Metemela entera, no tengas cuidado que mi culo ya esta acostumbrado y me encanta

El día no empezó muy bien, mi estado de animo estaba por los suelos y lo peor era que no habia razon ninguna. Por suerte a medida que iban pasando las horas mi humor fue mejorando.

Por la tarde, a eso de las 19:00, mi mujer y yo empezamos a vestirnos y preparar todas las cosas para que nuestro pequeño después de la cena de nochevieja se quedara a dormir con sus abuelos y poder tomarnos una copita tranquilamente.

Mi mujer se habia colocado un vestido vaquero, corto, con el que enseñaba parte de sus muslos y se marcaba su trasero de 32 años a la perfeccion.

Unas copas de vino, las sonrisas y las miradas de mi mujer  durante la cena me hicieron presagiar una noche bastante movida. Ya después de las uvas llego la hora de irnos a nuestra casa no sin antes parar a tomar algo en un local que hay cerca de nuestra casa.

Cuando entramos el local estaba repleto de gente, nos acercamos a la barra para tomar dos cubatas. Que suerte, por ser nochevieja se podia fumar y no se porque pero ver fumar a Sandra, mi mujer, me excita, tambien me excita verla bailar, y por lo que se ve alguno de los parroquianos tambien, porque no tardaron en acercarse dos para bailar con ella a lo que esta se nego,  a mi no me hubiera importado, si yo no hubiese tenido pareja y veo a una mujer guapa, con media melena, pelo negro, curvas bien marcadas, una abertura en la parte baja de su vestido, que hace que no la quites la mirada intentado adivinar de que color lleva las braguitas, y bailando de esa manera, yo tambien intentaria bailar con ella, primero mantengo  distancia, luego llevo mis manos a sus caderas para poder acercarme a ella y rozar su cuerpo, después de unos minutos mi polla ya roza su entrepierna, por encima de la ropa mis manos aprietan su culo con deseo mientras ella me besa, luego hago que me siga y la llevo a un servicio del local que esta apartado del bullicio de la gente y que casi todo el mundo desconoce, nos metemos en el de chicas y nada mas entrar la pongo cara a la pared, la subo el mini vestido para comprobar que no lleva bragas, mientras la beso y muerdo en el cuello me bajo los pantalones, luego los boxers, mi miembro esta a tope, cuando siente el contacto de mi polla en su culo se da la vuelta y se agacha para darme una chupada memorable, de las que no se olvidan, luego vuelve cara a la pared, yo no resisto la tentacion de probar ese culo respingon, mi cuerpo se deja caer y mis manos dibujan la silueta de su cuerpo, mi lengua se adentra en el interior de su culito mientras ella jadea y se acaricia el clítoris, esta muy cachonda. Ya no aguanto mas, quiero follarla el culo, la acerco mi polla hasta estar justo pegado a la entrada de culo, despacio voy acercandome a ella y mi polla cada vez esta mas escondida, se vuelve hacia mi.

-Vamos metela entera, no tengas cuidado que mi culo ya esta acostumbrado y me encanta.

Después de escuchar estas palabras mis embestidas son rapidas y violentas, quiero correrme en el agujero de esta viciosa que el azar a puesto esta noche en mi camino.

Mi leche no se hace esperar y se desliza por mi entrepierna, otra vez se vuelve hacia mi, se agacha y empieza a limpiarme mi polla.

Quizas ese hubiese sido mi deseo si no la tendria, o quizas ese deseo hubiera sido el de ella de no haber estado yo en la barra del pub entretenido con mi copa y sin quitarle ojo,

La verdad es que me estaba poniendo a cien, me encantaba mirarla y de vez en cuando sentir su mirada sobre la mia.

Entre una cosa y otra se nos fueron pasando las horas y e l alcohol se acumulaba en nuestro cuerpo. A las 6:00 de la madrugada decidimos que nos vamos para casa y nada mas arrancar el coche y empezar a sonar la musica del CD que estaba puesto mi mujer sube el sonido del aparato, sale del coche y se pone a bailar. Yo me pregunto que a sido de esa mujer responsable y seria, parece haber desaparecido y que el frio de la noche no la afecta porque el alcohol fluye por todo su moreno cuerpo.

Una vez que llegamos a casa subimos a nuestra habitación. Nos besamos, mi lengua entra en su boca para luego ser yo el que recibo la visita, nos desvestimos mutua y rapidamente, tengo muchas ganas de rozar su cuerpo, de follarla, de hacerla mia, ya han pasado unas cuantas horas desde que empece a sentir el hormigueo y el nerviosismo que me provoca el pensar que en un rato o unas horas me la puedo follar como si fuera una prostituta y hacer con ella lo que desee.

Me encuentro tumbado boca arriba y Sandra ya tiene mi polla completamente introducida en su boca. No se quien esta mas caliente de los dos, el alcohol la a desinhibido completamente, su respiración va acompasada con el sube y baja, mi polla esta mojada por su saliva y su coño por la excitación. Sigo tumbado boca arriba y Sandra se coloca encima de mi, apoyada sobre sus rodillas en la cama de tal manera que su coño queda encima de mi boca. Esto me encanta, con mi lengua empiezo suavemente a lamer su clítoris para después engullir todo lo que me es posible sus labios vaginales que estan super hinchados, lo que antes era respiración fuerte ahora se a convertido gemidos que salen de su boca para ponerme mas cachondo si cabe. Siento sus pechos en mi barriga, mi polla vuelve a sentir el calor de su boca, estamos en perfecto 69 y ahora mi lengua dibuja circulos en la entrada de su culito lo que hace que su vagina se humedezca aun mas por el presagio de lo que se la viene encima.

Cambiamos de postura y ahora la que encuentra boca arriba es ella, con sus brazos se sujeta las piernas, mi vision es inmejorable, su coño y su culo brillantes por mi saliva y sus flujos.

-Vamos cariño, dame por el culo que estoy super cachonda.

-Sii, quieres que te de por culo como a una perra.

-Si venga que no aguanto mas.

Mi verga entro en su cavidad en un suspiro, todo estaba humedecido, su culo abierto, pues la mujer seria y responsable que es Sandra en el dia a dia cambia por completo con un poco de alcohol, en la cama, en el cine, en mi oficina, en donde sea se convierte en mi puta y la encanta que la de por el culo. Mis embestidas eran fuertes, el deseo era muy grande, los pechos de mi mujer se movian, un collar es lo unico que tapaba su cuerpo lo que la hacia mas sensual.

-Mas dame mas, mas fuerte.

Me salgo de ella para con mi boca volver a entretenerme con su ano, abro el cajon de la mesita y saco de el dos consoladores, uno de ellos bastante grande. En la misma postura que anteriormente la vuelvo a penetrar pero esta vez cuando mi polla se desliza por su agujero una enorme polla de latex abre su coño para arrancar de su boca un grito de placer.

-Asi, siiiiii

-Te gusta estar asi de follada, te gusta sentir dos pollas dentro de ti eh?

-Siii, follame, si. Haz lo que quieras conmigo.

Acerco a su boca la otra polla de juguete para que se la introduzca, simule una mamada y se sienta mas follada. A pesar de que mi vision ahora es espectacular mi polla no esta muy dura y erecta, demasiado alcohol, pero eso no impide el que siga dando placer a mi hembra que esta cachonda como una perrilla.

-Asi no pares, aaaah aaaaaaah aaaah

-Estas muy mojada.

-Estoy muy cachonda, me siento muy follada, que bien me follas.

-Eres una putita.

-Siiii, tu puta, hazme lo que quieras.

-No puedo, ahora me gustaria que las pollas de juguete fueran de verdad, verte follando con otros tios y que tendrian las pollas muy grandes para ti.

-Si cariño, a mi tambien, me gustaria que me follarais entre tres.

Estas ultimas palabras me pusieron mas caliente todavía, en ese momento mi mujer estaba deseando follarse a tres tios y me daba la impresión que la daba igual que cualquiera de ellos no fuera yo, la idea me excitaba mucho y tuve que parar y salirme de su culo para volver a lamerla el clitoris mientras continuaba con el mete saca de la polla de latex.

Por un momento me parecio perder la nocion del tiempo, otra vez me encontraba embistiendo a mi mujer, mis manos sujetaban sus pechos.

Aunque estaba encima de ella, sentia que era ella la que me estaba follando a mi, pues en esos momentos hacia lo que la venia en gana y la follaba como ella mandaba. El sudor brillaba en mi pecho pues ya llevabamos casi una hora follando sin parar, me encontraba en la gloria viendo su cara de viciosa llena de satisfacción, tragandose una polla de plastico y los dos pensando que era de verdad, al igual que la que seguia martilleando su coño, de unos hombres desconocidos que habian venido a dar placer a la putita viciosa que conmigo se encontraba.

-Estas a mil, que puta eres.

-Sii, soy muy puta, y a ti te gusta, te gustaria verme follar con otros tios, verdad?

-Si, ver como les comias la pollas, ver como te los follabas.

-Iba hacer que me follaran como ahora, mis tres agujeros, me lo iban hacer mientras tu me mirabas, luego se correrian en mi boca, me llenarian de leche, me la tragaria toda y después te la mamaria a ti.

-Me voy a correr.

-Correte en mi boca, por favor, dame tu leche caliente, siii.

La acerque la polla para acceder a sus deseos y el primer chorro de semen entro directo en su boca, el segundo en sus labios y lo siguiente en su boca otra vez, pues me la engullo como si del mejor manjar se tratara, con una mano me pajeaba mi polla mientras seguia mamandomela, con su otra mano se acariciba el clítoris.

-Ya me viene cariño, me voy a correr, aaah, aaaaaaaah, que gusto, me corro aaaaaaaah.

Mi polla aun se encontraba en su boca, el vaiven ahora era ya muy lento, la viciosa de mi mujer estaba saboreando hasta la ultima gota mientras me miraba y sonreia.

Sobre las doce del mediodia Sandra se desperto, yo ya lo habia hecho dos horas antes y durante todo ese tiempo no deje de pensar en el polvo de la noche anterior, fue un polvo de esos que no se te olvidan en tiempo, asi que cuando mi mujer se desperto mi polla se encontraba en pie de guerra.

Después de desayunar nos metimos en la ducha juntos y al salir ocurrio lo que venia deseando desde que me desperte, volvimos a follar, pero esta vez deje tranquilo su trasero porque con lo de la noche anterior ya tenia suficiente, por suerte para mi solo por el momento.

La chica seria, responsable, esposa y madre ya ha vuelto, ahora solo me queda esperar a que una noche o tal vez una mañana vuelva la puta que lleva dentro para que me permita seguir abriendola el culo mientras me susurra obscenidades.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: