COMPADRES ATREVIDOS

Tenia muchos años que no visitaba un salón de baile o disco o como le digan ahora, acepte la invitación de mis compadres, celebrábamos que mi ahijado al fin termino la universidad, ellos pasaron a buscarme a la casa a eso de las 10 de la noche, yo me arregle lo mas que pude, me puse un pantalón vaquero muy pegado y una camisa a cuadros que me hacia ver mas pechugona, me puse unos zapatones de tacón alto (negros y brillosos).
Cuando subí al auto de mis compadres pude observar como mi compadrito abrió la boca como seña de admiración (me dio gusto y morbo a la vez) cuando llegamos al local aquel, me di cuenta de que nuestra mesa era la mesa de los viejitos, alrededor había puros escuintles de menos de 20 años, me sentí apenada, era incomodo para mi estar en un lugar donde todos me observaban como la tía inadaptada. Estuvimos en la mesa conversando mientras se pudo, porque después el sonido del lugar fue tan alto que ya no se podía cruzar palabras, mi ahijado y su grupo de amigos estaban disfrutando mucho, pero yo mis compadres y yo estábamos pasando una noche aburridísima. Solo podíamos ver, no podíamos platicar, nos sirvieron tequila y yo me tome 3 preparaditos sin decir una sola palabra, solo brindábamos con choque de vasos, pero sin decirnos nada.
Me fui al baño y en la fila para entrar se me acerca un chamaco muy guapito, muy peinadito y oliendo a loción de hombre, un chamaco con un poquito mas de 23 años, se me acerca y me pregunta mi nombre, apenas estaba por contestar cuando delicadamente me ubre la boca y me dice que no le importa, que lo único que quiere es decirme que me veo hermosa y que se tiene muchas ansias de darme un beso, acto seguido se me aproxima y me da un beso en la boca, yo aun no puedo ni procesar lo que esta pasando cuando ya me siento arrinconada en una pared junto al baño de mujeres, no se porque pero le correspondí con mi legua el beso, estaba sintiendo rico el besillo del chamaco cuando siento sus inquietas manitas tratar de agarrarme mis senos, entonces mi alerta se prende y termino con el beso y el manoseo, le retiro las manos y me desprendo de el, me meto a toda prisa al baño y ahí me quedo un rato en lo que calculo que mi caliente admirador ya se fue.

Cuando me regreso a mi mesa, mis compadres me ven con una mirada muy picara, ambos tienen unas sonrisas extrañas, mi compadre me pregunta con tono alegre ¿Cómo le fue comadre, se divirtió? Yo no le di tanta importancia a la pregunta, acto seguido mi compadre le grita al mesero que me sirva otro vaso de tequila, pero esta vez doble, yo como si nada me siento en el sillón y mi compadre se levanta y se sienta junto a mi (quedo sentada entre mi comadre y mi compadre) mi compadre se me acerca a decirme algo, acerca su cara a mi oído y me dice “comadre no sabíamos que Ud. era de las que sabe divertirse cuando sale sin su marido” yo volteo a verlo con ojos de “¿de que me hablas?” cuando mi compadre me muestra su celular y tiene una foto donde me veo yo besándome con el chamaco aquel y clarito se ve como el chamaco me esta agarrando una teta. Yo esbozo una sonrisa y mi compadre me dice, “comadre nosotros también queremos divertirnos, déjanos invitarte a un lugar mas privado y silencioso” yo abro los ojotes de asombro y sorpresa y volteo a ver a mi comadre, esta esta sonrojada, pero con una sonrisa asiente el comentario de mi compadre.
Yo le doy un trago a mi tequila y me lo acabo de un jalón, agarro valor y le pregunto directo a mi compadre ¿a que se refiere compadre, que me esta proponiendo? El me dice al oído “desde hace mucho tiempo su comadre y yo le traemos ganas, Ud. se convirtió en nuestra fantasía sexual, queremos cogérnosla pues” yo trato de evitar la situación, esquivar los comentarios o las propuestas indecorosas, trato de ser amable y relajada, pero mi compadre amaga inmediatamente diciéndome “mire comadre, le proponemos seguir la fiesta en un hotel muy bonito que esta cerca de aquí, así nos divertimos un rato y usted misma nos ayuda a borrar las fotos de su faje y mi compadre jamás se enterara.
Me suena a chantaje, me suena a soborno, pero tengo miedo de que la situación si se escale hasta el salvaje de mi marido. Trato de pensar claramente y me increpa mi comadre, me pone una mano sobre mi pierna y discretamente me pregunta que si ¿ya decidí? Su cara es como de quien ruega con los ojos, yo trato de dar excusas o dar vueltas para ver si me puedo zafar de esa situación, pero parece que nada los va a distraer, se me ocurre y digo “me gustaría complacerlos, pero yo no soy lesbiana, nunca he estado con ninguna mujer, mi compadre muy apresurado me dice que ni me preocupe, que ahorita me ayudan a disfrutar. Mi compadre se pone mas serio y da un ultimátum: ¿se va a dejar coger o no? Yo doy un trago de fondo a un vaso que estaba sobre la mesa y digo “vamos pues”

Mi compadre pidió la cuenta, pero antes se levanto para regalar una ronda para todos para celebrar, obvio todo entendieron que celebraba la graduación del ahijado, pero el decía que estaba celebrando que al fin cumpliría su fantasía.
Dejamos al ahijado con sus amistades en la disco y nosotros nos fuimos en su camioneta, me pidieron manejar con la escusa de que estaban muy tomados, yo acepte, pero apenas y salimos del parqueadero los 2 comenzaron a meterme mano en la blusa, mi compadre venia en el asiento trasero y pasaba sus manos hacia mi blusa, mi comadre me chupaba y me mordía por adelante, yo hacia esfuerzos por no chocar. Llegamos hasta un hotel de mucho lujo en la ciudad, mi compadre se bajo primero del carro y me abrió la puerta, cuando la abría me dice con voz muy tenue y maliciosa “al fin me va a hacer justicia la revolución”

Entendí que mi compadre ya tenia reservado el cuarto, no hubo que pasar por la recepción fuimos directo a los elevadores y de ahí a una sweet muy linda, al entrar mi compadre abrió el frigorífico y sirvió tequila para los 3. Poco a poco entre besos y caricias me dejaron en pura ropa interior, la verdad es que la situación ya me estaba rebasando, no se si era el tequila o las manos expertas de mi comadre combinadas con las caricias maliciosas y torpes de mi compadre, no se que era pero ya andaba muy morbosa y caliente, me tumbe en la cama y me dedique a comerme mi primer par de tetas de mi vida, nunca antes había observado con detenimiento el escote de mi comadrita, pero a pesar de tener poquitas chichis, las tenia muy apetecibles, eran morenitas y con un pezón claro y pequeño, su consistencia era muy agradable, me pareció una experiencia deliciosa, mientras tanto mi compadre me propinaba un sexo oral bastante agusto, las posiciones cambiaban mucho pero les cuento lo mas que recuerdo (en serio. Lo juro)

Llego el momento donde me toco hacerle una mamada a mi compadre y mi comadrita me comía mi conchita, la lengua de mi comadre era la mas hábil y deliciosa del mundo, me hizo venir varias veces, tuve los orgasmos mas fuertes y espectaculares de mi vida, estaba en trance, estaba mas que caliente, me sentía una perra en celo queriéndome dejar hacer lo que quisieran. Todo estaba muy bien solo que faltaba una sola cosita. La vergota de mi compadre no se ponía dura.

Yo conocía aproximadamente 4 vergas en toda mi vida, y la de mi compadre era la mas grande y gorda que jamás hubiera visto, solo que… ya le había propinado varias chupadas y mamadas pero no se ponía tan dura como para metérmela, ósea si se veía muy bien y grande pero su consistencia era pobre, cambiamos de posición, ahora me toco a mi chupar a mi comadre y mi compadre acariciaba mi cabello y mis hombros, de pronto bajaba sus manos y las metía entre mis nalgas, me lastimaba un poco la brusquedad pero el resultado era que si disfrutaba mucho, mi comadre tuvo 2 o 3 orgasmos muy ricos (de esos que chorrean la cama). Mi compadre se sienta en el sillón que esta junto a la cama y me pide ayuda para poder tener una buena erección, yo para esas horas del tequila y las caricias ya andaba muy obediente.
Dice mi compadre: “ambas pónganse de pie y acomódense la ropa interior, pónganse sus zapatos y acaríciense de pie” lo hicimos sin chistar, mi compadre masajeaba su gran pene y yo alcanzaba a ver de reojo como crecía a medida que los besos con mi comadre eran mas intensos, de repente mi compadre le pide mi comadre que se vista y que baje al bar a tomarse un trago, yo me quedo confundida pero ella parece tomarlo con naturalidad y se viste y se sale del cuarto, (mi compadre me explica que para poder concebir una buena erección necesita privacidad, me dice que mi comadre lo inhibe) en escasos 3 minutos mi compadre ya tenia una mejor erección, así que le ayude con mas chupadas y lamidas.

Mi compadrito gemía y exclamaba delicias y me hacia preguntas muy intimas, las 2 primeras las esquive, pero noté que si se las contestaba el se excitaba mas así que seguí por ese juego, me preguntaba ¿si alguna vez me masturbaba? O me preguntaba si ¿yo tenia vibradora? La verdad es que nunca me masturbo y no tengo una vibradora, pero con tal de que mi compadre se excitara mas pues le decía que si era una adicta a los juguetes, me pregunto si yo le daría permiso a mi marido de cogerse a mi comadre, con tal de que se le parara le dije que si y que con gusto lo ayudaría porque mi comadre estaba buenísima.

Al fin logre mi cometido y mi compadrito se dispuso a penetrarme a su antojo, para iniciar me puso a la orilla de la cama y con mis rodillas apoyadas contra el colchón, el entro por el lado de mis nalgas y yo sentí que me la metió hasta la garganta, fue una nueva sensación, era como estar totalmente llena (nunca antes había probado algo así) fue intenso y algo doloroso, después me giro y me puso los tobillos en sus hombros y me la metía con fuerza yo disfrutaba como maniaca, me excitaba ver la cara del compadre, ver como disfrutaba y tenia cara de malo, de castigador de amo.

En un silencio del vaivén se frena y me pide que escuche, entonces alcanzamos a oír en otra habitación que alguien gemía como loca (yo le dije en tono de broma que si nos esforzábamos hasta les ganábamos) al decir eso la verga de mi compadre creció de tamaño y grosor, se puso mucho mas dura, fue algo increíble, porque sentí como cambio de complexión dentro de mi, fue raro y a la vez delicioso, me comenzó a dar con mucha mas violencia y rapidez, yo estaba perdiendo el conocimiento, mi compadre estaba bañado en sudor y su expresión era de gozo. Al principio me daba nalgaditas, pero para ese momento ya eran unos tremendos nalgadones con la mano abierta que retumbaban en toda mi espalda, sentía caliente y ardor a cada manazo pero también sentía mucho placer (es inexplicable como ese dolor te da placer) llego un momento donde le pedí se acostara y me dejara cabalgarlo a mi ritmo, el muy gustoso se acomodo y me subió a su descomunal penesote, sentada ahí era otra dimensión de sexo, el pene me penetraba muy al fondo y yo me movía a placer para hacerme sentir rico, lo que bueno es que a cada movimiento mío hacia gritar de gozo a mi compadre, después de varios minutos de cabalgata se me viene a la mente una idea y me giro con la cara viendo hacia los pies del compadre y dándole una vista de mis nalgas penetradas por su cosota, en esa posición siento mas libertad de movimiento y entonces comienzo a batir con energía y ritmo mi trasero, no solo es un mete saca, en realidad es un mete y saca combinado con un bate y bate, solo escuchaba los gemidos de mi compadre y yo al mismo tiempo veía estrellitas en el paraíso, era mas que un orgasmo, era como volar en lujuria, de las sensaciones mas deliciosas de mi vida.
En esas batidas estaba cuando me dice mi compadre con su voz de orgasmo que necesita mostrarle a mi comadre esa posición para que aprenda a hacérsela en la casa, que le enseñe, así que yo mas le batía mis nalgas, oigo el tono del teléfono de mi compadre, entiendo que le va a llamar a la comadre, después oigo como la comadre contesta la llamada y mi compadre le dice, observa como se mueve la comadre, aprende para que me lo hagas igual, yo me movía mas fuerte para presumir mi talento, levemente oigo la voz de mi comadre diciendo que me veía muy buena y yo con voz caliente y bromista le grito (sentada en una vergota) no me veo buena comadre ESTOY BUENISIMA! Carcajadas y sigo con mi ritmo, mi compadre sigue grabando mi desempeño así que aprovecho para gritarle a la comadre que ya venga porque tengo ganas de chupárselas de nuevo, mas carcajadas y me dice que esta ocupada pero que mas tarde viene conmigo. Se corta la comunicación y sigo moviéndome delicioso, en eso mi compadre me dice que quiere que me siga moviendo así pero el quiere metérmelo por el culito. Yo ni lo pienso, en cuclillas me levando un poco y me ensarto ese tremendo pingon en el culo. (siempre mi marido me lo ha pedido y jamás se lo doy por miedo al dolor) hoy yo sola me meto la verga mas grande del mundo y me muevo como toda una prostituta. Mi compadre no dura mas de 5 minutos cuando ya esta llenándome de leche hasta el fondo de mis entrañas. Yo me desvanezco de cansancio y placer y me dejo caer boca abajo contra la cama, mi compadrito me mete los dedos en mis orificios que aun palpitan como un corazón. Me rio como de nervios o satisfacción o no se de que, pero mi compadre también se ve feliz, en eso recuerdo que tenemos una comadre y le digo que ya me estoy preocupando porque esta sola en el bar, mi compadre me pide que me vista y fuéramos a beber un trago con ella y traerla de nuevo. Yo comienzo a vestirme, pero mi compadre me pide le regale mis calazones (una tanga blanca) obvio le dije que, si y a media rodilla se regreso la tanga para abajo, se la regale gustosa.
Bajamos a los bar tomados de la mano y muy cariñosos, era una sensación indescriptible, era como cinismo, libertad, lujuria, se abren las puertas del elevador y yo agarrada de la verga de mi compadre (por encima del pantalón) parados junto a la barra frente al elevador veo a mi comadre y a mi marido tomando un trago de ron. Me quedo petrificada y atónita, no se que esperar o que decir, ellos muy sonrientes me saludan y mi marido me da un beso muy amable y sonriente, parecen estar todos de acuerdo, mi marido me dice al oído que me veo radiante, yo no se ni que decir, mi compadre pide una ronda de tequila y mi marido me toma de la mano y esta mas cariñoso que nunca, tomamos el tequila y platicamos un breve sobre la discoteca y varias trivialidades… risas y miradas, de pronto mi marido hunde su cara entre mi cabello y me dice muy al oído “oye mi amor, y si aprovechamos que ya estamos en un hotel y subimos a una habitación” yo sonrió y mis compadres lo notan, mi esposo se despide y les anuncia que subiremos a la habitación, mis compadres nos desean suerte y se despiden, nos vamos tomados de la mano y subimos a la habitación (en el camino a mi me tiemblan las piernas del cogidon que me dio el compadre) estoy muy confundida, no se si mi marido sabe mi aventura, no se si se cogió a mi comadre, no se si los demás están todos de acuerdo y yo soy la única que no se, mi marido no se ve molesto de ninguna manera, CAMINO ATERRADA DE INSERTIDUMBRE.
Entramos a la habitación y mi marido me come a besos en la entrada del cuarto, me baja el pantalón y nota que no traigo calzones, parece que no lo nota y se va directo a darme un sexo oral muy apasionado, yo no lo disfruto tanto porque mis partes aun siguen palpitando del episodio anterior, yo tumbo a mi marido sobre la cama y me le subo a cabalgarlo, me ensarto su yapara mi muy conocido y convencional pene, no lo siento, parece que no tengo nada adentro, el me pide que me gire y se lo haga viendo hacia los pies de la cama (lo hago con rapidez) y el termina eyaculando dentro de mi un tímido chorro de lechita. (muy poquita). Me besa muy rico, me abraza, me dice que se siente muy pleno de estar con una mujer tan perfecta como yo. (yo para ese momento solo estaba desnuda de la cintura para abajo, así que mi marido me pide que me quite toda la ropa, yo me giro y me quito la camisa y mi marido exclama de sorpresa y me dice “!wow tienes muchas mordidas en toda la espalda y nalgas! Me hace girar hacia el y mis tetas estaban repletas de chupetones. Se les queda viendo con atención y me dice con voz picara y lujuriosa “te has portado muy mal, así que te voy a castigar quiero que cruces el pasillo, toques en la habitación de enfrente y le regales a mi compadre también tu brasier. Eso me dio la certidumbre de que el sabia perfectamente lo sucedido, así que me relaje y cumplí el castigo, desnuda toque en la habitación de enfrente, en cuanto me abrió mi compadre (desnudo) le lamí un par de veces la vergota e inmediatamente y le regale mi braciere, luego me incorpore y volví a la cama con mi marido, cuando volví mi marido ya estaba erecto de nuevo y volvimos a tener sexo toda la noche.

Hemos hablado mucho del tema y siempre terminamos cogiendo muy morboso y rico, estas experiencias vienen a darle un fuego a nuestra relación, un fuego que estuvo a punto de extinguirse.
Hoy por hoy tenemos la rutina que cada 2 viernes intercambiamos roles con los compadres, o yo me voy a casa del compadre o el viene y mi marido se va con la comadre, los 4 disfrutamos mucho la experiencia y a mi marido le súper prende que yo le relate con lujo de detalles cada palabra o cada posición en la que me coge mi compadre.

3 comentarios en “COMPADRES ATREVIDOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: