Alex y su gran verga

Bien para no alargarles mucho la historia, mi madre tenia una fiesta importante hoy, asi que uno de sus empleados le pidió permiso para que se bañara y se alistara en nuestra casa, porque esta cerca del salón donde sera la fiesta. Mi mamá autorizo que llegara a la casa para arreglarse ya que es un empleado de confianza y lo ha demostrado, aparte se lleva muy bien conmigo.
El se llama Alex, es un joven de 19 o 20 años, cuerpo delgado, alto, moreno claro y sus facciones de la cara están muy bien definidas, es un guapito de barrio, porque se lleva con todo mundo y cuando no trabaja se la pasa con sus compas, la verdad es que es muy dificil encontrar a personas como el, normalmente los morenos de esta comunidad son feos, pero el no, se notaba que traía a las chicas locas, tiene demasiada suerte que no merece.
Para que negarlo a mi tambien me vuelve loco, solo con verlo a la cara hace que me entren unas ganas de besar y morder esos perfectos labios, lo había visto sin camisa como 2 veces y aunque esta flaquito tiene el pecho marcado y sus cuadritos de flaco, sin mencionar sus dos pequeños tatuajes, el es tan sexy.

Regreso a el día de la fiesta, mi madre me marco para avisarme que Alex iba a llegar a la casa para darse un baño rápido y luego cambiarse, le dije que estaba bien, que no se preocupara.

En ese momento casi se me sale el corazón, el chico el cual durante mucho tiempo me había atraído iba a llegar a bañarse a mi casa estando solamente yo en ella, era mi oportunidad, claramente el no tenia intenciones con los chicos o algo así, pero al menos podría verlo con algo menos de ropa.
Estuve esperando en la puerta como por 5 minutos, ya me estaba desesperando, hasta que lo vi acercarse en su moto.

-Hola Sebastiaaan! (dijo mientras bajaba de su moto)
-Que onda Alex (le di la mano) ven, pasa
-Simon, gracias por dejar bañarme aqui bro
-Si, no hay problema mi mamá ya me aviso… Mira, aquí esta el baño
-A va va, gracias

Llevaba puesto unos pantalones de mezclilla y una playera sencilla, estaba cargando su mochilita, se mira tan tierno y sexy como siempre.

Bien, era mi oportunidad, me estaba dando mucho morbo la situacion, al baño donde lo mande hay un pequeño hueco en la puerta, mas preciso en la parte donde esta esta ligada a la pared, entonces tenia miedo de que al pegarme ahi el derepente saliera y me encontrara, o que viera mi sombra por el hoyo desde el otro lado, asi que fui a la sala, prendi la tele y le subi mucho el volumen, para que el pensara que estaba lejos, me acerque al baño y lo escuche abriendo la regadera, significaba que ya estaba desnudo aaaa, no me recisti y me acerque a mirar.
Lo ví a el de perfil, por desgracia llevaba un bóxer, un boxer negro y solo podia ver su trasero mojado, era un culo muy rico, no tenia mucho por lo flaco pero lo poco que tenia se miraba bien paradito y fuerte, deseaba que se moviera un poco mas para poder apreciar su paquete, pero senti su mirada en el hueco y retrocedí.

Carajo!!, pense, ahora que hago y si me vio?. Ahora que lo pienso bien, si llevaba boxers es por algo, seguro sabia que lo iba a intentar espiar o algo parecido, no no no, solo estoy exagerando.

Espere unos minutos y me volvi a acercar, ahora estaba de frente restregandose su cabeza, el shampoo caia por su cuerpo, bajaba por su cuello hasta su fuerte pecho y luego atravesaba ese abdomen plano con cuadritos, pasaba por su fina capa de bellos que desaparecia entre sus boxers negros, demonios! como lo imaginaba, ahora pasaba por ese gran bulto en sus boxers que remarcaba casi a la perfeccion, sabia que la tenia grande, por ultimo el shampoo caia por sus peludas y marcadas piernas para despues desaparecer en el suelo, nunca habia deseado tanto ser un shampoo, deseaba a Alex, el es perfecto, lo deseo mas que a nada.

Cerro la regadera y rápidamente me aleje de ahi, pense, ahora se tendra que quitar los boxers mojados, no?
No me podia resistir, tenia que verlo aunque fuera mas riesgoso, me acerque y lo vi ahi, lo tenia al otro lado de la puerta, su gran bulto estaba a pocos centímetros de mi cara. Luego se volteo hacia enfrente y pude verlo al esplendor, iba bajando sus boxers lentamente, ya veia la base, y vaya que era gruesa, pero se detuvo a la mitad y se volvio a subir el boxer. QUE? NOO, pense, luego el volteo a ver hacia el hueco y sonrio diciendo “ya se que me estas viendo Sebas” luego se rió picaramente.

Mi corazón se detuvo y no supe que hacer, no me moví, el rápidamente empujo la puerta y caí hacia atrás sosteniendome con mis manos apoyadas al suelo, el salio y enboxerado se paro encima de mi, esa gran verga estaba en mis narices y las gotas de su boxer caían en mi cara.

Continuara…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: