Castor, mi 1er amante, fue un perro.

Desde que era muy pequeña, siempre me emociono cuando el perro en mi casa, ponia su nariz entre mis piernas y luego sentía el aire cálido de su hocico en mi vagina. Era algo exquisito que amaba y no sabía por qué. Crecí y me encantaba cuando el perro entraba al baño. Todavía no me había secado y el agua.
Corría entre mis piernas y un día mi perro me sorprendió. Tenía una pierna encima de la bañera, para comenzar a secarme los pies. Luego Castor, mi perro, se coloco frente a mí y con su lengua fuerte, larga y divina la metio entre mis piernas, sentí su aliento en mi coño y la abri a mas no poder. Castor metio todo su hocico en mi coño. Comenzó a chuparmela, pasando su lengua, áspera, fuerte, larga y caliente entre mis huecos. Me tumbo y entonces Castor enloquecido me lamío el coño, mi agujero de culo de una manera muy salvaje. Yo estaba muy mojada.No era agua, olía a mar. Era un líquido pegajoso y de pronto temble y senti uan sensacion maravillosa . Fue la primera vez que tuve un orgasmo. Temblé y sentí como mi corazón latía muy fuerte. Luego me quedé dormido en el suelo del baño. Me desperté cuando llamaron a la puerta para ver si todo estaba bien y yo, con voz temblorosa, respondí que sí. que todo estaba bien muy bien. Desde ese día, cada vez que estoy solo en casa, llamo a mi perro para pasar un buen rato. Pero llegó el momento en que Castor quería más, era que se estaba lanzando sobre mí y con suficiente agresión puso su nariz entre mis piernas. Tuve que disimular un poco el comportamiento de mi perro, ya que no quería que nadie notara qué relación teníamos . Un día, estando solo en casa, lo dejé entrar de nuevo al baño. Pero esta vez después de haber puesto su lengua divina en mi hueco más profundo, mi perro comenzó a cabalgar sobre mí, tenía su enorme polla roja, divina y la metio en la parte más profunda de mí. Restrego su polla en mi coño, lo sacudío, era muy salvaje y después de haber follado, se quedo atrapado dentro de mí. Era un nudo, grande, dolia, pero era un dolor maravilloso. Luego, poco a poco, fue saliendo y su leche comenzó a descender por mis piernas. Pensé, no creo que ningún hombre pueda follame mejor que Castor.Continuara……….

3 comentarios sobre “Castor, mi 1er amante, fue un perro.

  • el 15 abril, 2019 a las 23:59
    Permalink

    Esta interesantísimo turelato aunque me gustaría que me compartieras un vídeo tuyo ensartado con tu perro como vez yo también soy fanático de la zoifiia

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: