Sexo con mi cuñada

Hace ya unos años, la que entonces era mi cuñada me dijo que si le podía cambiar la bateria de su coche que no arrancaba y lo necesitaba… Yo lógicamente accedí.

Mi excuñada es una mujer muy guapa y por aquella época tenia un cuerpazo muy cuidado y sexy. Es morena, no muy alta 1’68, delgada pero con curvas y unos pechos increiblemente apetecibles…

Total, que le dije que yo me encargaba de todo y esa misma semana compré la batería y quedé con ella para cambiarsela…

Llegado el día fuimos al garaje y yo me puse manos a la obra.

-Subete a casa, cuando acabe subo y te doy las llaves. Le dije
-Ok, luego te tomas una cerveza… Ah, quedate con las llaves de casa. Dijo con una sonrisa.(las necesitaba para subir por el ascensor).

El caso es que al terminar subí a casa de mi cuñada y llamé a la puerta.

-Abre y pasa. -Me dijo.

Yo pasé y la dije: Laura, ya está listo el coche.

Entonces fué cuando salió ella a buscarme al salón. Estaba casi desnuda, solo llevaba un tanga y una especie de bata negra semitransparente con encaje que dejaba ver sus redondos pechos, con sus pezones duros apuntando al techo. Yo me quedé pasmado sin saber muy bien que hacer. ¿Qué estaba pasando, realmente mi cuñada quería lo que parecía, o era una especie de prueba? Al fin al cabo era la hermana de mi pareja…

-¿Qué te pasa Niko, no te gusta lo que ves? Solo quiero agradecerte que me arreglaras el coche…

Y antes siquiera de poder responder se acercó, me cogió del culo y me plantó un beso en la boca, el cual no tardé en corresponder. Mientras nos besábamos, le quité la bata y comencé a tocar y besar sus pechos, esos pechos con los que alguna vez había fantaseado…

Al mismo instante ella me agarró el pene por encima del pantalón, que por cierto ya estaba bien duro y preparado para lo que iba a venir. Ella seguía acariciándome la polla mientras yo la tocaba el coño, primero por encima del tanga y después por debajo, acariciaba sus labios, palpaba su clitoris sin meter los dedos entre los labios, Laura estaba ya bien mojada y excitada. Me empezó a quitar toda la ropa, primero la camiseta, luego los pantalones y se arrodilló frente a mí, mientras bajaba me besaba el pecho, el abdomen hasta llegar a tener la cara enfrente de mi polla y bajo mis boxers, se sorprendió gratamente al ver que estaba circuncidado, decía que era la primera vez que lo veia… No se lo pensó, me la agarró con una mano mientras con la otra se acariciaba su vagina, húmeda y caliente. Empezó a lamerme el tronco desde la base hasta por fin llegar al glande, lo lamió delicadamente, lo besó y por último se lo metio en la boca y fue poco a poco introducirla entera en la boca, comenzó a mamarla de forma increíblemente sexy, me miraba a los ojos mientras lo hacía y de repente me hizo una garganta profunda bestial, creí que me corría ahí mismo, pero no podía ser, no podía terminar tan pronto… Asique la aparte, la levanté y la tumbé encima de la mesita del salón y me dispuse a comerla su rico sexo, la quité el tanga y empezé a lamer sus labios, por fuera, por dentro, con la misma lengua me abrí paso hacia su clitorix que estaba deseando probar, jugué un rato con él mientras Laura se retorcia de placer y gemía, lo cual me puso aun más cachondo. Pero no me distraje, seguí comiendo ese exquisito manjar, metia mi luengua dentro de su vagina, bebía sus ricos fluidos cuando ella tuvo un orgasmo entre gemidos y gritos… Entonces dijo, vamos te quiero dentro de mí. Yo no me lo pensé y despues de acariciar un poco su clitorix con mi glande la penetré un poco, solo la punta, ella se extremeció, la metía y la sacaba despacio, metiendo solo el glande y sacandolo casi del todo y cuando ella estaba jadeando y diciendo con sus gemidos que quería mas, sin previo aviso la metí entera de una sola embestida, mientras besaba y apretaba sus tetas, ella me cogió de la espalda y me rodeó la cintura con sus piernas, así estuvimos un rato dandole embestidas fuertes y rápidas. La levanté de la mesa y estuvimos follando un rato de pie, me encanta esa postura, cogerla por el culo pasando mis brazos por debajo de sus rodillas, consiguiendo una gran apertura de ella y una penetración profunda y potente, ella gemía, yo también, me mordió el labio, eso me excito muchísimo, mas aún.

Despues de un rato la bajé y la puse a cuatro patas encima de la mesita y comencé a chupar de nuevo su coño desde el clitorix hasta el ano, al principio se mostró un poco rehacia a que estimulase su ano, asíque me propuse regalarle otro orgasmo lamiendo únicamente su coño, y metiendo mi lengua dentro, al cabo de un rato tuvo otro orgasmo y seguí lamiendo pero a estas alturas ya estaba yo llegando hasta el ano, ya no ponía pegas asique seguí chupando y acariciando con un dedo tanto su ano como su vagina, cuando ya notaba yo la zona excitada y dilatada me puse a acariciar la zona de la vagina y el ano con mi glande, penetré primero el coño empapado de Laura durante unos minutos mientras introducía un dedo en su culo, después le puse la punta en el culo y empecé a apretar un poco.

-Cuidado Niko, es la primera vez por ahí detrás… Me dijo entre gemidos.

-Tranquila, iré con cuidado, y si quieres paro.

Empezé a apretar y con cierta dificultad, mi polla empezó a entrar en su culo, hizo un gesto de molestia, y le dije que si le dolia mucho paraba (en realidad deseaba que dijera que no parase pues su hermana, mi novia no me dejaba nunca su culo). Ella me dijo que no parase pero que esperase un poco. Tenia media polla dentro, y ella empezó a moverse metiendosela entera y sacandola poco a poco, fué aumentando el ritmo y le pregunté:

– ¿Ya estás preparada?

Asintió con la cabeza, la cogí de las caderas y seguí yo con el movimiento de vaivén, lento al principio y mas rápido después, ella gritaba y gemía diciendo que le gustaba mucho, que no sabía lo que se estaba perdiendo hasta ahora, la cogí del pelo con una mano y con la otra una de sus tetas y comencé a follarla bien rapido y duro mientras pedía más, de repente ella estalló en un chillido de placer que, tengo que reconocer que me asustó, pensé que la había hecho daño, pero no.

-Ya está bien de placer para mí ahora te toca a tí.
Me dijo mientras se sacaba la polla del culo, me sentaba en el sofá y se ponía de rodillas frente a mí.

Comenzó a hacerme una mamada increible, lamía, chupaba, supcionaba, desde la punta hasta la base, sin olvidarse de los huevos. Estuvo asi un rato, poco, y me dijo:

– Hoy es día de cosas nuevas… Correte en mi boca…

Dios, era una fantasia hecha realidad, y con mi cuñada… Asique tras seguir un rato mamandome la polla y despues de un par de gargantas profundas, la cogí del pelo ayudandola en el movimiento y le dije entre gemidos ahi voy, y me corrí dentro de su boca, no dejó que escapara nada, se lo tragó todo y siguió chupando hasta dejarme totalmente seco y limpio…

Después, se puso el tanga y la bata y me dijo, ¿qué, quieres esa cerveza? Yo asentí y me vestí.

Me puso la cerveza y me dijo que se iba a vestir que su marido no tardaría en llegar…

No sabía como mirar a mi cuñado, pero desde luego no volví a ver igual a mi cuñada…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: