimos con el juego, mi esposa lucia preciosa, su cabello rubio descendía en tirabuzones hasta caerle sobre sus hombros y pechos. Pechos abundantes, firmes y blancos como la leche, que sólo quedaban ocultos por un sostén blanco, de encaje, semitransparente, que dejaba entrever las grandes areolas color rosa intenso que Claudia poseía. En el sostén se marcaban los botoncitos, que eran los pezones erectos de mi esposa, que sin duda delataban su excitación ante el momento que se avecinaba.

Su vientre plano se extendía desde la exhuberancia de sus pechos, hasta el ensanchamiento de sus caderas, pasando por su cinturita de avispa, hasta llegar a su zona más íntima, cubierta por una braguita de encaje a juego con el sostén, y en la que también se intuía ya la bien rasurada linda selva que cubría su sexo.

La estampa se completaba con sus piernas largas, bien torneadas, cubiertas por unas medias blancas semitransparentes, que se sujetaban gracias al liguero de su cintura, que confería una mayor sensualidad si cabe a su vestimenta.

En ese momento de éxtasis visual estaba, amarrado a ese sofá contemplando a aquella escena de ver a tres hombres manoseando a mi mujer. Antoni dijo en voz alta Venga, vamos a follarnos a esta puta y manoseando sus tetas soltó sostén de Claudia dejando al descubierto sus pechos.

Albert dijo en voz alta hooouu, menudas tetas tiene la puntita esta esta. Que ricas están.Y los demás, le reían la gracia, haciendo que mi mujer entre sonrisas y manoseos se pusiera colorada y se sintiera más humillada aún. Y cogiendo el sujetador, volvió a hablar el Antony:

– ¿A ver qué talla de melones usa la putita esta? Que bellezas de tetas y en eso el negro empezó a lamerlas con fuerza mientras Antoni y Mike tocaban su grande y bella panocha que todavía tenía la pantaleta puesta, que ricura de mujer!!!!

Y los otros volvían a reír y a darle la razón. Y yo mientras me sentía que mi pene iba a reventar de la excitación aún, de ver que aquellos, que toqueteaban y humillaban a mi casta esposa sin compasión, llamándola puta.

– Bueno, vamos a verle el potorro a nuestra Putita y vamos a hacer a su marido un cornudo.

Y dicho esto, de nuevo cogió la cintura y bajo la braguita y dejó su sexo expuesto. El abundante vello púbico de mi esposa quedó a la vista.

– Joder, que bello cono tiene esta hembra, afeitado con un pequeño triangulo como una estrella porno la puta esta. Que panocha se gasta la puntita. ¿Es qué sabes lo que es afeitarse el coño de manera elegante.

Y al oír esto y ver cómo la cara de Claudia y la mia se ponía roja de vergüenza como un tomate, yo me sentía más excitado que nunca, mi pene ya botaba hasta precum. En eso Albert notando esto dijo el voz alta, !!!! Miren al cornudo, esta súper caliente viendo a la puta de su mujer y nuestras vergas duras, Maricon de marido que tienes y dirigiéndose Claudia le dijo, acá trajimos un Chastity device para tu marido, tienes que ponérselo tu misma mientras lo ofendes y humillas delante de nosotros, ella me miro y sonrío y ella levantándose de la cama desnuda por completo se acercó a mi sonriente de placer y comenzó a colocarlo con intrusiones de Antony que le explicaba que hacer, como estaba mi pequeña verga semi dura, Mike dio un golpe en mis bolas para aplacar genitales y neutralizarse tamaño, se puso chiquititos el dolor, en eso ellos sujetándome y me esposa obedeciendo me coloco el Chastity riéndose pregunto que hago con esta llave y Albert respondió entregársela a Mike (el negro) le dio la llave al negro el cual sonrió y le dijo a mi esposo, disfruta Cornudo del show que viene, haremos a tu mujer una verdadera hembra, lo cual tu nunca podrás hacer, maricon.

-Y una vez que terminaron con mi humillación desnuda a mi mujer, se abalanzaron los tres sobre ella y empezaron a manosearle y sobarle todo el cuerpo otra vez.

Mi mujer gemía como perra en celos, pero las manos de los tres hombres parecían multiplicarse, y tocaban simultáneamente los pechos, el culo y el sexo de mi mujer. Para entonces, Claudia seguía gimiendo Y mientras ellos seguían sobándola.

Así estuvieron un rato, hasta que todos estos hombres se desnudaron, dejando su pene semierecto frente a la cara de mi mujer, era como de 16 cm de grande. Y luego make y Albert también se desnudaron, Mike el negro tenía una verga como de 18 a 20 cm de grande y era gruesa y Alberto ta vez como de 17 cm un poco más grande que Antoni pero igual de gruesa y con la circuncisione echa, las vergas paradas alrededor de mi mujer era algo sorprendente, my mujer ya pedía a gritos que la penetrasen.

– Venga, chupa zorra, que tengo ganas de que me la mamen bien dijo Antony y todos se pusieron alrededor de Claudia, ella arrodillada al piso y en turnos estos hombres hacían de placer la boca de mi esposa que chupaba verga x verga sin parar, como un ventilador movía su cabecita de lado a lado, no podia ver todo, pero escuchaba bien los cupidos y el suspirar de cada uno de estos machos, en eso mike metió su verga en la boca de mi mujer y Claudia, giró la cara Veía en sus ojos cerrados chupando con placer como drogada, El tipo, se la arrimó a la boca y la empujaba en la boca de mi esposa, se la introducírsela y retiraba con movimientos frenéticos y mi esposa suspiraba, en varias ocaciones casi se ahogaba.

La secuencia que siguió era humillante en grado extremo. Los secuaces mantenían bien sujeta la cabeza de mi mujer, y mike comenzó a penetrar a mi mujer por la panocha y Albert manoseaba sus pechos.

Así estuvieron un buen rato, hasta que mi los hombres decidieron cambiar de posición, Albert se acostó boca arriba, Claudia arriba con el la panocha viendo al techo sentándose con el culo en la verga de Albert para ser penetrada anal forma, Mike el negro le penetraba su panocha creando un sándwich y empezó a chupar la verga de Antony.

El pene del negro entraba y salía con fuerza de la panocha de mi esposa que parecía tragarse esa enorme verga con facilidad . Yo al verlo di un suspiro, y mi mujer igual por la cara que puso. El pene debía medir unos 20 cm y eso y era de un grosor como un salchichón. Además estaba totalmente circuncidado y se le notaban todas las venas marcadas como si esa verga fuese a reventar de grande, parecía un caballo. Todo ello se completaba con unos testículos descomunales como el pene, del tamaño de kiwis, que pendulantes se movían a uno y otro lado con los movimientos del negro.

Al ver aquello Claudia se retorcía , Mike pene fue endureciéndose y ganando tamaño, hasta alcanzar una longitud de unos 24 cm aproximadamente. La panocha se tragaba el glande, mientras su boca chupara también los testículos y le diera lametones a lo largo de todo el aparato de Antony.

Tras aquello, Albert volvió a tomar la iniciativa y cogiendo a mi mujer por el culo le dijo:

Que puta tan rica eres Claudia!!!

A continuación tumbaron a mi mujer en la cama, de forma que su sexo quedaba en el borde de la misma. Dos de ellos la sujetaron firmemente por los brazos, y mientras Mike me buscó y me hizo arrodillar a mi al frente a la cama y me obligó a comenzar a chuparle a Claudia en la entrepierna y su panocha mientras me humillaban, hicieron que También Claudia me humillara llamándome esposo cornudo. Se oían perfectamente los chupeteos que le propinaba la cual yo disfrutaba, tanto. Olor como sabor a semen que salía de la panocha de mi Esposito y olor a verga de macho. Y mientras ella me humillaba y los tres machos no paraba de reírse y ofenderme, diciendo cosas como Tu mujer es nuestra, tu eres una marica, no eres un hombre, tu mujer es nuestra putaaaa!!!!. Chupa la Panocha de tu mujer con nuestro sabor a nectar de machos maricon, vamos no pares chupa bien moja la Panocha para que tus machos la penetren mejor puto!!!!!! Chupa mi vida decía mi esposa con voz baja, te gusta Andres, te gusta.

– ¡que rico, cójanme, gritaba mi mujer.

Estos hombres le daban gusto a mi mujer y a mi a su vez, Ya había cesado en sus insultos hacia mi, y mi mujer en suspiros contenidos de placer. Aquello pareció más claro aún al rato, cuando los hombres le soltaron los brazos a Claudia y Claudia empezó a tocarse los pechos e incluso con una mano apretaba la cabeza mia más aún contra su panocha.

Aquello sí que fue el golpe definitivo para mí. Ver cómo mi mujer sentía placer en aquellas circunstancias era algo que nunca hubiera pensado.

Pero en efecto así era. Mientras yo seguía comiéndole la entrepierna y panocha húmeda de jugos de mi esposa con precum de estos bulls a base de bien. Claudia seguía acariciándose los pechos y apretando mi cabeza contra su sexo. Los suspiros se fueron convirtiendo en gemidos de placer para los dos como pareja, los gemidos en grititos, los grititos en gritos, y los gritos en berridos de hembra en celo. De una mujer que había estado sin verdadero sexo por mi incapacidad como hombre, y descubrimos que ser cornudo para mi es mi verdadero placer y el de Claudia y que en un momento se veía liberada y alcanzaba el orgasmo. La imagen era espectacular: mi esposa berreando, con las caderas contoneándose sin poder controlarlas, como si estuviera en una convulsión, y de repente un chorro de flujo salió de su sexo, mojando mi cara squirting de placer . Era como si se estuviera orinando, sólo que en esa situación era de total placer.

– Será posible, exclamó Albert sacando su Mobil para tomar varias photos al espectacular momento desde varios ángulos. !!!!mira !!!! Cómo me hemos puesto a esta puta y su marido. Se ha mojado encima de la cara de su marido la muy zorra con la combinación de nuestro precum en la cara de su marido y de su coño. Si ya sabía yo que las putorras esposas con carita de monjas, al final son las que más gozan. Pues ahora te vas terminar de pasar de Puta madre.

Y diciendo me sacaron mi cara de las mojadas piernas de mi mujer, echándome para atrás otra vez ya sin amarrarme mas, dejándome libre me soltaron y Mike se puso en pie y agarró su pene en ristre acercándolo a la entrada de la vagina de mi mujer. Ella, al ver la situación suspiró de placer.

– ¡Pideme que te folle, puta! , y ahora pídele a tu esposo que nos ruegue que te follemos entre todos. ¡Ella grito Andres por favor pídeles que se cojan a tu mujer, ruégales!!! Yo con voz sumisa les pedí, por favor cojan a mi esposa, acaben le adentro, pueden preñarla si quieren a su zorra que a su vez es mi mujer! En eso Mike dijo, Nada más que por eso te la voy a meter hasta el corvejón. Hasta los huevos te voy a meter, putorra. me gusta tu coño estrecho, le pediré a tu esposo ayude a la penetracion como un verdadero Manporrero. En eso Mike con voz de mando me ordeno, acércate acá maricon, toma me verga con tus manos y introdúcela a tu esposa en su Panocha, me acerque y obedeciendo hice lo que me decía muestro bull Mike.

Claudia, al escuchar aquella retahíla, se puso súper excitada de nuevo, y aceptando los deseos de su marido cornudo hizo su destino, hizo algo que me descolocó: y me dijo:

– Lo siento cariño, De ahora en Adelante servirás a mis machos, quiero que chupes verga conmigo y que te cojan a ti también junto conmigo, eres una verdadera marica cornuda.

En eso!!!! Mike dijo fuerte, vente para acá Marica, ADRIAN o Adrianita te vamos a cojer al frente de tu mujer, en eso me acerque y poniéndome en perrito al lado de mi esposa y los dos en la misma posición a su lado y viendo a mi mujer a la cara, abrir mis piernas y me deje sometir para que me cogieran al frente de mi esposa, en eso Mike puso lubricante en mi culo y su verga, comenzando a rozar su verga por mi ano, mi esposa sonreía pícaramente mientras Alberto se la cogia a la par mia, uno al lado del otro en posición de perrito. En eso Antony se colocó adelante de nosotros dos acostado con su verga apuntando hacia arriba para que yo y mi mujer se lo chuparamos juntos, primera vez que compartía una verga con mi esposa como dos putas.

Que mas humillante para un hombre o marido que un hombre te coja a ti a frente de tu esposa, es lo máximo de la humillación y a la vez chupar una verga compartida con ella mientras otra verga se Cojen a tu esposa. Que Loquera de momento!!!! No podia creer que esto pasaba ahora!!.

– Ja, ja, ja. Mira cómo nos comemos a estos dos, todos le reían los tres machos y no paraban de reír, humillando así más a mi esposa y a mí mismo, mi pene chiquito bailaba con mi penetracion botando mas hilos de precum y mi esposa lamia esa verga de Antony junto conmigo sonriendo pícaramente mirándome, y enseñandome como chupar una verga, sin ella saber que ya había chupado antes en varias ocaciones, a su vez ella humillándome por completo, en decía lame puta!!! Te gustan las vergas como a mi!!!!, somos dos verdaderas puntitas, de ahora en adelante seremos dos amigas y compartiremos nuestros machos mi amor!!! Te convertiré en una nena, yo te ayudare mi amor.

Alberto cogió a mi mujer como nunca, y junto a mí, y colocó el pene en la entrada del sexo de claudia y mirándome a los ojos me dijo:

– Mira bien cómo cabalgo a tu mujer, cornudo, maricon, y así al menos aprendes algo esta noche.

Y diciendo esto, comenzó a hacer presión en el encharcado sexo de Claudia, enterró su falo completamente como 400 veces mientras Mike el negro me hacía lo mismo a mi y se daban palmadas entre ellos en la mano y en nuestras nalgas. Todo ello ambientado con los grititos de mi esposa y míos, cuya expresión podía completar centímetros de mí.

Humillado, hundido y sumergido en la miseria y el placer. No sólo se habían conformado con abusar de mi esposa, sino que ahora delante de ella, me violaban delante de mi esposa, me cabalgaban, me humillaban y lamia la pija de Albert con destreza, ya hasta mejor que mi mujer, Que delicia de momento, quería que no acabase ese momento tan grandioso de mi vida, el mejor de todos.

La rica tortura duró unos 10 minutos. Yo con verga de mike reventando mi culo no podía hacer nada frente a lo que estaba viendo junto a mí mujer, El coito de mi mujer con aquel desalmado se estaba consumando, y los grititos de dolor iniciales míos disminuían para gemir como otra hembra de placer y el placer de mi mujer, se habían tornado en suspiros y gemidos como había sucedido anteriormente. En sus ojos podía ver como un hilo felicidad y malicia burlona ante mi, pero por otro lado era como si no pudiéramos resistir sus deseos reprimidos durante tanto tiempo le impulsaban a hacer gemidos y movimientos acelerados mientras me miraba pícaramente. No había duda realmente. Mi mujer, en esos momentos, de algún modo estaba disfrutando demasiado al igual que yo.

Aquello siguió, hasta que los gritos de Claudia y míos se fueron intensificando, y culminó en un segundo orgasmo, algo menos espectacular que el primero, pero también muy ruidoso y con suelta de abundante flujo, yo empezaba a botar mas hilos de precum y los hombres al igual que mi esposa me humillaban más llamándome sissy faggot y marica. Mike u Albert por cierto no había terminado, y siguió culeando hasta que por sus suspiros pareció que era inminente su eyaculación:

– Por favor, dentro no, atinó a decir mi mujer con un hilillo de voz, que estoy en período fértil.

Alberto, visiblemente afectado por la inminente corrida acertó a decir por su parte:

– ¿Que no me corra dentro…uff? ¿Que no me corra dentro? Ahora verás si me voy a correr dentro…mmm, so zorra. Verás la pastelada que te voy a soltar. Y si te preñas… te jodes…ufffff, que por lo menos el hijo saldrá más espabilado que si es de tu marido.

Todo ello terminó de decirlo entre resoplidos como pudo, e inmediatamente dio unas últimas embestidas y se echó sobre mi esposa, en un signo claro de que estaba inundando con su semen el recién estrenado útero de mi esposa y mike empezó a acabar también dentro de mi culo, sentía chorros de leche caliente en mis extrañas, estos hombres suspiraban y temblaban de placer juntos.

Entonces, mi esposa al ver lo que estaba pasando comenzó a gritar de placer y reír, diciéndome al oído, quedaremos preñados los dos, con sonrisa pícara.

Alberto saco su verga de mi esposa, y pude ver como un reguero de esperma bajaba por su vagina en chorros agigantados blanquecinos y ni culo también chorreaba leche de Mike que todavía no sacaba su aparato de verga de mi agujero y sissy pussy.

– Vuestro turno, chicos, indicó Antony, empezó a acabar en nuestras bocas, Claudia y yo nos peleábamos su leche con nuestras lenguas como dos putas desesperadas. Que semen tan divino y la tragamos todo, no quedó nada, Limpiamos su verga mientras el suspiraba de placer y generaba convulsiones en su cuerpo.

Los chicos se abalanzaron sobre Claudia como rayos, Mientras uno la penetraba en su vagina todavía chorreante de semen, el negro se entretenía en amasarle los pechos a mi esposa, al tiempo que ponía su pene al alcance de la boca de Claudia para que se la chupara también a ellos.

Y efectivamente así fue. En cuanto Mike con más energía empezó a embestir sobre mi mujer, sus grititos de placer comenzaron de nuevo, y enseguida comenzó a chupar del gigante pene Alberto que le ofrecían.

Para ahorrar detalles de lo que pasó, sólo diré que el Alberto que la penetró en primer lugar culminó al igual que antes había hecho Mike en el interior de mi mujer otra vez y que a continuación el negro hizo lo propio. Agravado en este caso por el tamaño de su enorme pene, que en esta ocasión sí que arrancó gritos reales de dolor y placer de mi mujer. Aún así, y para ser honesto, tengo que decir que también mi mujer gozó con él, y a partir de los cinco minutos, los gritos ya no eran de dolor, sino de completo placer, acompasados con el rítmico embestir del gigante falo de ébano. Aquello culminó con la consiguiente eyaculación del negro, que al salirse de mi mujer hizo que un río de esperma saliera del interior de Claudia Al parecer, la corrida que había soltado era proporcional al descomunal tamaño de sus atributos. Ambos coitos terminaron de nuevo para resignación mía con sendos orgasmos de mi mujer.

Al finalizar aquello, pensé por un momento que todo había terminado, pero nuevamente me forzaron a mi a comer la panocha de mi mujer, esta vez saboreando el esperma del negro que salía fácilmente de el interior de su panocha, la cual tragaba con placer mezclados con los jugos vaginales de mi Querida mujer. Los tres habían recibido una felación y habían fornicado con mi mujer y a mi como habían querido también me cogieron ese culo y me dieron verga y leche. Y para hacer más daño aún habían eyaculado en el interior de Los dos Claudia y Yo, Pero todavía quedaba una sorpresa de despedida.

Y enseguida cogieron a mi mujer y se la llevaron hacia la cama. La pusieron a cuatro patas y mientras Antony y el otro la sujetaban, el negro se preparaba para encular a Claudia

– Le vamos a ceder los honores a mi amigo el negrito, ya verás como cuando te haya abierto el ojete de aquí en adelante te van a entrar sin enterarte, ja, ja, ja.

Y efectivamente así fue. El negro colocó el glande de su enorme verga en el ano de mi esposa y poco a poco comenzó a empujar. En cada empujón, un par de centímetros entraban, acompañado por un largo y ruidoso lamento de dolor de mi esposa. El negro intenso del pene contrataba con la clara piel de Claudia, y agrandaba más si cabe la sensación de enormidad de aquel pene portentoso. Parecía imposible que realmente estuviera entrando dentro del culo de mi mujer, pero así era. Al cabo de un rato, los colgantes testículos del negro chocaban contra las nalgas de mi mujer. Lo había conseguido enterrar por completo, y esa última embestida fue acompañada por un grito desgarrador de Claudia mientras a mi me tenían viendo todo de cerca con mi cara en su culo para ver de cerca.

A continuación todo fue ya un metí saca continuo. El negro sacaba su gran verga casi completamente y volvía a embestir brutalmente hasta enterrarla por completo. Mientras él hacía esto, el Antony había comenzado a masturbar a mi mujer, de manera que ya no se era tanto el dolor de Claudia, y comenzaba a mostrar placer ante la situación.

al tiempo que su compinche comenzaba también a soltar el chorro en la boca de claudia. Aquello era ya esperpéntico. El negro por su parte seguí enculando a pesar de que mi mujer se había soltado de vientre. Y prácticamente culminó el fin de los chicos con el orgasmo del negro, que llenó de semen también las tripas de mi esposa.

Inmediatamente sacó su enorme verga cubierta de heces y esperma y se la acercó a la cara mia para que la limpiara.

– Vamos marica a limpiarte el culo a tu esposa y limpia todas nuestras vergas, vamos limpia la panocha de la zorrita de tu esposa marica.

Y diciendo esto, y a pesar del asco que me producía, comenzar a lamer ya totalmente entregado. Después de haber sido mancillada de aquella manera, esa última humillación era como si ya no me importara supusiera arrastrarse mucho más.

Cuando hubo terminado, los tres hombres se dirigió hacia el Claudia y yo y mirándome se vistieron y dijeron que volverán pronto para comernos cuando ellos se les plazca y se llevaron su video sin decir nada, a su vez les recordé del pago ya que llevaban 4 horas con nosotros y ellos se rieron, diciendo en voz burlona, ya pagamos el hotel, disfrútenlo, no pagaremos sino $200 a tu mujer puta, deberían pagarnos a nosotros más bien por el favor de cogerlos a los dos y tirando encima de mi esposa $200 en billetes de a $10 se retiraron con su vídeo lo cual a los días ya lo publicaron en pornhub y x video de manera gratuita

-a. Aquel negro y dos blancos me había quitado mi hombría y se apoderaron de mi esposa por solo $200 dólares y publicado un vídeo que no cubrieron ni la cara de mi esposa ni la mía como prometieron solo cubrieron sus caras.

En esos meses mi esposa quedo embarazada de uno de los 3 hombres Al verla noté que su vientre tenía ya una considerable prominencia. Además, mi mujer había resultado embarazada ese día y no sabía de cual de los tres hombres.

Mi mujer intentó consolarme diciéndome que ella me quería igual, y que el niño aunque no fuera mío, serviría para unirnos, y lo criaríamos como si fuera nuestro y que para ser cornudo es perfecta humillación para mi.

A los meses nació el niño. Fue negro. Al parecer el esperma del negro fue el más potente de entre los tres que habían poseído a mi mujer, lo cual por otra parte parecía lógico a la vista de sus atributos. Aquello fue como una lanza más clavada en mi pecho. A la vergüenza de tener a mi mujer embarazada de otro, se unía ahora el tener un hijo de raza negra.

Cada dos por tres alguien se acercaba y nos preguntaba que si lo habíamos adoptado. Y mi esposa nerviosa no sabía que contestar. Muchas veces contestaba que no, lo cual era más vergonzoso si cabe, pues ponía de manifiesto que el niño no era mío y lo había tenido en otra relación.

Mi mujer se sentía insatisfecha por no poder tener relaciones sexuales conmigo . Estos tres hombres visitaban la casa ya semanalmente y se quedaban ahí el fin de semana para repetir los eventos y inclusive llevaban a sus amigos para hacer orgias con mi mujer y conmigo y gratis sin pagar nada, ya yo era un cornudo perverso y mi esposa una perra profesional, Pero el tiempo fue pasando y relaciones sexuales conmigo fueron ya nulas y buscaba cada vez más experiencia con más hombres y yo me hacia más gay y sumiso, inclusive usaba permanente un Chastity device 24/7.

Adoro esta situación, nunca mas quiero que sea diferente, ya hasta soy transvesti, uso hormonas y mi mujer me maquilla y me viste de mujer para ser una hembra como ella.

Den sus comentarios de si les gusto esta historia real para publicar mas de ellas si tengo muchos review ya que a mi ver sis review me excitan mucho, por favor no olviden comentar que fue lo que mas les gustó… chao.

VER VIDEO AQUI

7 comentarios sobre “Andres y Claudia cuckold

  • el 17 mayo, 2018 a las 11:32
    Permalink

    me gustaría comunicarme contigo por otro medio como hacemos

    Respuesta
  • el 16 mayo, 2018 a las 22:56
    Permalink

    nosotros estamos casados y conocimos a un viejo,en la playa con una polla muy gorda ahora es nuestro maxho nos folla a los dos y mi esposa ha quedado preñada soy muy feliz cuando viene a casa y nos monta es nuestro amo y macho deseariamos que viviera con nosotros para que nos follara cuando quisiera

    Respuesta
  • el 18 abril, 2018 a las 11:41
    Permalink

    Me encanto ya que yo también soy de pijita chica y mi mujer le gustan muy gordas y con mucha leche, cosa que yo no puedo ofrecerle. Mi mejor amigo se convierte en su macho todos los viernes y se queda en casa hasta el lunes. Mientras yo los atiendo como un BUEN MARIDO CORNUDO SUMISO Y SERVIL

    Respuesta
  • el 16 febrero, 2018 a las 16:49
    Permalink

    soy de reynosa amigo me gustaria contactarlos yo tambien soy cuckold y tengo algunas experiencas que compartir

    Respuesta
  • el 31 diciembre, 2017 a las 09:40
    Permalink

    El mejor que he leído hasta ahora

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: