Mi primera pelea

DANI VS NELSON

Por fin había llegado el día que tanto tiempo había esperado. Con una mezcla de nervios y de excitación, subí al BMW que mi buena amiga Inma conducía. Y por empezar por alguna parte, ella es la culpable de que hoy vaya a participar en lo que lo voy a hacer. La conocí por casualidad en un chat de cibersexo, y empecé a quedar con ella. Era una chica joven de 24 años, rubia, cara aniñada, con un cuerpo de escándalo, unas tetas increíbles, vamos, un verdadero lujo de chica. Desde que la conocí, me llamó la atención su oneroso estilo de vida, del cual me enteré hace relativamente poco. Hace menos de un mes, me confesó que se había ganado mucho dinero apostando en peleas de hombres contra otras chicas. Estaba saliendo con un tío, un negro llamado Elías, que le había hecho ganar mucho dinero, ya que había derrotado a todos los hombres a los que se había enfrentado. Yo no sabía ni donde, ni contra quién iba a ser la pelea, ya que Inma se había negado a darme detalles aduciendo que siempre se hacían así las cosas.

Era por la mañana temprano cuando me recogió en casa nos dimos un morreo muy caliente y ella arrancó el coche en dirección desconocida. El viaje fue relajado hasta que con el paso de los kilómetros fuimos entrando en materia. Me contó que había contactado con un amiga suya, una chica de León llamada Anabel y que ya habían apostado en otra pelea anteriormente. Hoy me explicó que se iba a jugar 500 euros en mi pelea, de los que me ofreció el 20%. Mientras conducía a toda prisa, me iba aclarando los pormenores.

-Cuando lleguemos ya verás donde va a ser la pelea. Aún hemos de decidir ella y yo si peleareis desnudos o en boxer.

Inma sabía de mis inclinaciones bisexuales, y yo sabía que a ella le gustaba, me había quedado claro en un trío que habíamos hecho con un amigo suyo cubano moreno.
-Por lo demás sois libres de pelear como queráis. Creo que te gustará tu rival además…
-Se supone que he de ganarle,¿no?
-Tienes que ganarle, pero puedes pasártelo bien y hacérmelo pasar bien a mí también. Él también es de esos que no le hacen ascos a una buena polla.

He de reconocer que eso me despertó curiosidad. Poco después, y tras recorrer varias carreteras comarcales de la provincia de Zamora, el BMW de mi guapa follaamiga se introdujo por un camino que daba a una especie de pantano con un prado y una charca bastante amplia.

Aparcamos y nos bajamos del coche en dirección al arenal que había al lado de lo que parecía ser una charca, y más bien era una especie de lago de agua parada. Me supuse que la pelea sería en el arenal.

Inma estaba preciosa por otro lado. Llevaba un bikini negro ideal para el dia de calor que hacía. Desde luego se la veía relajada. Al momento oimos el ruido de un motor y vimos como llegaba a la zona un coche. En él venía Anabel y venia el tio con el que iba a luchar. Cuando las puertas se abrieron, por fin le vi.

Era un chico más joven que yo, mulato, y con pintas de chulo. No me cayó bien desde un inicio. La chica que se llamaba Anabel, era una chica morena, guapa, de pelo corto y con unas tetas fenomenales.

Inma y ella se acercaron y hablaron mientras el otro tío que se llamaba Nelson y yo nos mirábamos serios y desafiantes.

Inma y Anabel hablaban a escasos metros de nosotros dos y nos pidieron que nos acercáramos. Nos pusieron cara a cara y pude comprobar como le sacaba un poco de altura y bastante peso al tipejo que me miraba con chulería. Ninguno decíamos nada, y ninguno nos apartábamos la mirada.

Anabel se puso detrás del chaval mulato, e Inma se puso detrás de mí.
-Se llama Nelson- dijo Anabel-ahí van 500 euros por él- y en ese momento le bajó los vaqueros dejandole en boxers Calvin Klein blanco.

-Dani_ dijo Inma bajándome mi pantalón de deporte y descubriendo mi boxer Calvin Klein negro- y aquí están mis 500 euros….

¿Lo habrían pactado? Pues probablemente…
Nelson, que así se llamaba estaba visiblemente empalmado como yo. ¿Estaría tan excitado por todo aquello como lo estaba yo?. La voz de Inma hablándome mientras me quitaba la camiseta me devolvió a la realidad.
– Ganale. Eres más fuerte que él, no me falles.

A Nelson también le había quitado la camiseta Anabel. Tenía un cuerpo fenomenal y cada vez me molaba más aunque no quisiese reconocérmelo.

-¿Como quieres que peleen putaka?- dijo Anabel.
Inma por toda respuesta, me bajó lentamente el boxer mostrando mi empalmada pirula al mismo tiempo que Anabel bajaba el de Nelson dejándonos completamente desnudos a los dos.

Su polla era formidable. La tenía bien dura y era de un color muy bonito. El también se fijó en la mía y Anabel e Inma en las dos. Anabel le frotaba el paquete a Nelson en una escena muy viciosa, inma apenas sobaba el mio lo justo pa estar a tope.

-¿Les soltamos ya?- preguntó Anabel a Inma.
-Adelante.-dio Inma- Que peleen en el agua.
-¡Eso!- gritó Anabel- Al agua Putos….

El momento por fin había llegado y tanto Nelson como yo estabamos burrisimos. Entramos en el agua despacio, mirandonos a los ojos y dando vueltas por el agua en circulo. El agua nos llegaba por debajo de las rodillas. Nelson e hacía gestos desafiante y provocadores, algo que parecía que les gustaba a Inma y Anabel.

En ese momento, Nelson decidió atacar. Se abalanzó sobre mí empujándome y yo le agarre´reteniendole. Quedamos abrazados con nuestros cuerpos juntos y nuestras empalmadas pollas tocándose. Levantábamos agua a nuestros movimientos mientras nos inclinábamos hacia delante agarrados del cuello. Inma y Anabel gritaban animandonos. Las dos estaban ya en topless y estaban muy excitadas por lo que estaban viendo.

Agarrados del cuello, luchábamos por evitar ser derribados en el agua, cuando de repente Nelson me agarró del rabo. Sorprendido, intenté devolverle la jugada y agarrarle la polla yo a él, pero la sorpresa me hizo perder el equilibrio y los dos caímos en el agua abrazados. Con nuestros y nuestras cabezas bajo el agua intercambiamos varios puñetazos en los costados. El mulato estuvo rápido y más ágil que y al sacar la cabezas del agua me la cogió hundiendomela sin apenas darme tiempo a respirar. En ese momento me vi cazado, con la cabeza sujeta bajo el agua y sin poder respirar, pensé que todo se acaba para mí. Nelson sin embargo, me dio una opción al montarse con su polla sobre mi polla.

Y antes de continuar el relato he de decir que ese momento fue sublime y majestuoso. Me sentí enormemente excitado por la situación y el roce de nuestras pollas me produjo una sensación de placer similar a la que debió de sentir él, ya que a pesar de atenazarme y golpearme , meneaba su colita mulata ante la mia blanquita.

Consciente de que tenia que actuar rápido para no verme perdido, le agarré de las pelotas con una mano y se las retorcí provocando un grito agudo de dolor del mulato. Aproveché para descabalgarle y sacar la cabeza para respirar entre toses.
Ante los gritos de ánimo que me daba mi bella amiga, ataqué esta vez yo a un Nelson que se recuperó rápido, pero no lo bastante para esquivar mi puño que se hundió en su estomago haciendole doblarse. Al verle en el suelo no supe muy bien que hacer, y mi acto reflejo fue darle dos patadas una en el culo y otra en el estomago.

Anabel grababa con la camara la pelea, mientras yo miré a Inma preguntándole si estaba haciendo lo correcto. En un mudo gesto afirmativo, Inma me animó a terminar la pelea. Animado por ella, agarré a un quejumbroso Nelson de la cabeza y lo saqué del agua a la vez que le daba una patada en el pecho.

Quedó tirado en la arena, atontado y aproveché ese momento para ser yo quien me montara sobre él. Lo hize de tal forma que quedé con mi polla sobre la suya y con mis huevos apretando los suyos. Con mi mano le atenacé del cuello, mientras notaba como se volvía a empalmar con el contacto de mi polla. Claro que he de reconocer que no fue el único, porque mi polla se volvió a poner erecta como una piedra.

Aproveché el momento y trepando por el pecho del mulato , le puse la polla en la cara en señal de dominio.

Con una agresividad que incluso me dejó sorprendido a mí mismo le metí la polla en la boca agarrandole la cabeza y sin darle opción de rechazarla. Pero para mi sorpresa, y ante el jubilo de Inma me la empezó a chupar como nadie me la habia chupado antes. El placer que sentí en ese momento fue inmenso, fue como no me había imaginado que fuera.

Al ver que le gustaba relajé la presión y me estiré sobre él con mi polla en su boca. Nelson la cogía y la besaba y lamía por los lados y se la metía entera en la boca mamandola con inmenso placer. Sentí tal excitación que mi mano se bajo hasta sus partes bajas y tras acariciarle los huevos, empecé a masturbarle. Su polla estaba dura como un mástil y no tardó en correrse, tan solo un segundo antes de que yo lo hiciese. Pero a la hora de correrme, se me ocurrió una idea que fue la de acercar mi polla con la suya y echarle toda mi lefada en su polla y en sus huevos. Nelson aún estaba lleno de semen de la paja que le hize, así que cuando me tumbé más, nuestros cuerpos intercambiaron , toda la leche.

Anabel mientras tanto lo había grabado todo. Con Nelson tumbado a mi lado, me levanté y poniéndole el pie en el pecho di un grito al aire en señal de victoria mientras levantaba el dedo en señal de ser el número uno. Inma se me acercó sonriente y me besó en la boca mientras me decía que estaba muy orgullosa de mí.
PD: Se agradece puntuacion y comentario

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: