Fantasía sexual en un bar

Esto se me ocurrió una tarde que me encontraba un poco aburrido, tomándome una cerveza, escuchando música suave, en el bar solo había dos mesa ocupadas la mi y otra mesa en la cual se encuentran do rubias jóvenes y un joven, la señora de la barra y un hombre que la acompañaba, todo transcurría norma hasta que la vi llegar, cuerpo de diosa, cara de niña, un vestido corto de eso de espada abierta, la falda le da a medio muslo, quede impactado que muñequita tan bella entro al bar y saludo a los propietarios, apoco rato la señora y el señor soliera dejado sola a la chica atendiendo el bar, la otra mesa piden la cuenta y se retiran. a estando solos me levanto y me dirijo al baño observo que la serraduras esta dañada y no sierra y si se forzar a cerrar pues no se podría abrir la puesta después, al salir del baño le indique que me sirviera otra cerveza, ella respondió con un movimiento de cabeza afirmativo, yo tomándome la segunda cerveza y escuchando la música me quede adsorbo por un buen rato, pero al volver a la realidad note que el bar estaba solo, no encontraba con la vista la chica da la barra, me pare y fui a la barra a pedir otra cerveza peor tampoco estaba, escucho golpes y estrujes suaves ceca del baño y al acércame a este noto que esta serrado y la chica esta estrujando la puerta para intentar abrirla, le digo que si necesita ayuda y me contesta con una voz entrecortada que no le gustan los espacios cerrados que le ayude a salir de allí. observo la puerta y la cerradura y esta algo separada de la puerta así que busco en el bar el cuchillo de partir los limones, lo coloco en el espacio entre la cerradura y la puerta para ver si logro que el pestillo se mueva y así abrir la puerta lo intento varias beses y nada yo mirando por todos lados a ver que mas podría usar lo intento una ves mas y ….. el pestillo se movió hacia atrás y se abrió la puerta, la joven con los ojos rojos y lagrimas cayendo en su rostro me abraza y da gracias mil sin dejar de sollozar, puedo oler su aroma sentir la suavidad de la piel en sus mejillas perdiendo toda cordura la tomo de la barbilla y la beso en la boca suavemente ella no responde, la vuelvo a besar y ella abres sus tiernos labios y nos unimos en un beso de pasión y deseo, en pleno beso me acuerdo que estamos en un bar y alguien puede llegar, a si que la tomo y entramos al baño pero sin cerra la puerta rápidamente y antes que se emfrie el momento y entre caricia y besos logra que su vestido caiga al suelo dejando ver ese bello y espectacular cuerpo me apodero de uno de sus pechos y mis manos masajean y estrujan suavemente su nalgas, ella me acaricia la cabeza desordenandome el cabello, jadeando con los ojos cerrados esta caliente mi mano derecha puede darse cuanta de ello, ya que la estoy sobando por encima de su ropa intima la cual esta toda mojada, mi boca pasa al otro pecho lamiendo desde la base y retirando la copa del sosten hasta llegar a su pesón que esta en punta, permaneciendo de rodillas me quedé mirando esas hermosas teticas y las acaricié con la ternura que estas me producían, eran perfectas, las besaba y mordía en sus pezones con dulce devoción, ella solo gemía ante cada roce de mis labios o lengua en sus delicados pechos, mis manos seguían acariciando su cuerpo, sus piernas eran el blanco predilecto de mis manos, abrí sus piernas para estar más cerca de su cuerpo y una de mis manos se encargó de su coñito, mis dedos apartaron su braguita que era una tanga pero no de las de hilo dental de color blanco con encaje en parte delantera, y acaricié el poco vello púbico que ahí había, fui hasta sus labios superiores y hurgando entre estos encontré ese puntito del éxtasis, a cada caricia que propinaba sobre su clítoris sus jadeos se hacían más sonoros se mordía los labios mientras sus ojos permanecían cerrados, a veces apretándolos cuando la cesación era enorme, mis labios dejaron sus senos y jalando con mis manos sus piernas hasta quedar en la orilla de la silla hice a un lado sus braguitas para dejar libre toda su rajadita, Le comí el conejito pasando y jugando con la punta de la lengua en su clítoris, ella comenzó a moverse de atrás hacia delante, despacio, con los ojos cerrados, mis dedos comenzaban a deslizarse por su entrepierna que a esa altura ya estaba bien mojada, mi boca centré en su vulva, que era realmente hermosa, casi sin vello y totalmente coloradita por tanto ajetreo mío le había dado, abrí con mis dedos sus labios superiores y mi lengua hizo que se retorciera del placer me agarró fuertemente del cabello y empujó su entrepierna hacia mi, quería que no me despegara de ella, mientras mi lengua la hacia llegar al éxtasis tensando totalmente su cuerpo y apretando sus piernas contra mi cabeza se corrió escurriendo jugos, intentando gritar, por primera vez presté atención al sabor de sus jugos eran deliciosos, es un néctar que te embriaga y te envicia a probar más y más. Cuando un escalofrío recorrió su cuerpo y ella se mordió los labios dejando salir un Mmmmm¡¡¡ desde el fondo del alma, supe que había llegado y yo seguía lamiendo y comiéndome ese coñito delicioso

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: