El sauna con pileta, un martes a la mañana.

Fui a darme un baño turco a un spa para hombres. No tenia idea de hacer nada porque era un lugar legal. Me quede un rato en la pileta, el chorro del hidro en el culo como 15 minutos me calento. Fui al sauna y habia un señor grande, diria que mas de sesenta y cinco. Hacia mucho calor, el tipo estaba en bolas, empapado. Era panzon y lampiño, la pija no estaba a la vista (es lo primero que miro). Llegue y me tire un escalón abajo de él . Me corrí un poco la toalla para que asomara mi pija que no es nada especial.El me miraba, yo lo sentia aun con los ojos cerrados. La pija se paro un poco, me la acomode para que pudiera crecer. En un momento siento el pie de el gordo que pasa sobre la verga y me destapa del todo. Abrí los ojos. El viejo se estaba tocando la poronga. Nos empezamos a pajear mirandonos sin hablar.

“Acá no se puede, paremos”

“Vamos a un lugar tranquilo”

“Este spa es serio. No tiene teteras”

“Seguime….”

Salimos y subimos un piso. Entramos en un consultorio medico.

“Yo soy un amigo de la casa” me dijo.

Cerro la puerta con el pasador y me agarro de la cintura. Era enorme, de cerca era mas gordo de lo que me habia parecido. Tenia bigotes.

“Ahora si?”

Se agacho y se metio mi pija en la boca y chupó hasta que se paro del todo. Despues se metio los huevos adentro. Me gustaba verlo arrodillado.

Querìa probar hasta donde llegaba el viejo. Lo incorpore y fui bajando, pase rozandole la pija y baje hasta los pies. Se los bese, le echaba saliva, los escupia. Subi….hasta sus pezones enormes y las tetas gordas que tenia. Se los chupaba, el apretaba mi cara contra su pecho. Se lo mordi despacio. Me separo y nos miramos un instante. Me dio un beso de lengua, estuvimos asi como dos minutos. Lo di vuelta despacio, lo apoye contra la camilla. Abri sus nalgas y chupe su orto, lo escupia. Le meti un dedo, dos, tres……el se pajeaba.

“Segui, segui…” el viejo acabo entre gemidos.

Puse la mano en su verga y la saque llena de esperma.

Se dio vuelta. Estaba rojo, agitado.

“Me gusta lo que haces, pero esto no es nada.  Hacete la paja para mi”

Lo miraba a los ojos. Me excitaba que me miraba. Sin dejar de mirarme me paso el brazo entre las piernas y me metio un dedo enorme en el orto. Me gustaba mucho, lo empezo a mover.

Cuando estaba por acabar, abrio la boca para esperar mi leche. Le explote en la cara. Lo que entro en su boca se lo trago, no lo escupio.

Salimos y nos quedamos charlando un rato mas. Nos cambiamos juntos y en el vestuario nos pasamos los telefonos. Cuando nos despedimos me robo un beso.

Volvimos a encontrarnos en el mismo sauna. Pero el viejo vino preparado. Tenia razon, era mas degenerado que yo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: