BULLYING A LA TEACHER

Cursaba tercero de bachillerato en un colegio de la capital y la verdad no la pasaba también porque me hacían bastante bullying, me tenían sobrenombres como “el mico” todo porque sudaba mucho haciendo que huela como mico y en gran parte debido a que empecé a usar desodorante un poco tarde, pero en fin tenía que seguir aguantando un par de años más hasta que salir a la Universidad sin embargo esto cambio el día que nos presentan a la nueva profesora de curso la cual se llamaba Alejandra una belleza pereirana de 1.73cm de tés blanca y cabello largo castaño claro de unos 32 años, que al saludarnos nos terminó de cautivar su dulzura al hablar y era tal su belleza que nos tenía prácticamente hipnotizados muy juiciosos pero no duro mucho fue quedarnos a solas y al ver voltear Alejandra para escribir en tablero nos mostró su mayor atributo dejándonos perplejos, al deslumbrar unas prominentes caderas tonificadas, grandes y paradas no sé si vírgenes pero que merecían su castigo, lo merecían!. Y eso que estaba forradas en un blujeen que tenía puesto esa mañana pero nos dejó ver la mejor cara de la profesora Alejandra, de ahí adelante todo giraba en torno a la profesora Alejandra, hasta Martínez que me hacia bullying ya me hacía comentarios de ella como si fuéramos buenos amigos el habiente en general era jocoso y alegre gracias a los atributos de Alejandra que nos recreaba la vista de Lunes a Viernes ya era hasta rico ir a estudiar al colegio pero a si mismo las hormonas de adolescencia se iban alborotando cada día más por la profesora Alejandra por lo que más de uno de sus alumnos le había dedicado una masturbada incluyéndome es que todo en ella nos derretía a más de uno, pero lo que se estaba complicado era disimular nuestra atracción varios hacíamos gestos obscenos en su clases y la mirábamos con morbo, pero un día subimos de nivel ese día fue cuando llego en un vestido rosa con falda de pliegues que no sólo dejaba ver sus piernas tonificadas y jamunadas sino también generaba un efecto provocador donde más de uno fantaciaba con levantarle la falda y ver sus muslos, sus pantys, y su colota esos genero una erección en mí y en otros unos que tuvieron que ir al baño a masturbarse para bajar la calentura, pero cuando ya me disponía ir al baño sonó la campana entonces la profesora Alejandra nos pidió un segundo para repartirnos los exámenes calificados de la semana pasada pero esa situación genero una oportunidad única pues todos nos acercamos alrededor de la profesora Alejandra, posición que inicialmente aprovechamos para ver debajo de su falda y cuando yo lo hice me maravilló ver sus pantys cacheteros blancos llenándome de deseo creo que mis huevas estaban sobrecargadas de producción de espermatozoides, luego veo que Martínez toma la iniciativa y le arrima disimuladamente el paquete, ella estaba distraída y no se percató por lo que por turnos fuimos arrimando pero yo me anime aún más y abrir la pretina de mi pantalón, sacando mi verga que estaba como bate de béisbol de duro me fui acomodando detrás de Alejandra lentamente solo quería sentirla con mi pene pero Martínez me empujo haciendo que verga fuera más allá de lo pensado rebotando en la colota de Alejandra como una inyección que trato de chuzar pero no entro, Alejandra solo dijo; “hey quietos, cuidado!” yo pronto me retire pero de salida me doy cuenta que estaba mojado había eyaculado y no me di cuenta en que momento y lo peor aún, si embadurné a Alejandra lo cual sería un problema con ella pero también me hacía sentir un campeón si si un campeón! Pero a la mañana siguiente Alejandra no dijo nada tal vez porque nos veía como unos simples chicos traviesos y eso era una ventaja para nosotros aunque esa mañana había Alejandra estaba un poco seria y había vuelto a usar su blujeen y eso bastaba para todos pero el colegio nos dio una oportunidad de más grande y fue que nos llevaron de excusión a las afueras de la capital en tierra caliente en el municipio de Girardot y desde el mismo instante que nos dijeron ya la imaginábamos en traje de baño la profesora Alejandra quedándonos cortos en la imaginación porque la realidad al verla fue apoteósico era una cosa de locos estaba en traje de baño de dos piezas de color blanco nos dejaba ver su monumental cuerpo completamente curvilíneo, proporcionado y tonificado eso despertó las ganas de todos hasta masturbarnos en la piscina pero todos queríamos alguito más y con ansias nos metimos a la piscina todos los 35 estudiantes esperando el momento de que Alejandra se metiera a la piscina con nosotros “ Como pececitos esperando su alimentó” y llego ese momento el cual disfrutamos pues obviamente nos acercamos a ella y claro nos teníamos que sumergir para ver sus atributos que no era solo ya sus muslos, su colota o sus caderas sino también todos estábamos entusiasmados con admirar por primera vez su pelvis que nos hacía imaginar una gran vagina, creo que para entonces todos queríamos penetrar a la profesora Alejandra y creo que ella ni se percataba que tenía 35 vergas erguidas y sumergidas apuntándole como arpones listos para chuzar a una sirena, pero nadie tenía la valentía de hacer nada pero conversando con Martínez que para entonces no éramos enemigos tampoco amigos sino socios con un mismo objetivo se nos ocurrió jugar pelota pues era una buena idea por ser un juego de contactó y así fue que comenzamos a jugar y quien no manoseo a la profesora Alejandra pues le pasábamos el balón para que tuviéramos que forcejear con ella, creo que todos estábamos jugando literalmente con mucha pasión pues nuestras caricias disimuladas no solo nos permitía disfrutar de su piel suave, sino también satisfacer nuestra lujuria, pero yo aún recordaba la vez que me le arrime, y con Martínez en un momento nos pusimos en sanduche dejando a la profesora Alejandra en la mitad disimulando que pretendíamos el balón que ella alzaba con su manos para que nosotros no lo agarramos, pero que en realidad tanto Martínez como yo aprovechamos para restregarle nuestra verga pero en segundos se perdió la cordura era mucha euforia y la tome de las caderas comenzando a jalarla contra mí, pujando mi verga contra su cola quería perforarla! Pero no. Alejandra reacciono y me parara con una cachetada y alterada me dice; “ Mocoso atrevido” pero se vio envuelta en un mar de pellizcos y manoseadas que le toco a Alejandra hacer lo posible por salir de la piscina pues ya había perdido en control sobre nosotros, pero mientras lo hacía nos dimos gusto y aunque me dejo aturdido la cachetada, me dio unas ganas de tocarle su vagina que entre todos mis compañeros que agarraban lo que podía, al llegar a la escalera de la salida de la piscina fue la oportunidad perfecta y delante de todos le mande la mano a su vagina haciéndola perturbar aún más, que ya totalmente descompuesta fuera de la piscina y pensando que retomaría el control se volteo para hacernos la recriminación pero al ver que alguien grito “Cójanla, Cójanla” se asustó aun mas y salió a correr al igual que nosotros que salimos de la piscina detrás de ella como locos a corretearla pero cometió el error de dirigirse a su habitación pero la llave la había dejado con sus cosas en la piscina por lo que se vio acorralada en el pasillo de las habitaciones en el sexto piso, lo que hizo fácil que a la fuerza la metiéramos a uno de los cuartos y con Martínez tomamos el dominio de la situación y con las sabanas la amarramos a la cama y pusimos la música fuerte para disimular los gritos de Alejandra que no paraba de gritar “Auxilio, Auxilio” y rápidamente con una moneda hicimos un sorteo con Martínez, para ver quien tendría los honores de penetrarla a la profesora Alejandra el cual gane y sin más ni más hice que doblaran Alejandra contra un mueble pues quería darle por detrás como había pretendido en dos oportunidades sin poder clavarle mi verga, pero había llegado la hora de darle verga Alejandra y de un envión con toda mi fuerza engarcé mi verga en ella penetrándola profundamente cambiando sus gritos por “Basta! Basta para…”pues enérgicamente pujaba y pujaba mi verga dentro de ella que inicialmente estaba agarrado de la cintura de Alejandra pero la en la medida que mis ganas cada vez mayores por eyacularla la tome de su cabello jalándola hacia mí como riendas domando Alejandra a mis caprichos pues ya estaba suelta solo la tenía yo que estaba desbocado montado encima de ella enterrándole mi verga tana adentro de ella como podía para entonces ya comencé a soltarle mi semen con mucho placer y logre lo imaginable cuando empecé soltarle chorros de esperma Alejandra ya había comenzado a gemir su cuerpo se había entregado a mi todo una fusión química, que luego se repitió matemáticamente 35 veces pues nadie se quedó sin penetrar a la profe Alejandra que fue totalmente sometida a nuestras prácticas de Matemática, Química, física, Gimnasia, y educación sexual pero se olvidó usar el condón Ups!!

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: