Una madurita que conocí en clases de salsa

En prácticas de baile nos conocimos, bailando salsa y bachata.. todo inició como juego, se trata de una mujer a sus 43 años lucía un cuerpo precioso, 1.50 de altura, delgada y con todo en su lugar donde debe estar y yo a mis 28 de 1.85 de altura y delgado en ese entonces, ella sin novio, sin marido, hijos, sin ningún compromiso… yo en la misma situación.

Después de salir un par de ocasiones, fuimos al cine, estando en la sala comencé a calentarla un poco, hasta la cargué y la senté en mis piernas le propuse salir de ahí e irnos a pasar un buen rato sin que nadie nos viera, anteriormente ya había yo intentado convencerla sin éxito alguno, hasta ese momento, que no sé como fué que accedió, sin perder tiempo salimos de ahi, antes que se arrepintiera jeje.

Entramos al hotel, a la habitación… y entramos en calor con besos, por fin pude después de muchos intentos tocar su piel completamente desnuda, sentir sus senos que aunque no son muy grandes eran duros y bien formados, sentí sus nalgas acariciandolas y por supuesto su sexo, que aclamaba atención, me dijo que tenía años que no hacía el amor con nadie, eso me exitó aún más… como ella no es de hacer oral, me tiró sobre la cama y en seguida subió sobre mí y sentí como se introducía mi pene en su vagina estrecha y mojada, noté su gesto de placer y dolor al mismo tiempo,

Se acomodó levantando el cuerpo un poco dando incapié a que yo hiciera algo del trabajo, por lo que inicié el vaiven, a entrar y salir de ella despacio y poco a poco aumentando la velocidad y la fuerza de mis penetraciones, ella gemía delicioso, le agarraba los senos, y los acercaba para chuparselos, le pasaba la lengua por sus pezones, supongo que le gustaba aún más por que sus gemidos se incrementaron.

cambiamos de posición, ella se puso en 4 frente a mí y me dejó ver ese hermoso trasero que todos los del grupo de baile deseaban y solo yo tenía la dicha de distrutarlo, pasé mi lengua por su clítoris y un poco más arriba sin llegar a su ano, la mojé un poco más y segui penetrándola fuertemente, ahora veía sus gestos frente al espejo como abría la boca cerrando los ojos, tenía unas nalgas duras por tanto ejercicio de baile y caminata, sus piernas eran preciosas, después se volteó y quedó boca arriba, le levanté las piernas y le introduje mi pene en su sexo y seguí haciendocelo, agarrando otra vez sus tetas deliciosas y seguí viendo sus gestos que me exitaban todavía más, fue tanta mi exitación que estuve a punto de venirme dentro de ella, pero alcancé a salir y echarselos sobre el abdomen.

y esa fué una de las mejores experiencias que he tenido con una mujer, claro que no fué la única vez que lo hice con ella, pronto les contaré una más con ella…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: