EL PROFESOR Part1.

EL PROFESOR Part1
Hola soy León, pareja de Miss Kitty. Una de las fantasías, más recurrentes, que me ronda la cabeza y me hace sentirme, totalmente cornudo, es el ver como el profesor de Miss Kitty (antiguo amante, antes de que fuéramos pareja) se la folla en mi presencia. Hemos hablado a menudo de él, de lo bueno que era con el sexo, de donde lo hacían, de lo puta que se sentía, de la polla gustosa que tenía, en fin, de la relación que mantenían. Algo que lejos de enfadarme o molestarme, me excita sobre manera, a pesar de haber tenido algún momento, en el cual, me he sentido muy celoso, como una vez, al principio de nuestra relación, que me comento, que él tenía una pareja y le había preguntado que si la apetecía tomar un café con ellos. Yo le dije, que no me parecía mal y Miss Kitty me contesto, que, si iba, terminarían follando. Eso me puso muy alterado, superceloso. Pero inevitablemente, era decisión de ella, ir o no ir. Al final, termino por no ir y desde entonces, no se han vuelto a ver, aunque si a comunicar, algunas pocas veces. Pero esa etapa de celos, hace tiempo que termino y dejo paso, a mi imaginación y a la excitación que me produce, cada vez que ella me lo nombra. Ella a veces, entra en el juego y me cuenta o me compromete con algo (la verdad, menos veces y con menos detalles, de lo que a mí me gustaría) y otras, cuando lo nombro yo, parece que le disgusta. Todo depende del día o momento.
Bueno, pues lo que voy a narrar aquí, acontece a un entre, sueño de esta noche y fantasía, que lleva un par de días en mente.
Todo surge a raíz del otro día en la playa, cuando yo la dije, que yo me fijo en la polla de los hombres, no en los hombres. Y ella me dijo, pues te hubiera gustado la polla del profesor. Automáticamente sentí ese calorcito, que provocan los celos y una tremenda excitación. Ante ese comentario de ella, yo queriendo sacar más detalles, de cómo era esa polla, que tanto le gusta, la dije, que lástima que no conserves ninguna foto de ella y ella contesto, pues si, no conservo nada, borre todo por miedo a que mi pareja de aquella época, lo descubriera. Pero si quieres, me pongo en contacto con él y quedamos en un club liberal, para que te la enseñe. ¡Otra vez! Calorcito, por los celos y tremenda excitación, con erección demostrativa. A continuación, me pregunto, y si me quiere follar, ¿tú que dirías? Creo que hasta balbucee y todo. Se me agolparon 1000 ideas en mente. Se que todo forma parte del juego y que ella, no haría eso, ni quedar, ni follarselo. Pero siempre queda la duda y eso es lo que me pone cachondo.
El caso, es que luego, he ido insistiendo sobre el tema y poniéndola en compromiso, de que haría ella, si accedería, etc.…
Hasta que se cansó y me corto el rollo.
Luego, otro día, pidiéndola que me contara detalles, sobre esa polla y sobre alguno de sus encuentros con él, me pregunto: ¿te gustaría oírlo de el?
¡La polla me dio un salto y eso que la tengo enjaulada! Al instante pensé, que se habían puesto en contacto o algo así. Y se lo pregunte, pero tal vez de forma poco sutil y se volvió a estropear el tema. Y ya no se ha vuelto a hablar de él, pero como os digo, mi medio sueño fantasía, se ha producido esta noche.
Vamos a ello.
Ese día, nos levantamos temprano. Nos habían hablado de una playa nudista en Cullera y estábamos dispuestos a conocerla. Nos preparamos nuestra neverita y un picnic. Cogimos el coche y nos fuimos hacia la playa. Por el camino, íbamos hablando de la playa y de lo que nos podíamos encontrar. Yo tenía entendido que era una larga playa de arena dura ideal para caminar y lucir tipo. Jeje. Miss Kitty, llevaba uno de esos vestidos que tanto me gustan, con botones por delante y cortitos. Cuando los lleva, de vez en cuando, le entra la vena exhibicionista y se levanta la falda o se desabrocha algún botón. Ese día, al pasar por al lado de un autobús por la autopista, se subió la falda, revelando que no llevaba nada debajo. Menudo subidón me dio, jeje. Ya estaba cachondo pensando en lo que nos íbamos a lucir por la playa y encima esto. Pues la polla se me puso morcillona. Y ella se tocó durante un ratito. Ya llegando, al atravesar la ciudad, se volvió a remangar el vestido y se abrió un par de botones del pecho, sacándose una tetita. Le dije en cachondeo, en cuanto vea a un tío, me paro para que le preguntes por donde ir. Y así fue, a unos 200m. vi a un chaval joven y me acerqué para que Miss Kitty, pudiera preguntarle donde estaba la playa nudista. Miss Kitty, me miro con cara de sorpresa y se compuso el vestido como pudo, pero solo la deje bajarse la falda y esconder su tetita. No la deje abrocharse, con lo cual, sus pechos podían verse y más al bajar la ventanilla, porque corría una brisa que movía el escote.
Llame al chaval y le pedí que se acercara. Le dije a Miss Kitty, pregúntale, y ella se volvió hacia él y le pregunto. El chaval puso los ojos como platos y bastante nervioso, se puso a dar explicaciones. Yo veía su interés por el escote de Kitty y por sus piernas, así que puse la mano en su cadera y empecé disimuladamente a levantar la falda. Pare justo cuando desde mi posición podía ver el nacimiento de los labios del xoxito de Kitty. Y el chaval, empezó a moverse, buscando un mejor angulo de visión. Cuando Kitty se dio cuenta de la maniobra, instintivamente se volvió a bajar el vestido. El chaval continuo con las explicaciones. Al terminar, Miss Kitty, le dio las gracias y me miro. El chaval se dio la vuelta e iba a retomar su camino cuando Miss Kitty se volvió y le dijo, una última cosa. Me quede sorprendido. La mire y el chaval se acercó. Ella de repente, se subió la falda y abrió las piernas, ¿te gusta mi coñito? Le pregunto. ¡Al chico casi le da un infarto y rojo como un tomate respondió, es precioso! A lo cual ella, le dijo, gracias y le tiro un beso. Arreglándose otra vez el vestido, se volvió a mí y me dijo, ¡vamos a esa playita! Menuda erección tenía yo. Y con cara de gilipollas, me puse a conducir hacia la playa. Ella riéndose, me dijo, ¿te ha gustado? La conteste me has puesto a cien, solo te habría faltado haberle dicho, toca lo suave que es. Ella riendo, me dijo, ¡eso a la próxima!
Ala, ya tenía yo otra vez, semillas para mi imaginación. Sabía que no sería capaz de hacerlo, pero con decírmelo, mi imaginación, se desbocaba.
Llegamos a la playa y antes de cargar con todos los trastos, le dije que si dábamos una vuelta a ver como estaba el lugar. Me respondió que vale y cogí solo la mochila pequeña vacía y puse las llaves y la cartera, había leído que había un chiringuito y me apetecía primero una cerveza, que el viaje había sido muy caliente. Jejeje.
Pasamos unas dunas, que nos impedían la visión y vimos la playa. ¡¡¡¡Guau!!!!
Era espectacular y no había mucha gente, era un día entresemana y se notaba. La arena era llana y dura, y el mar estaba en calma, se veían parejas o grupos dispersos y al final de la playa un chiringuito donde se veían algunas personas desnudas. No había ningún textil y eso mola. Le conte a Kitty, que quería una birra y me dijo que vale, que nos desnudáramos y metiéramos la ropa en la mochila y fuéramos paseando por la orilla. Y eso hicimos. ¡Qué buena estaba el agua, dios! Se veía gente jugando a la pelota, otros tomando el sol, algunos paseando, en fin, lo que se ve en cualquier playa, solo que desnudos. ¡Superguay!
Nos encaminamos hacia el chiringuito, por la orilla, mojándonos los pies, cuando de repente, Miss Kitty se paró en seco. Se volvió hacia mí y yo extrañado, le pregunte, que era lo que pasaba. Me dijo muy bajito: ¿ves a ese grupito de cuatro personas? ¿Le dije si, y? ¡Pues que el calvo, es EL PROFESOR! Joder, casi me da un infarto. Por un momento, estuve tentado de darme la vuelta y decirle que nos fuéramos. Pero mi polla, apuntaba como una brújula, a la situación que estaba a punto de suceder.
La conteste, pues vale. ¡Habrá que saludarle! ¡Me miro y me dijo, ok! Se dio la vuelta y continuamos caminando. Al llegar a su altura, él se quedó mirando a Miss Kitty y al ver que ella se paró y sonriente le dijo, Hola, profe, ¿qué tal? ¡Cuánto tiempo sin verte! Él se levantó y viniendo hacia nosotros, dijo: hola Miss Kitty, que tal estas? Que alegría. ¿Qué haces por aquí? Yo me quede mirándole, jeje, mejor dicho, mirando su polla. Era un tipo que sin marcar musculo se le notaba atlético, un poco más alto que yo, pelado, cosa que me extraño, pues a Miss Kitty, le vuelven loca mis pelos. Y tenía una sonrisa muy agradable. Por su caminar, se le notaba muy seguro de sí mismo. Su polla, sin ser un badajo, le colgaba alegremente, moviéndose al compás de su caminar. Llego a donde estábamos y se acercó a darle dos besos a Kitty. Ella le miro y abrazándole, le dijo, que bien te conservas profe. Él dijo, lo mismo digo. Al abrazarse, me pareció percibir, que la polla, se le alegraba. Desde luego, a Miss Kitty, se la notaba algo nerviosa, pero el parecía estar muy tranquilo. Ya volviéndose hacia mí, se presentó, soy el Profesor. Yo le conteste, soy León, la pareja de Miss Kitty. (Por dejarlo claro desde el principio, jejeje). Le contamos, que habíamos ido a esa playa porque nos habían dicho que estaba muy bien y que teníamos libre en el trabajo. El a su vez, contesto que iba a esa playa, a menudo, porque le pillaba cerca de su trabajo.
Yo algo de eso me había imaginado, por eso había buscado esa playa por internet, por la cercanía a su trabajo y por qué Kitty, me había dicho que le gustaban las playas nudistas. De hecho, a ella la llevo varias veces a una que tenemos cerca de casa. Y si, allí también habían follado.
Miss Kitty le dijo que íbamos al chiringuito a tomar una cerveza, que si se venía. El contesto, que encantado, pero que primero tenía que disculparse con sus acompañantes. Le dijimos que le esperábamos. Y él fue hacia ellos. Miss Kitty, sonriendo, me pregunto, ¿cómo estás? Yo conteste, bien. ¿Y tú? Nerviosa me contesto. ¿Por? Por qué no sabía si te ibas a poner celoso al conocerle. Yo le respondí. ¿Por? Tampoco es gran cosa el tipo. Y ella muy rotunda, me dijo, pero folla como un maestro y tiene la polla más gustosa que he probado en mi vida. Uff, se despertaron los celos y la excitación, me di la vuelta, para mirar a otro lado, porque notaba que mi polla se estaba poniendo morcillona. Kitty me dijo y eso? Y dándome un beso, me pregunto, ¿te estas excitando? ¡Cabrona, bien sabes que sí! La dije. Mire hacia el grupo del profesor y estaban de pie todos. Eran dos hombres y dos mujeres. El hombre era más alto que el profesor y fornido. Tenía un culo prieto, de gimnasio y una buena polla. Ellas eran ambas muy parecidas. Sobre un 1.65cm una morena y la otra rubita. Estaban de cuerpo similar, pero la morena tenía unas tetas y un culito espectacular. De repente el profesor se giró y dijo acercaros que os presente. Todos tenían una mirada picara y una medio sonrisa. Llegamos a ellos y nos presentó. Al final, la morena resulto ser medio novia del profesor y los otros eran pareja. Ellos se quedaron allí y la morena y el profesor, se vinieron. Bueno, eso me jorobo bastante, porque al venir ella, no podía intentar provocar alguna situación de roce o de dejarles sentarse juntos a Miss Kitty y al Profesor. Íbamos caminando los cuatro juntos y sin darnos cuenta Kitty y el profesor se adelantaron y nosotros quedamos y un poco más rezagados. Era curioso la sensación que me provocaba ver a Miss Kitty desnuda, caminado al lado de su mejor amante, también desnudo. Me estaba empezando a calentar y a pervertir. De repente María, que así se llamaba la morena, me pregunto que cuanto llevábamos juntos, le respondí que alrededor de unos cuatro años y ella me comento, nosotros también algo así. Seguimos charlando y me resulto una chica muy simpática. Por fin llegamos al chiringuito. Al final, no se cómo, yo me senté al lado de María y el profesor al lado de Miss Kitty. Ósea estábamos frente a frente. Yo frente a Kitty y el frente a María y al lado de Miss Kitty. Nos pedimos unas cervezas y Kitty un Martini. Estuvimos hablando de cosas varias como trabajo y demás. Y así fui viendo que eran una pareja muy liberal. De hecho, me resulto fuerte escuchar al profesor decirme, bueno León, ya me ha puesto en antecedentes Miss Kitty, de que sabes que fuimos amantes. A lo que yo conteste, pues si, me ha ido contando un poco. De hecho, no sé si te habrá dicho, que eres la inspiración para alguna de mis fantasías y que eres todavía dueño de su culito, dice que como se lo follabas tú, no ha habido nadie. Se hizo un silencio, mire a Miss Kitty y estaba roja como un tomate. El me miro y con aplomo, me pregunto, ¿y no te importa escuchar eso? A lo que yo conteste, la verdad, al principio, sí. Pero con el paso del tiempo, se ha convertido en un juego. Es más, me encantaría que me explicaras como hacerlo, siempre y cuando a María no le importe. Miss Kitty, estaba muda. Creo que nunca se habría imaginado que yo fuera a decir eso. El profesor me contesto, eso no se puede contar, hay que demostrarlo y para eso, tenéis que estar los dos de acuerdo. A mí, me encantaría volver a probar el culo de Miss Kitty, por que tampoco he probado otro mejor. Y por María, sin problema. Ella era la chica que le había preparado a Miss Kitty, para hacer el trio, cuando ya estaba contigo. Se volvió a Miss Kitty y le dijo, igual que el chico con el que nos has visto antes. Él era el amigo que había preparado para el trio aquel, que al final no cuadro. Mi polla estaba a punto de explotar, maría se dio cuenta y riéndose dijo, veo que, por parte de León, no hay problema. Falta que Miss Kitty, se decida a dejarme probar su coñito, mientras que tu profesor le follas el culo. León mientras, puede o fijarse bien y aprender o follarme el coñito. Eso ya lo iremos viendo.
Miss Kitty, tragando saliva, respondió, dejadme que hablemos León y yo y os diremos. De momento, pasemos este día agradable en la playa y vayamos conociendonos mejor.
Continuará……

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: