La recepcionista vengadora

Les contare la historia de mi aventura con la joven recepcionista con unas tetas en crecimiento y unas caderas de lujo, resulta que el Lunes pasado la regresaron ya que llego 1 hora tarde y el jefe no le permitió quedarse, yo en ese momento estaba saliendo ya que tenía que ir a visitar a un cliente en Querétaro una ciudad cercana a la ciudad de México, pero que toma 2 horas llegar.
Por lo cual al estar en elevador se dio el siguiente dialogo:
Yo: Hola Lucia como estas ya me voy corriendo a Querétaro con el cliente y bromeando le digo gustas ir?
Lucia: Pues no tengo nada que hacer si te acompaño
Yo: Bueno pues vamos, pensando que estaba siguiendo la broma pero grande fue mi sorpresa que ella responde
Lucia: Claro, así me sirve el viaje para distraerme, no te molestare solo no quiero regresar a mi casa hasta muy tarde, ya que no quiero estar ahí.
Yo: Listo pues vamos por mi auto.
Ya estando en el auto, ella estaba bellísima con una falda muy holgada y mostrando sus piernas grandes y torneadas y un escote lindo, en el transcurso del viaje ella me conto como esta muy enojada con su novio porque la había engañado con otra mujer y que por eso no quería estar en su casa porque seguro trataría de ir a buscarla.
A media hora de llegar recibo la llamada del cliente informando que ya no me podría recibir que se disculpaba, por lo cual lo que hice fue invitar a esta chica linda que llevaba a mi lado a un desayuno, ella acepto y estando ahí ella me conto más acerca de ella y pude deducir que le gustaba por cómo me coqueteaba y como se comportaba y se me ocurrió decirle que si le gustaría regresar a la oficina a lo cual ella respondió que no, pero que si no había otra opción pues no ni modo. Por lo cual se dio el siguiente dialogo:
Yo: Se me ocurre que podríamos ir a nadar un rato a un lugar que está muy cerca de donde estamos.
Lucia: pero nadar lo dudo no tengo ni traje de baño y ni dinero traigo.
Yo: No te preocupes ahí siempre hay tiendas que venden trajes yo te lo compro, solo sería algo rápido.
Ella: Bueno pues si tú ya lo conoces adelante, pero te advierto que no sé nadar muy bien.
Yo: Igual no te preocupes existen unas albercas muy bajitas yo tampoco sé nadar muy bien.
Por lo cual terminamos nuestro desayuno y me dirigí a un Hotel que conocía que tenía la posibilidad de rentar una habitación y también albercas termales.

Ella pensaba que era un balneario, pero se sorprendió al ver que me dirigía al Hotel, yo le asegure que no era lo que ella pensaba y que en realidad ahí había albercas y que además lo que haría era rentar una alberca termal.
Ella con un poco de desconfianza pero sin decir que no me siguió la corriente y fuimos a rentar la alberca termal con el cuarto contiguo, por lo cual le muestro como la alberca termal, estaba contigua al cuarto del hotel, ella se da cuenta que es un cuarto totalmente privado y donde solo es cuestión de meterse al agua, por lo cual pasando un rato y viendo como estaba el agua calientita, se presenta el siguiente dialogo.
Yo: Tratando de bromear le digo, pues yo creo que al ser alberca privada ya mejor ya ni compramos traje de baño.
Lucia: Como crees, eso no
Yo: Pero nadie te vera y de todos modos si traes ropa interior no será problema no nos vamos a desnudar o sí?
Lucía: Pues no pero no pensaba que fuera esto y dijiste que comprarías traje de baño.
Yo: Pero Luci aquí nadie nos va a ver que estamos en ropa interior solo que te moleste verme en calzones.
Lucía: Bueno pero voltéate, deja pruebo quitándome mi falda.
Yo: OK, me volteo y siente que rica está el agua, yo de inmediato me quito mi pantalón y meto los pies a la alberca, pero sin meterme.
Lucía: Ya me quite mi falda y ya están mis pies en el agua.
Yo: Bien ya me voy meter ya me quite todo solo estoy en calzones, por lo cual al meterme me acuerdo y le digo, espera no te metas.
Lucía: Pero que paso.
Yo: Lo único que no pensé es que si me meto en calzones luego como le hare para regresar con los calzones puestos?
Lucía: Ya vez te dije.
Yo: Pero tú tienes la opción de mejor quitarte todo, recuerda que de todos modos yo no te veré, pero podrás ponerte tu ropa interior de regreso.
Lucía: Ay eso no se vale, ya vez te dije, pero bueno voltéate no veas y lo hago.
Cuando ella va regresando toda desnuda no puedo dejar de verla, pero ella se da cuenta y grita y se rie, se pone roja pero sigue caminando y yo viendo desde la alberca como se va metiendo y viendo como tiene una vagina bien peluda como una selva negra. A lo cual ella como no queriendo me abraza y me dice.
Lucia: Tengo miedo?
Yo: de que Luci, no pasa nada si no sabes nadar yo te agarro, (pero lo que hago es tratar de llevarla más y más al lugar más alto de la alberca, pera que no tenga otra opción más que agarrase de mí), cuando ya no tenía otra opción más que abrazarme.
Luci: Ya no piso nada, solo estoy agarrada de ti, incluso solo puedo tocar tus pies.
Yo: (Ya estábamos en el punto exacto), yo te abrazo no te voy a soltar.
Por lo cual ya no la solté y seguí abrazándola con mis brazos alrededor de lla y con esas aguas termales aumentaba más y más el calor, hasta que de repente le pude decir, lo linda que estaba, que ella no sabía lo bonita que estaba y que su novio era un tonto al no saberla aprovechar, que yo la cuidaría, por lo cual ella de repente se acercan nuestras bocas y nos besamos apasionadamente, yo tocando todo su cuerpo y no dejamos de reírnos, vernos a los ojos y besarnos, por lo cual le sugiero que si no le incomoda, la invito a pasar al cuarto contiguo porque ya estábamos casi quemándonos y que era hora de bañarnos.
Ella acepta y saliendo logro admirar como con su cuerpo mojado, su vaginita de largos pelos caídos estaba bien linda y esos pechos grandes de pezones rozados, estaban bien levantados y firmes.
La agarro de la mano, no la suelto y logro llevarla a la cama, cuidadosamente logro empezarla a secar con una toalla, besándole el cuerpo y diciéndole que era muy bella que le agradecía que me dejara besarla que la amaba, que me gustaba mucho, y poco a poco al secarla le digo tu déjate llevar yo te voy a tratar muy bien como toda una damita te enseñare muchas cosas lindas, por lo cual al secarle su vaginita veo como sus pelitos se vuelven todos chinitos y como un colchón de algodón, le dijo acuéstate, cierra tus ojitos y por favor abre tus piernitas para secarte bien y logar enseñarte unas cositas, ella se acuesta y entonces puedo saber que puedo empezar a succionar esa vagina lentamente, teniendo en mis labios sus jugos vaginales con un olor bien rico, ella empieza a gemir poquito pero disfrutando, por lo cual al ya tener su vagina bien mojadita, me levanto y le meto lentamente mi miembro bien erecto y ella empieza a abrir sus ojitos y viéndome a los ojos bien enamorada, le digo te gusta y ella responde que SI. Con lo cual logro ver que ya la tengo donde queríamos.
Entonces después de voltearla como perrita y tomarle su cabello y follarla bien rico, le digo, te voy a enseñar algo adicional, y ella pregunta que me vas a enseñar?
Pues tu solo cierra tus ojos y confía en mí, por lo cual empiezo poco a poco a meterle mi dedo pequeño en su culito que estaba bien cerrado y ella empieza a decir, no te pido que no ya lo intento me novio y no me gusta, pero yo le digo tu novio es un pendejo tu confía en mí solo te digo que será lentamente y si no te gusta tú me tienes que ir diciendo si todavía quieres que vaya más despacio.
Empiezo a meter poco a poco mis dedos, lubricando poco a poco su culo y abriéndolo, cuando después de 20 minutos ya estaba dilatado y ella estaba puesta ya pude empezar a meterle la verga poco a poco.
Ella me sorprendió porque al meterle por el culo ella empezó a gritar y diciendo se siente diferente, le digo si déjate llevar, solo déjate llevar y ella me responde que sí que lo intentara y que confía en mí.
Por lo cual después de otros 10 minutos, ya logro meter completamente la verga en ese culo ya bien dilatado, ella gritando de placer y yo empiezo a decirlo cosas más sucias y ella respondiendo que sí, le digo que es una linda chica cabrona, ella si soy tu cabrona, eres mi perra, ella diciendo si soy tu perra, yo diciéndole que le encanta la verga y ella gritando si me encanta la verga, yo diciéndole que su novio me agradecerá lo que le he enseñado y ella si ese culero sabrá lo que tú me has enseñado. Yo diciéndole que le gusta coger mucho y ella diciendo si me gusta coger. Para terminar cuando ya estoy a punto de venirme, la volteo y le digo que me voy a venir en tu selvita de pelos, ella abre sus piernas y logro lanzar toda mi leche.
Por lo cual quedamos los dos tirados en la cama y después de una hora de descansar le digo que vayamos de nuevo a la alberca termal, por lo cual me dice que sí y la llevo de nuevo a la alberca, pero ahora ya estando en la alberca la logro ensartar de nuevo y ella se monta en mí, empezando de nuevo la escuela del amor.
Desde el pasado Lunes cada vez que llego a mi trabajo ella me recibe con una gran sonrisa de felicidad y siempre me coquetea y está deseosa de volver a coger conmigo.

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: