Hotel en Cancun

Me llamo Antonio y mi mujer Aleli, tenemos 48 años ambos, 18 años de casados y 2 hijos.
Lo mejor será describir un poco a mi mujer. Es una persona de ojos marrones con una boca sensual, usa 100 de corpiño y sus tetas son grandes y firmes (se las opero hace 1 años), un culo que invita a la locura junto con una concha que reclama todo tipo de atenciones y dedicaciones.
Después de planearlo le regale unos días de solteros en un hotel nudista. Decidí ir a Cancún para poder probar la experiencia del nudismo. Después de proyectar un viaje para festejar nuestro 18 años de matrimonio. Una vez contratado, me comunique con el encargado de huéspedes, tres meses antes de nuestra llegada, y le solicite algo especial, una sorpresa para mi esposa para la noche del aniversario. El Sr. Antonio, me ofreció para agasajarla en la fecha que yo quisiera, un arreglo floral en la habitación a la llegada, una sesión de masajes a cuatro manos, o un show privado de un strippers que se llevaría a cabo en la habitación que nos alojaran.
Después de meditar unos días, me comunique con el encargado de huéspedes y le indique una de las opciones sugeridas, el show privado.
Los días transcurrieron y llego la fecha del viaje, después de 14 largas horas de viaje, llegamos a Cancún, nos esperaba un auto que habíamos alquilado para poder no tan solo trasladarnos al hotel, sino que lo usaríamos para conocer la ciudad y sus alrededores.
Un vez en el hotel, fuimos atendido por la recepcionista, donde nos ofreció una copa de champaña de bienvenida, todo muy cordial, nos describió los servicios del hotel, piscinas, yacuzzi, restaurantes haciendo hincapié en las reservas que había que hacer en los mismos para la cena.
Una vez terminado todo lo protocolar al ingreso a un hotel, se me acerca un hombre vestido de chaquetilla celeste, donde se presenta como Antonio, y me invita a realizar la reservación a un restorán, me pareció algo extraño porque la sugerencia a reservar fue dirigido únicamente a mi persona, sin posibilidad de poder consultar con mi esposa. Me invito a sentarme y en voz baja me dice esta todo arreglado la sorpresa para su esposa, y me pregunto para cuándo lo organizamos?, fue tal mi asombro, temor, no se como describirlo, le respondí para mañana. Antonio me dijo no hay problema señor.
El día transcurrió en pileta, copas, cena y a la noche un show de bailarinas. Al día siguiente nos levantamos y disfrutamos de un desayuno abundante, y aprovechando el auto nos decidimos conocer la ciudad de Cancún, al salir del hall del hotel, se me acerca Antonio y me dice esta noche a las 23:15 hs tiene que llevar al su esposa a la habitación, lo que si necesitamos es poder entrar una hora antes para arreglar, a lo que respondí que no existiría problema.
A la tarde volvimos al hotel nos recostamos para estar descansados a la noche. Tipo 21 hs nos fuimos a cenar a la “reserva” que había realizado el día anterior. Luego partimos a la disco del hotel, donde había un show de strippers, todo transcurría normal, con juegos eróticos de los actores hasta que un momento determinado, le digo a mi esposa que me dirigía al baño que regresaba. Me encamine a la habitación, gran sorpresa me di al ver la decoración que habían realizado, con arneses, sillón ergonómico para una sesión de este tipo, pétalos de rosas, velas y sahumerios.
Regrese en busca de Aleli, debido a la tardanza ella salió en mi búsqueda, al encontrarnos le pedí que me acompañara hasta la habitación para tomar una pastilla por mi dolor de cabeza. Grande fue la sorpresa de ella al ver la habitación con esa decoración. Me pregunto Y ESTO?, a lo que respondí es para vos por los 18 años de casado. Le pedí que se pusiera cómoda, es decir en ropa interior, estaba tan hermosa con un conjunto color negro, una tanga negra, transparente y diminuta y con zapatos de tacones, en eso tocan la puerta y aparece un hombre vestido con camisa blanca, chaleco, pantalón negro y zapatos de igual color, con una valija, a lo cual me mujer me mira y me dice QUE PASA? Y yo muy superado le respondo quédate tranquila y disfruta FELIZ ANIVERSARIO.
Entro el stripper, que se llamaba Mike, se dirige a Aleli diciéndole, es un regalo de tu esposo, le dio un beso en la mejilla, la tomo de la mano y la hizo girar. En ese giro pude observar como Mike puso su mirada en la cola de Aleli, para ese entonces sentí mi adrenalina fluir por todo mi cuerpo, al ver como mi mujer era observada en ropa interior por un hombre en un ambiente tan sensual.
Seguidamente el la sienta en los pies de la cama y a mi en un sillón contiguo, llena dos copas con champaña que habían dejado en la habitación y nos da una a cada uno de nosotros. Con una música suave comienza su show. Aleli estaba muy tensa y se notaba que no disfrutaba, me miraba sin saber que hacer, tratada de no mirar a nuestro acompañante, Mike con gran profesionalismo le dice Aleli quédate tranquila solo es un baile y me retiro, estas palabras de Mike suavizaron el ambiente de tensión hasta ese momento, porque no llegaría mas alla de un baile.
Ambos seguíamos sentados como Mike había sugerido, cada uno con su copa, mientras tanto Mike al rito de la música seguía con su show, despojándose de su chaleco, camisa y pantalón hasta quedar en boker.
Aleli seguía en ropa interior mientras Mike acariciaba suavemente su cuello, labios, brazos, hasta llegar a sus pechos, los acaricio por sobre su corpiño. Yo observaba atónito como otro hombre posaba las manos sobre mi esposa, pero a la vez me excitaba sobre manera, Aleli mi miro pero ya más desinhibida dejándose llevar por la situación.
La tomo de la mano, la incorporo y pude notar que Mike tenía una erección que se notaba por el bulto en su boker, la recostó en el sillón preparado para el show, la siguió tocando comenzando por su rostro, labios, brazos pechos y continuo bajando hasta llegar a su entrepierna, y con ambas manos abrió sus piernas dejando libre el acceso para que acariciara su vagina. Ella no puso resistencia a las caricias de nuestro invitado, al contrario la ofrecia.
De repente y muy suavemente Mike se detiene, se incorpora y toma las manos de Aleli para que con su ayuda le bajara el bóxer, en ese entonces, por la luz que se reflejaba en la cara la excitación de mi esposa, estaba muy colorada. Por un momento creí que en ese instante terminaba el show, pero grande fue mi sorpresa cuando una ves que Mike quedo en una diminuta sunga se recostó suavemente sobre Aleli, posando su verga en sus pies, se deslizo hacia arriba hasta llegar a la concha permaneciendo allí por unos instantes, siguió su camino ascendente hasta llegar a las tetas, donde permaneció mucho tiempo, frotando los huevos y la verga en la tetas. Para ese entonces Aleli tomaba de los muslos a Mike, y su mirada se posaba en la prominente pija.
Pasados varios minutos, se incorporan y vuelven a ocupar nuevamente la posición anterior, solo que en este caso Mike me pide que me despojara de la ropa y le sacara el corpiño a Aleli, en ese momento pude ver como nunca lo erectos y colorados que estaban los pezones de mi mujer. Mike parado en frente de Aleli tomo las tetas y empezó a acariciarlas, tocar sus pezones, y note que ella cerraba los ojos de placer. Le tomo la mano y le insinuó que se sacara la tanga, a lo que ella accedió de inmediato. Para ese entonces creo que el show ya no era show ya paso a ser un hombre cogiéndose a mi esposa y yo observando un espectáculo lleno de goce, sensualidad y satisfacción de Aleli.
Mike me hizo una seña para que me sentara a la par de Aleli, le comencé a tocar un pecho mientras que el tocaba el otro y con su otra mano acariciaba el cuello, para ese entonces Aleli perdió todo pudor y vergüenza ya que tocaba la entrepierna de Mike, los huevos y hasta la verga por sobre la sunga, con mucho esmero. Pude observar como nuestro invitado tenia la pija bien dura. El estiro la sunga, Aleli metió la mano dejo y salir ese tremendo pedazo de carne totalmente erecto, cargado de testosterona. Jamás me imagine que tuviera una verga tan gruesa y larga, Aleli la tomo con una mano y comenzó a pajearla mientras que con la otra mano tomo mi pija y también la pajeaba.
Aleli se detuvo y lo despojo de su sunga, dejando la verga y los huevos a su disposición, Mike se acercó y comenzó a frotar la tremenda verga por las tetas de Aleli, una y otra vez hasta que tomo con ambas manos las tetas y con la verga en el medio comenzó a pajearse con las tetas, Aleli bajo la mirada y por primera ves pude observar como la pija de Mike toco los labios de Aleli, en una embestida ella abrió los labios como invitándola a que penetrara esa boca, fue como un beso cálido, a una pija ardiente.
Ahora era yo quien quería más, Mike la tomo por la cabeza y froto su verga y los huevos por la cara de Aleli, sin dejar ni un solo centímetro, mientras que ella lo tomaba por las nalgas. Yo me sentía muy excitado, y feliz al ver a mi esposa muy estimulada, ella abrió su boca para saborear esa inmensa verga pero Mike seguía frotándola por su rostro.
Mike estiro la mano y le metió dos dedos en su concha, pude observar la cara de lujuria de Aleli, con un pequeño gemido y mordiéndose los labios, se retorcía de placer, y no ponía resistencia a la penetración porque abría sus piernas para que el tuviera libre acceso. Jugueteo con sus dedos por mucho tiempo, Los saco y pude observar como Aleli se había mojado ya que los dedos de Mike salieron completamente empapados de fujo, el, la miro me miro y se los llevo a la boca para chuparlos, para ese momento mi excitación era tan grande como la de mi esposa.
Todo este juego ya no pertenecía al show, ya era un trio sin un participante, solo un observador, como se la cogía a mi esposa.
Mike se incorporó y volvió a lo que había dejado pendiente, la tomo por la cabeza y Aleli sin dudarlo tomo su pija y se la llevo a la boca, comenzó a besarlo, acariciarlo, tocarlo, lamerlo y por último se me lo metió entero a la boca, lo saco, recorrió con la lengua la punta de la verga, luego el tronco hasta llegar a los huevos, y regreso nuevamente a metérsela todo ese pedazo de carne en la boca, era curioso ver el movimiento de la cabeza de mi mujer moverse de atrás hacia adelante, en un vaivén recorriendo toda la longitud de esa verga que no era la mía. En un acto subconsciente, yo me comencé a tocar la pija para masturbarme.
No podía creer lo que estaba viendo, ver a mi esposa como abría la boca tan grande para tragarse semejante pija, gruesa y larga. En un momento Mike la tomo por la cabeza y embisto con la verga la boca de Aleli haciendo que la tragase todo, me sorprendió y me éxito sobremanera, ver como mi recatada esposa se tragaba ese pedazo de carne. Ese espectáculo casi me hace acabar.
Posteriormente Aleli tomo la verga de Mike por el tronco sin sacárselo de la boca, y mientras lo chupaba, le hacia una paja, el disfrutaba y mucho de esa chupada infernal y esa masturbada, porque en un determinado momento me miro y me hizo un gesto de satisfacción con sus ojos y sus labios, es ese instante creí que le llenaba la boca con su leche, yo lo mire y le hice una seña diciéndole llénala, quería que lo hiciese porque se que Aleli también lo deseaba, sentir todo ese semen en su boca, pero se controló.
Mike la aparto para no acabarle en la boca y con un movimiento muy suave la recostó en la cama, acaricio su concha, y es ese momento creí que la cogería, íntimamente quería ver eso y se que mi esposa lo deseaba, ver como mi esposa era cogida por otra verga pero no sucedió me invito a participar, por lo que accedí muy gustoso, toque su concha y note que el flujo que salía en gran cantidad. Me coloque frente a ella y la penetre él se arrodillo a un costado de la cabeza y con un movimiento sutil le acerco la verga a su boca, ella la tomo y sin dudarlo la comenzó a chupar, ya completamente desinhibida y disfrutando del momento, pero al ver que ella la quería a toda en la boca, la tome por la cabeza y haciéndole movimientos de vaivén le ayudaba a que se tragase todo ese pedazo de carne. Mike me coloco una mano en mi hombro y comenzó a hacerme presión por lo que dirigí mi mirada a su rostro y pude ver como gozaba ante las embestidas de la boca de mi esposa. En ese momento mire como mi mujer le chupaba la pija y note la venas de la verga super hinchadas a punto de explotar y llenarle la boca de leche, se cruzaron por mi mente como fotografías, donde observaba a Aleli con su concha y su boca llena de semen.
No paso mucho tiempo y él se retiró al baño, tardo varios minutos por lo que supongo que se fue a masturbar, y muy silencioso abandono la habitación. Con mi esposa seguimos haciendo el amor hasta que ambos acabamos, en un muy largo orgasmo que jamás lo había tenido, al igual que el de mi esposa sumado que ella emitia gemidos que emAleliban de su ser mas profundo.
Espero que algún día repitamos esta experiencia tan excitante, inolvidable y llena de condimentos. Quiero aclarar que jamás sentí celos y me encanto poder observar como mi mujer disfrutaba de otro hombre.
A todos los hombre deberían pasar por una experiencia de este tipo, uno descubre lo que tiene adentro, y conoce mucho mas a su esposa. Aparte de ello enciende una llama, que antes no existía en mí, y no lo sabía que lo llevaba adentro. Nuestras esposas sienten cosas que con nosotros los maridos no lo sienten, por distintos motivos. Que uno percibe esa adrenalina de la mujer.

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: