De caliente con mi jefe

Cabe decir que lo que les voy a relatar es algo que sucedió en realidad, soy una joven de 24 años, hace aproximadamente tres años estuve trabajando en un hotel, el propietario del lugar es un hombre maduro de 45 años, por aquellos días había estado un poco molesta con mi novio y por alguna razón sentía que no me deseaba tanto, la verdad soy bastante caliente y necesitaba calmar mis ansias, una de las habitaciones era utilizada como almacén y por lo mismo no era frecuente que entraran muchas personas ahí, ese día me encontraba algo excitada pues me divertía el coquetear con mi jefe y al pensar en ello mi panochita se me humedecía constantemente. Fue entonces que me dirigí hacia esa habitación para masturbarme y tratar de calmar mis deseos, así que con mi sexo bastante caliente me metí al baño para no ser molestada y en caso de que entrara alguien tener la oportunidad de disimular la situación, me quite mi pequeña tanga y comencé a tocarme, afortunadamente para mi, ese día traía puesto un top y una falda, si bien no era demasiado corta tampoco era larga, pero si permitía verme algo sexy y atrevida. Cuando estaba dándome rico acariciando frenéticamente mi panocha y encontrándome bastante excitada con mis pensamientos morbosos alcance a escuchar como alguien entraba a la habitación por lo que pare y me salí del baño algo asustada, en ese momento vi que se trataba de mi jefe y con toda la calentura que aun traía y sin decir nada me dirigí hacia el lo tome de la mano, al parecer se dio cuenta de mi calentura por que me acompaño y sin ninguna objeción se sentó en una silla a un lado de una mesa, yo me subí a esta mesa y abrí mis piernas invitándolo para que me mamara mi panochita, tomaba su cabeza dirigiéndolo hacia mi clítoris, me subí el top y mis tetas deseaban su parte por lo que le pregunte que se quería chupar tetas a lo que inmediatamente se prendió de ellas, así pasaba de arriba hacia abajo chupando panocha y tetas haciéndome gozar de una manera bastante morbosa. Ese día sin querer pero con bastante deseo y morbo fue la primera vez que le puse los cuernos a mi querido novio, la verdad disfruto bastante el sexo con el, pero me gusta recordar lo caliente y morbosa que me portaba cuando trabajaba en el hotel lo que aun provoca que me moje bastante y logre unos orgasmos increíbles sobre todo después de que en la calentura cuando estamos cogiendo como locos, me anime a platicarle lo sucedido y por lo visto a el le provoca bastante ya que me coge durisimo cuando le digo todas las cosas calientes que hacia con mi jefe, espero que les guste… Besitos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: