Ahora soy una verdadera PUTA

Me llamo Beatriz,tengo 24 años, me casé a los 22 con un hombre de 28 años que pensé me iba a ser feliz.
Tenía 19 años cuando termine de secretaria ejecutiva y enseguida encontré un trabajo en un despacho de abogados.
Soy una mujer morena clara, ojos verdes pelo castaño claro,senos grandes, cintura pequeña,caderas anchas y bonitas, piernas estilizadas gracias al gym
En ese trabajo, uno de los licenciados, un hombre maduro, de 45 años, casado, me empezó a enamorar, yo tenía miedo pero al final cedí y me empezó a hacer suya. Esto duro como un año y terminó.
Después conocí al que ahora es mi esposo, un hombre bajito de acuerdo a mi estatura, mido 1.75 y el mide 1.65, me enamoro estuvimos de novios como dos años y nos casamos.
El, era un hombre un poco frío, realmente no me satisfacía sexualmente, tenía una hermosa herramienta, como de 30 centímetros, gruesa, pero cuando estaba con migo se venía muy rápido y no mantenía una buena erección, el nunca logro que yo tenga un orgasmo.
Como eso pasaba, el licenciado que me había hecho suya se dio cuenta de que algo me pasaba y me preguntó que era, yo le conté todo y entonces volvimos a tener relaciones estando los dos casados.
Un día que mi marido había salido de viaje, lo invite a hacer el amor en mi casa, fuimos y la estaba pasando tan rico con el cuando llegó mi marido.
Nos encontró desnudos y nos amenazó con vengarse de nosotros, estaba algo alterado.
Mi amigo se retiró y él se enfrentó conmigo, me preguntó que porque lo había hecho. Yo le expliqué la necesidad que tenía de atención sexual pues él no cumplía como marido esa acción.
Me contestó que entendía eso, que él sabía que no podía darme lo que yo necesitaba y por eso lo dejaría pasar. Me dijo que si yo quería seguir haciéndolo, tendría que empezar a cobrar por los servicios, minera posible que diera gratis todo. Yo le dije, quieres que yo sea una PUTA? Pues ellas cobran como tú quieres que yo haga.
El me dijo que si, que deseaba tener como esposa a una PUTA completa o de lo contrario nos separamos, me dio tres días para pensarlo.
A los tres días me preguntó que qué había decidido, yo le dije que si , lo aceptaba pero solamente yo pedía escojer al hombre que me iba a cojer, no sería para cualquier macho.
El estuvo de acuerdo y me dijo que él llevaría a los hombres a casa para que yo los conociera, si me gustaba, entonces hablábamos del asunto y estableciamis llas firmas de hacerlo, en caso de que el hombre no me gustará, solamente me retiraba a mi recámara y el despachaba al hombre.
Establecimos que cobraría 2,500 pesos por un servicio de 10 horas, ya sea en algún motel o algún lugar que el hombre propusiese, siempre y cuando sea seguro.
Establecimos que el dinero que cobrará sería íntegro para mí para mis diversos gastos de la conservación de mi cuerpo.
El también me dijo que sería el el que me vestiría para acudir a las citas, también el me llevaría al lugar del encuentro en iría por mi al terminar el servicio.
Otra cosa que me pidió fue, que al regresar a casa, le contara con pelos y señales, todo lo que había ocurrido en el encuentro, si me gusto, cuanto me gustó, etc.
A partir de esa plática inicie mis actividades de acuerdo a lo establecido y puedo decir que estoy gozando esto, primero porque yo escojo al macho, segundo porque el dinero es mío y tercero por que yo nací con alma de puta y he logrado serlo sin ningún problema.
Nosotros ante la sociedad y familia somos un matrimonio normal, pero estando solos somos muy putis.
Creo que en 4 años ya pensare en tener un hijo, ya hemos platicado algo de eso, todavía no definimos si será de mi esposo o de un amante que me guste mucho. A mí, en lo personal me gustaría que sea lo segundo, tener un hijo de otro hombre y que el le de su apellido, sería lo máximo.
Es por eso que me considero una PUTA consumada e inmensamente feliz.

Un comentario en “Ahora soy una verdadera PUTA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: