EN LA OFICINA

El grito se pierde en la mordaza que te he puesto. Aquel día que te vi por primera vez, tuve esa sensación que llegaríamos a esta situación. Fue el primer día en tu nuevo trabajo. Se notaba que estabas inquieta y con cierto temor a tus compañeros. Un tanto insegura de como comportarte, intentaste ser invisible ante los demás. Para mi suerte, el camino entre tu escritorio y tu jefe hizo que te viera pasar en repetidas ocasiones. Me llamó la atención tu paso inseguro, tu temor al que dirán. Supe que serías quien saciaría mis demonios en la oscuridad. Con los días pasar, fui conociendo tu forma de actuar. Tímida e insegura, solitaria y ausente de los demás. Perfecto animal de caza para este furtivo cazador. En cierto día, escuche a tu jefe ordenarte que deberías trabajar hasta que hubieses terminado con los pendientes atrasados. Yo hablé con mi jefa, para decirle que al día siguiente no podría llegar al trabajo, debido a una cita que tenía en el seguro. Y que me quedaría todo el resto de la tarde, para no dejar pendientes. Espere con inquietante paciencia, el momento para comenzar mi plan. Ya era tarde, de noche era y nadie mas quedaba en la oficina. Me acerqué a ti y te dije; Yo ya terminé y me pidió el jefe que cerrará la oficina al retirarme. – te pregunté- ¿Te falta mucho para terminar? Me respondiste – sin voltearme a ver- me falta aún bastante y no se si podré terminar. Deja te ayudo, para que podamos salir lo mas pronto posible. Temerosa, aceptaste mi ofrecimiento. Comencé a decirte como hacerlo y tu dócil obedecías sin preguntar. Al terminar, me dijiste que antes de irnos de la oficina, si te permitía ir al baño, antes de cerrar. Sabía que esa era mi oportunidad para poseerte. Espere unos minutos antes de entrar. Al verme dentro, paralizada quedaste sin saber que hacer. Te tome del brazo y te jale hacía a mí, te bese con ansiedad y mis manos a tus nalgas fueron, para manosearlas y apretarlas. Intentaste zafarte, sin poder lograrlo, tu cara de miedo solo acrecentó mi perversión. Te di una bofetada y te dije, serás mía en este momento quieras o no. Llorando me dijiste que te dejara ir, que no te tocara que no querías estas ahí. Eres una puta y harás todo que te ordene o vas a sufrir, dándote una bofetada otra vez. Te jalé del pelo hacia atrás y comencé a devorar tus pechos, sacándolos de tu blusa escotada, tu comenzaste a gemir. No, por favor me decías, pero tus pezones empezaron a erguirse, vamos putita se nota que te gusta, tus tetas se ponen mas duras al mamarlas con fuerza. Soy virgen, por favor no me hagas daño. Al escucharte decirlo, mi miembro se paralizó. Que rico te cogeré, hasta llenarte de mi semen. Te di vuelta y te subí la falda, arranque con fuerza tu tanga, para penetrarte en 4. Embestida tras embestida te cogí sin miramientos, tus ojos lloraban, mas tu sexo, se humedecía. Eres toda una puta zorrita, dices que no te gusta, mas tu concha se moja locamente. Veía tu cara en el espejo, como sufrías, pero sentía el calor de tu sexo como se corría. Te tome del pelo jalándolo hacia atrás, en cada metida que te daba. Tus tetas se movían con lujuriosos movimientos, provocando mas deseos por usarte sin miramiento. Eres mía puta, te repetía y tu comenzaste a decir que sí. Cógeme que necesito sentir, ya mi concha quiere explotar, déjame venir. Minutos de intenso vaivén, hasta que no pudiste mas y gimiendo sin cesar, te viniste, dándome tu jugoso placer. Terminaste jadeando con mi miembro dentro de ti. Lo saqué, te ordené hincarte frente a mí. Abre la boca perra que te comerás mi ser. Con tus ojos desorbitados, en tu boca te la metí. Me la chupaste hasta venirme en ti, Intentaste evitar que no me viniera en tu boca, mas con mi fuerza evite que sacaras mi miembro y finalmente termine viniéndome dentro de tu boca hasta la ultima gota tuviste que tragarla. Te abrochaste la blusa, te acomodaste la falda y nos salimos de la oficina. A la salida, te dije, esta no será única vez. Eres mía cuando yo lo decida, bajando la mirada al suelo dijiste que sí.

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: