Mi suegra me hace gozar mucho

No se como pudo ocurrir pero a mi suegra me la terminé follando, y me hizo gozar mucho.

No aguanté más y me abalancé como un animal sobre ella, sin dejar de tocar ni un centímetro de su cuerpo. Ella me abrazaba fuertemente y gemía fuertemente en mi oído, mordiéndomelo incluso hasta causarme dolor, pidiéndome que se la metiera completamente.
En ese instante mi suegra cambio. Era una realmente zorra, una perra en celo, se movía como poseída, enterrándose toda mi verga, para dejarla salir casi por completa, enterrándosela nuevamente, gritándome que la follara, que se la metiera toda, que le echara mi leche en el culo, que le apretara las nalgas, que no parara hasta dejarla con el culo roto y un montón de frases que jamás hubiese imaginado que salieran de su elegante vocabulario.
Ya mi suegra no pudo fingir mas, y apoyando sus manos en la pared y estirando su culo hacia atrás me gritaba que acabara dentro de ella, que me deseaba, que estaba acabando como nunca la habían echo acabar, gimiendo como loca, diciéndome lo rico que sentía mi verga mintiéndose en su culo, como la llenaba completamente, como quería sentir mis manos en sus tetas , en su sexo, mientras me la follaba por el culo, alcanzando un brutal orgasmo al mismo tiempo que yo gimiendo en su oído le echaba toda mi leche en su culo, descargándome por completo, luego de casi una media hora de sexo violento, de golpes, de rasguños, completamente mojado en transpiración, extasiado al disfrutar el cuerpo de esa diosa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: