Juego de Bodas – Parte II (Mas Acción)

Parte I: https://www.relatosdesexo.xxx/juego-de-bodas-parte-i/#
Esta es la continuación de otro relato, donde cuento como en una boda, un cabrón se cogió a mi esposa mientras yo estaba esperándola.

Inmediatamente subo al asiento del conductor y empiezo a manejar para salir del estacionamiento mientras ella sube su pierna al asiento y lleva mi mano a su entrepierna, empecé a tocar su vulva, a sentir su sedosa vagina, recién depilada, bajé un poco mi mano y al tocar sus labios, encontré que estaban totalmente mojados, masajeé su clítoris y empecé a introducir un par de dedos en su vagina mientras manejaba, empezó a jadear y me contó:

– Nunca te había platicado acerca de Eddie, íbamos en la prepa, la verdad me llamaba la atención, era el típico chico rebelde, con el pelo largo, tocaba la guitarra en una banda y todo, en una ocasión cuando tenía como un mes de haber cortado con Iván, asi que teníá 18 años, coincidimos en una fiesta, platicamos, bailamos y nos besamos, yo ya me tenía que ir y me ofreció raite, tenía una panel en la que me dijo que transportaban el equipo de la banda, camino a mi casa le dije que parara en el parque, ya sabes cual, al que íbamos cuando éramos novios.
– A todos te cogías en ese parque verdad? – interrumpí

Solo me lanzó una mirada seductora y continuó.

– Nos besamos y nos pasamos a la parte de atrás, yo estaba super caliente, nos tiramos en el piso, me quitó la ropa interior, me empezó a comer la panochita, me tenía bien mojada, me metió un dedo, mientras me seguía comiendo y masajeando mi clítoris con su lengua, hasta que me hizo venirme super rico
– En cuanto recuperé el aliento le rogué que me cogiera, quería que me diera durísimo, tenía más de un mes sin coger, el se levantó, se quitó la camisa, me acuerdo que estaba bien marcado y me dijo que siempre me había querido coger, yo me hice hacia enfrente, me quité la blusa y el bra, lo besé, y me incliné hacia atrás, el se apresuró a desabrocharse el cinto y bajarse el pantalón mientras se ponía sobre mi, me empezó a besar y apretar las tetas con una mano, mientras con la otra, ponía su verga en la entrada de mi vagina, empezó a entrar poco a poco y fue cuando empecé a sentir mucho dolor, voltié hacia abajo y fue cuando me di cuenta, yo nunca había visto una verga asi de grande y gruesa, yo no tenía experiencia, solo había cogido con Iván hasta ese momento, aparte, estaba bien chiquita, recuerdas que usaba pantalón 00.
– A pesar de lo calientes que estábamos, no pudimos lograr que entrara sin que yo me retorciera de dolor, me puse encima de él y tampoco, ni de perrito, de ninguna forma y la verdad que lo intentamos, terminé haciéndole una mamada, se sentó en una silla pequeña que traia atrás y te lo juro, yo tenía su verga agarrada con las dos manos y sobresalia una parte que yo estaba mamando
– Me quitó las manos de su verga, se agarró la base con una y con la otra me agarró del pelo y me agitó mientras se venía a chorros hasta el fondo de mi garganta, tragándome lo que pude y escupiendo otro tanto.
– En cuanto terminó de venirse, me soltó del cabello y sacó su verga de mi boca, yo me tiré al piso todavía tosiendo y ahogándome con su semen, el se puso la camisa y el pantalón se pasó hacía enfrente y empezó a manejar conmigo tirada atrás encuerada, toda llena de mecos, nunca me había sentido tan puta y ni había cogido.
– Cuando menos lo esperé, me dijo que ya habíamos llegado a mi casa, que me bajara porque tenía que ir a tocar.
– La verdad me enojé, me vestí rápido y con mi ropa interior me limpié la cara y todo lo que pude, me bajé y entré a la casa, lo bueno que mis papás ya estaban dormidos y no me vieron, me metí a bañar y recuerdo que me estuve masturbando toda esa noche, y siempre se me había antojado cogerme esa verga.

Yo seguía manejando por la carretera, con la verga super parada, mi mano empapada de sus jugos y le pregunté:
– Entonces, ¿siempre se te había antojado?
– Si – me dijo mientras se inclinaba hacia mi
Me empezó a agarrar la verga, al sentirla completamente erecta me dijo:
– Si te calentó esa historia, espera a que escuches lo que pasó ahorita – mientras me la sacaba del pantalón y la ponía en su boca.

En la siguiente parte, les voy a contar finalmente lo que pasó en la boda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: