Al final no dejo de ser una puta, ¿era mi destino?

En realidad no se como empezar mi historia, siento la necesidad de escribir lo que ha pasado en mi vida y como me siento, pero no soy buena escribiendo, creo que comenzare por mi nombre, me llamo Marisol y actualmente tengo 27 años, vivo en el puerto de Veracruz, tengo un hijo que no veo desde hace mas de 3 años, soy soltera y puedo decir que durante mi infancia y parte de mi juventud no me falto nada, pero varias decisiones en mi vida me fueron llevando por un camino que aunque no me arrepiento, de haber tomado otro camino pudo ser mucho mejor para mi.

Soy la mas chica de tres hermanos, somos dos mujeres y un hombre, mis papas fueron buenos conmigo y aunque no eramos ricos, por lo menos nunca carecimos de nada y hasta nos daban algunos pequeños lujos, creo que la primera parte de mi vida no tiene caso contar, pero debo decir que yo y mis hermanos crecimos con la misma educación y valores, hasta la mitad de la escuela preparatoria yo era una chica normal,tanto mi hermana como yo eramos sobresalientes en calificaciones y a las dos nos eligieron como reinas de la escuela en diferentes años, así que creo que no era fea pues se acostumbraba elegir como reina a la mas bonita de la escuela y es por votaciones. En esa época me imaginaba un futuro tranquilo, con una carrera terminada y un buen trabajo, no quería casarme antes de conseguir ser independiente.

Pero el rumbo de mi vida cambio por completo cuando comencé a salir con un chico de nombre Antonio, era un chico muy guapo, 5 años mayor que yo, a mi y a muchas de mis amigas de mi escuela nos gustaba mucho, el problema es que Antonio no estudiaba y tampoco trabajaba, pero casi todos los días lo podía ver afuera de la escuela a la hora de la salida platicando con algunos chicos y chicas del ultimo semestre, cuando comenzó a hacerme platica yo me sentía afortunada, mis amigas y hasta mi hermana me envidiaban, al poco tiempo me pidió que fuera su novia y yo me sentía aun mas afortunada de ser su novia, sentía que todas las chicas de la escuela me odiaban por que Antonio era mi novio y ellas se quedaron con las ganas. Entonces comencé a tener relaciones con el, yo ya había tenido relaciones con un novio anterior y me gustaba mucho coger, pero con Antonio todo era mas intenso, el conseguía excitarme de una forma que yo pensaba que nadie mas podría hacerme sentir lo mismo y con eso también comencé a aceptar hacer todo tipo de cosas que tal vez a esa edad no debería haber aceptado, al principio solo era coger en la calle para no tener que ir hasta su cuarto que estaba muy lejos de la escuela, eso era sencillo porque solo buscábamos algún lugar apartado y yo me ponía sobre el aprovechando que la falda nos cubría, pero algunas veces me hacia desnudarme por completo y aunque me daba pena que me pudieran ver, al final siempre lo hacia para darle gusto, poco después, como a veces iba acompañado de alguno de sus amigos a la escuela, me comenzó a pedir que les chupara la verga a el y al amigo que lo acompañaba, eran solo dos y rara vez iban juntos y de igual forma lo hacia solo para darle gusto, no tardo en pedirme que también cogiera con ellos y aunque no me gustaba que me lo pidiera porque sentía que no me daba mi lugar como su novia, al final aceptaba porque el siempre me decía que el sexo y el amor eran cosas distintas, conforme esa relación avanzaba yo faltaba mas a la escuela por irme a coger con Antonio, sentía una necesidad de coger todos los días con el (aclaro, que no con sus amigos, eso lo odiaba) y si un solo día no se podía me ponía de malas y me peleaba con todo mundo, al principio mi hermana me cubría pero cuando vio que prácticamente ya no iba a la escuela me comenzó a decir que le diría a mis papás lo que pasaba, terminamos peleadas y sin hablarnos pero fue la directora la que hablo con ellos y les dijo todo lo que sabia que en realidad era muy poco, mis papas comenzaron a castigarme y me vigilaban llevándome y recogiéndome de la escuela, cada vez veía menos a Antonio y el se enojaba conmigo y llego a amenazarme que me dejaría si ya no podía verme todos los días, así que varias veces me salia de las clases para verlo antes de que mis papas llegaran por mi, pero también se enteraron y cada vez era peor mi relación con mis papas y con mi hermana que por estar en la misma escuela me tenia que vigilar y así pase un año entero haciendo cualquier cosa por ver a Antonio con todos los problemas y castigos que eso me causaba.

Entonces llego el momento que definió el resto de mi vida, por la situación que tenían con mis papás, me querían enviar a otra ciudad con unos tíos, tenían todo listo y dos días antes de la fecha en la que me llevarían me escape de la casa para irme a vivir al cuarto de Antonio, inocentemente pensaba que era el amor de mi vida y que tendría una historia de amor que después contaría a mis hijos de como me escape de mi familia para ser feliz con su padre, era tan inocente que en mi maleta solo metí un poco de ropa (claro, la que sabia que a el le gustaba) y los papeles que según yo necesitaría para casarme. Los primeros meses me sentía en la gloria viviendo con Antonio en su cuarto de dos piezas, ni siquiera tenia baño adentro, pero yo era feliz jugando a la ama de casa y cogiendo a cada rato con el pues como no trabajaba todo el tiempo estaba conmigo, aunque los fines de semana era un martirio soportar que sus amigos me manosearan sin que Antonio les dijera nada y entre mas borrachos se ponían mas difícil era ponerlos quietos, pero con todo y eso me sentía feliz, entonces a un par de meses que me había escapado me encontraron mis papás, entre lagrimas de mi mamá hablaron conmigo para que regresara pero yo no acepte y como ya había cumplido los 18 años, pues no podían obligarme, cuando se fueron del cuarto, fue mi ultima oportunidad de componer mi vida.

Entonces comenzaron los problemas, Antonio sacaba dinero de “negocios” que hacia con sus amigos y aunque al principio no me obligo a nada, después quería que cogiera con ellos cada vez que iban y no era que no lo llegara a disfrutar, pues en realidad si me terminaban poniendo cachonda, pero en ese punto yo quería ser solo de Antonio y que no me compartiera, lo peor es que a veces quería que cogiera con dos y hasta tres de ellos, casi siempre era cuando estaban borrachos, no faltaba que alguno quisiera sin condón o metermela por el culo, entonces si me negaba Antonio me golpeaba y le comencé a tener miedo, pero aun sentía que lo amaba, al mismo tiempo me hacia emborracharme con ellos y tiempo después también comenzó a pedirme que me drogara, pero cuando realmente toque fondo fue cuando me pidió que me prostituyera para sacar un poco mas de dinero, para mi una cosa era acostarme con sus amigos aunque no les cobrara y otra muy diferente acostarme con desconocidos por mucho que me pagaran, no acepte, no quería hacerlo y sufrí las consecuencias de negarme varias veces, sobre todo cuando no había dinero, llegamos al acuerdo de que no saldría a pararme en una esquina como quería Antonio al principio, pero el se encargaría de conseguir clientes y comenzó a llevar a uno tras otro, a veces eran jovenes y no me molestaba tanto aunque igual no me gustaba, muchas otras eran viejos que me daban asco, aun así, casi siempre había un punto aunque sea por algunos minutos en el que me terminaba excitando pero no lo demostraba para que no quisieran regresar, cuando terminaban, las primeras veces me entraba un sentimiento de ver la realidad de mi vida y sentirme usada, entonces terminaba llorando pero trataba de que el no se diera cuenta, pero poco después llego un punto que ya no me importaba con quien me acostara, me daba igual, yo solo abría las piernas y me dejaba que me hicieran lo que quisieran, pero entre mas clientes llevaba, mas droga compraba y siempre quería que yo lo acompañara a drogarse, sin darme cuenta se convirtió en nuestro estilo de vida y cuando llevaba clientes por lo regular yo estaba drogada y cada vez me dejaba llevar mas cuando me acostaba con alguien, deje de ocultar cuando estaba excitada y cada vez escuchaba mas seguido que los clientes decían que yo era una diosa en la cama o que era una ninfomana, pero en realidad creo que el sexo lo tome como un medio para que Antonio en lugar de que me viera como un objeto para sacar dinero, me viera como una mujer que todos querían tener en la cama y me valorara.

Una cosa que yo acorde con Antonio desde que acepte que consiguiera clientes fue que no cogería con ningún cliente sin condón, ya mucho era arriesgarme con sus amigos pues nunca había usado ningún método anticonceptivo y a pesar de tener sexo todos los días con Antonio y los fines de semana con los amigos, en poco mas de un año viviendo con Antonio no me embarace, pero tarde o temprano tenia que pasar, quede embarazada y como realmente no sabia de quien era, Antonio me hizo abortar, pues ademas no podría trabajar en los últimos meses de embarazo, comencé a cuidarme usando una inyección mensual, pero al mismo tiempo me comenzó a valer madres coger con los clientes sin cuidarme, ya drogada no me importaba y unos meses después nuevamente estaba embarazada y fue peor porque ahora no solo podía ser de Antonio o sus amigos, podía ser de cualquiera de los clientes y me dio miedo decirle a Antonio, me quede callada hasta que se me comenzó a notar, quería que de nuevo abortara pero por el tiempo ya no se podía, aun así, trabaje hasta que tenia casi los 9 meses para tenerlo contento, nunca faltaban los pervertidos que no les importaba cogerme embarazada, lo único bueno durante mi embarazo es que ya no me drogaba y Antonio no me insistía, pero como eran menos clientes los que el podía conseguirme cada vez me trataba peor.

Mis papás no me habían visitado durante mas de un año, fue hasta que supieron que había nacido mi bebe que fueron a vernos, no se si les di lastima o si fue por su nieto, pero mi papá se ofreció a ayudarme con el niño, querían que me regresara a la casa pero no acepte, creo que por una parte le tenia miedo a Antonio y por otra, sabia que no dejarían de reprocharme por todo lo que había hecho cuando me salí de la casa, por un tiempo me daban dinero y me llevaban despensas cada quincena, después, poco antes del primer cumpleaños de mi hijo, mi mamá hablo conmigo porque quería llevarse a mi hijo y me prometió que podría ir todas las veces que quisiera a estar con el, acepte porque no quería que mi hijo estuviera en el cuarto mientras pasaban toda clase de cosas y el mas feliz fue Antonio, pues realmente no quería al niño, durante el tiempo que lo tuvimos, yo solo salia a ver clientes a los hoteles, pero no quería que fueran al cuarto, aunque de todas formas los amigos de Antonio no dejaron de ir cada fin de semana y los culeros ni la cuarentena me respetaron, pero ya sin mi hijo con nosotros, Antonio volvió a llevar clientes y fue peor porque cada vez pedía menos dinero para que me cogieran con tal de que fueran mas seguido, Antonio quería que me volviera a drogar porque quería que atendiera bien a los clientes pues pensaba que solo así haría todo lo que me pidieran como antes, yo ya no quería drogarme y lo convencí que si no me drogaba podría ser todavía mas cachonda con ellos y hacer cualquier cosa, así que cada que estaba con alguien trataba de excitarme para que no me fuera tan difícil, aceptaba cualquier cosa que querían para que no le dijeran a Antonio que me había negado, pues el mismo, me publicitaba diciendo que podían cogerme con o sin condón por un extra, que se incluía el sexo anal, que podían venirse donde quisieran y que me tragaría su semen, que cumplía cualquier otra fantasía y que todo lo disfrutaba porque según el era una adicta al sexo, tanto que no había un limite de tiempo, entonces no podía negarme a nada, pero como dije antes, trataba de excitarme porque descubrí que así era mas fácil complacerlos sin que fuera tan desagradable, aunque también exageraba un poco y no siempre podía ponerme cachonda, pero vas entrenando la mente para que cualquier situación te excite y cada vez era mas fácil.

Aun cuando hacia todo para que Antonio estuviera contento conmigo, la relación con el estaba del carajo, sin embargo yo aun lo quería, tal vez no como al principio pero lo quería, a mi no me importaba con cuantos me hubiera acostado en el día, siempre tenia ganas de coger con el, pero solo me cogía cuando estaba borracho y casi siempre era con sus amigos ahí, creo que pasaban semanas para que cogiéramos solo el y yo. Para terminar de joder mi vida, me llego un citatorío de un juzgado, mis papas querían la custodia de mi hijo y lógicamente la perdí y aunque podía verlo una vez a la semana, los problemas con mi familia hicieron que dejara de ir a visitarlo y entre en una depresión que me duro varios meses y Antonio no me tuvo nada de paciencia, se desesperaba conmigo y cada vez me pegaba mas seguido.

Entonces se le acabo la minita de oro a Antonio, entre mis clientes me toco atender a un ex compañero de mi hermana que siempre había querido conmigo, me dio mucha pena cuando lo vi porque me estaba prostituyendo y encima Antonio me hacia ver como una degenerada adicta al sexo, mientras el se veía bien vestido, acababa de terminar su carrera y estaba en un proyecto importante, era tanta mi pena que no recapacite en el hecho de que si estaba contratando a una prostituta con mis características, era porque no era muy decente, la mayoría por no decir todos mis clientes eran unos degenerados que me contrataban por lo que Antonio les decía de mi, todos querían tener a una perra sedienta de verga que disfrutara sus porquerías. Ese conocido se llama Gil, no era un chico tan guapo y por eso nunca le hice caso, era solo un año mayor que yo pero mientras platicamos me pareció honesto y comprensivo, yo evite contarle cualquier cosa de mi vida en los últimos años, era lógico que me preguntara porque estaba como puta y no se me ocurrió decir otra cosa que porque me gustaba, le dije que había descubierto cuanto me gusta el sexo y que por eso decidí dedicarme a eso, me pregunto si era cierto que hacia todo lo que decía Antonio, aunque fue recomendado de otro cliente, supongo que ya sabia que era cierto, le dije que si pues a final de cuentas pensé que solo cogeríamos una vez y no lo volvería a ver, el me dijo que entonces nos llevaríamos mucho mejor que cuando estábamos en la escuela y pensé que terminaría portándose como todos, seguimos platicando un rato, también me dijo que todos hablaban de mi, que se rumoraba que me había vuelto puta y hasta que me había llenado de hijos, pero que el nunca lo había creído, aun así me hizo sentir triste lo que decían mis ex compañeros. Ya a la hora de coger, era de los que no querían usar condón, pero con el me importo menos que con otros, también quiso tener sexo anal y la verdad es que no me costo ponerme muy cachonda desde el principio, así que me lo cogí tan rico como podía, no siempre me tocaba un conocido que no me tratara como zorra, aunque pidiera casi lo mismo que la mayoría, incluso cuando se vino quería ver como me los tragaba, ademas mientras me cogía no paraba de decirme todo tipo de cosas, me juraba que seria feliz casado con una mujer tan puta y caliente como yo, que le encantaban las putas y que me dejaría hacer lo que yo quisiera con tal de ser mi marido, que estaba riquísima y que todo el tiempo me cogería y aunque muchos hombres me decían cosas parecidas, era raro que el me lo dijera, yo pensé que todo me lo decía porque se había puesto caliente, pero cuando terminamos y volvimos a platicar, me dijo que en verdad le gustaría tener una mujer como yo, que no se había casado porque se aburría de sus relaciones, que dejara a Antonio y me fuera con el, pero lo que me movió realmente los pensamientos fue que me prometió que me trataría bien, que seria su reina y que nada me faltaría, yo sentí bonito que me hablara así, pero pensaba que era imposible que alguien, cualquier persona me aceptara sabiendo todo lo que había hecho en esos años con Antonio y se lo dije, le explique que eso decía en esos momentos pero a la larga todo cambiaría, que le daría pena que lo vieran conmigo sabiendo lo que todos decían de mi, pero el juraba que seria así, al final nos despedimos y pensé que no lo volvería a ver. No paso ni una semana cuando de nuevo me contrato Gil, nuevamente cogimos muy rico, yo tenia tiempo que no me excitaba tan fácilmente, no me importaba lo que me pedía, si lo hacia con otros, con el con mayor razón, al final de la cogida volvimos a platicar, esa vez tardamos casi 2 horas solo platicando, le conté todo lo que había pasado en mi vida, cada detalle, lo hice para des alentarlo, pero Gil seguía firme en querer que me fuera con el, incluso le dije que me daba miedo la reacción de Antonio y me dijo que si prefería podríamos irnos a otra ciudad y esa noche no podía ni dormir pensando si seria verdad que mi vida podía mejorar con Gil, si no terminaría por aburrirse de mi, tenia miedo de equivocarme de nuevo pero peor no podía estar, así que las siguientes veces que me contrato nos fuimos poniendo de acuerdo y el día que acordamos saque unas pocas cosas del cuarto de Antonio y me fui con Gil, no nos fuimos de la ciudad pero su casa estaba bastante lejos del cuarto y ademas era un fraccionamiento privado, no cualquiera entraba.

Yo tenia la esperanza de que mi vida cambiara para bien, ya ni siquiera me ilusionaba casarme con Gil, me conformaba con dejar de prostituirme y dejar de recibir golpes y malos tratos… en parte se cumplió, Gil era muy lindo y cariñoso, a veces llegaba con flores o regalos, ademas no carecía de nada por primera vez desde que me salí de mi casa, pero realmente Gil era igual que mis clientes y nunca lo oculto, desde la primera noche que vivimos juntos, me cogía al mismo tiempo que me decía que llevaría muchos amigos a cogerme, que quería que buscara amantes para que me entretuviera por el día y en la noche le platicara, decía que quería que cogiera con cada hombre que pudiera, básicamente quería que de nuevo fuera una puta pero sin cobrar y a cambio el me daría todo lo que quisiera o necesitara, en pocas palabras, que fuera su puta particular y lo hice, pues a final de cuentas si estaba mucho mejor que con Antonio, ya no había golpes, no tenia que coger a fuerza porque habían pagado, los amigos de Gil no eran tan frecuentes y nunca alguno estuvo borracho o drogado ademas todos eran mas educados, no pasaban de tener una o dos copas encima, curiosamente ninguno era tan pervertido para coger como Gil, apenas se iba de la casa el amigo o amigos de Gil, el de inmediato corría a chupar mi panocha o mi culo para sacar el semen de sus amigos con la boca, le gustaba pasarme todo lo que podía de su boca a la mía y ver como me los tragaba, eso ni Antonio me hacia, después me cogía por todos lados mientras me pedía que le dijera que por favor llevara mas hombres… humm! que puedo decir, todos los hombres quieren que hagas sus perversiones cuando saben que lo has hecho otras veces y como negarse cuando te tratan mejor que otros por los que también lo hiciste. Cada vez me pedía hacer mas cosas, algunas no eran mas raras o locas de lo que ya había hecho, pero otras eran en verdad asquerosas y aun así lo hacia, pero después de 7 meses viviendo con Gil, me confeso que se casaría con una chica que era su novia desde hacia varios años y que ya no podría vivir conmigo, me propuso que fuera su amante y que el pagaría mis gastos y desde hace 1 año con 2 meses eso soy, su amante, pero por mi esta mucho mejor, vivo sola, ya no tengo que soportar a nadie mas que a Gil dos o tres veces al mes, a veces llega con amigos pero se van antes de que amanezca, solo en pocas ocasiones Gil se queda uno o dos días pero es muy muy raro que pase, tengo el permiso de Gil para tener otras relaciones siempre que no los meta a vivir al departamento que me paga, pero la verdad no he querido nada serio con nadie porque no quiero caer de nuevo en lo mismo, ademas apenas estoy hablando con mis papas para volver a ver a mi hijo y no quiero ninguna complicación, lo curioso es que después de tantas cosas, después de que estuve harta de hombres y que ni de broma me masturbaba, ahora cuando paso dos o tres noches sola, lo hago, me masturbo mirando porno o incluso recordando algo de lo que hice, algo que me hubiera excitado mucho, es como si mi cuerpo o mi mente lo extrañaran pero realmente ya no quiero volver a hacerlo nunca, suficiente tengo con seguir haciendo lo que Gil quiere, pero como dije, después de unos días sola, termino por necesitar masturbarme.

Les pido una disculpa por extenderme tanto, pero no encontré una forma de resumir aun mas lo que he vivido, tal vez porque para mi todo fue importante, al final solo les diré que lo que no puedo dejar de pensar es, ¿como hubiera sido mi vida si no hubiera conocido a Antonio?… mi hermana y mi hermano tienen una carrera terminada, están casados, los dos tienen buenos trabajos y viven bien, ni siquiera mi hermana depende de su esposo, yo puedo decirle a mis conocidos que estoy bien y soy feliz sola, pero en realidad no me di cuenta como mi vida llego a esto que es ahora.

4 comentarios en «Al final no dejo de ser una puta, ¿era mi destino?»

  • el 17 octubre, 2020 a las 07:57
    Enlace permanente

    Hola,me encanto mucho tu relato ,de causalidad no tienes un correo para seguir con esta historia la verdad me gustaría platicar contigo.

    Espero tu respuesta gracias

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2020 a las 23:42
    Enlace permanente

    No suelo comentar relatos, pero este, parece real ya que tuvo muchos detalles.
    Te dejo mi correo por si quieres compartir experiencias. Ya que yo las práctico.
    [email protected]

    Respuesta
  • el 16 octubre, 2020 a las 17:33
    Enlace permanente

    Hola
    Grs por compartir ,
    Lo primero eres honesta y eso es importante
    Después aceptas lonque eres realmente
    Pero tampoco sig que así deba de ser.

    Tu relato lejos de ser erótico por supuesto es muy enriquecedor
    No eres la única
    En hombres hay esos fetiches o gustos de tener una hotwife , de ser pareja couklond
    Aquí el punto es que no te lo explicaron
    Solo te lo generaste .

    Te dejo mi correo
    Podemos platicar

    [email protected]

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: