La trevesti que nos enseño

Les contare la historia de cómo mi mujer le gusto estar con una travesti negra que conocimos en Cali Colombia.
Resulta que me una vista a Cali, salimos de fiesta en la noche a bailar salsa, cuando llegamos al lugar y teníamos unos 10 minutos, nos percatamos de que había al lado una mesa con 3 travestis que estaban platicando y esperando ir a la pista a bailar, al poco tiempo empezamos a bailar y tomar.
A la hora ya mi mujer que siempre ha sido muy abierta de mente no tuvo ningún problema en hacerles la plática en especial con un travesti morena que se hizo su súper amiga, pero a las 2 horas sus amigas se retiraron y nos preguntó si podía quedarse un poco más ya que su casa estaba cerca y quería quedarse un poco más pero estar sola en la mesa no le gustaba, que si nos podía hacer compañía a lo cual mi mujer le contesto que sí, me miro y me dijo tu no digas nada, por lo cual yo seguí aunque un poco incómodo pero no se metió conmigo y seguimos platicando y al poco rato hasta bailando entre los 3. La travesti le comentaba a mi mujer que le encantaba el vestido que llevaba ya que era ondulado, muy suelto y que le encantaba como se le veían las nalgas a mi mujer ya que tenía un gran trasero y que le encantaría tener ese tipo de cuerpo a la travesti, a lo cual mi mujer ya con tantas copas se le ocurrió decirle que si por ella fuera se lo regalaba, a lo cual el travesti le tomó la palabra y le comento que nos invitaba a su casa y que la travesti también le podría regalar un vestido que seguramente le quedaría a ella y que si lo quería esa le pagaba a mi esposa el suyo ya que las 2 están muy altas como de 1.80.

Por lo cual al llegar a la casa le dijo dónde está tu baño, le dijo al fondo a la derecha y cuando mi mujer salió ya se había quitado el vestido solo quedado en bragas y brasier, por lo cual la travesti negra le dijo dame un momento regreso con tu regalo, por lo cual dijo por favor pasen al bar y tomen lo que quieran en lo que regreso, están en su casa.
Cuando abrió el cuarto contiguo la travesti ya estaba solo con una bata y con unos tacones, más altos de los que tenía anteriormente y de repente nos tomó de las manos a ambos, mi esposa y a mí y nos llevó a su cuarto nos dijo por favor se sientan y cierran sus ojitos, por alguna razón lo hicimos y de repente oímos que cierra la puesta y me dijo tu Alfonso te quedas callado un momento y con los ojos cerrados como unos 10 minutos yo te digo cuando los abras, y dijo por favor Sofia dile a tu marido que me haga caso y mi mujer me dijo hazle caso no nos va a hacer nada malo, cuando de repente, después de 2 minutos logro ver que este travesti ya no tenía puesta su bata y estaba dándole su verga a mi esposa, era enorme ya que es negro y era realmente muy grande, mi mujer cada vez que chupaba se volvía loca y me dijo por favor dame esta oportunidad cuando tú te encuentres una chica que te guste también te daré el gustito.
Yo dije que sí, pero que era mejor que me saliera, cuando de repente la travesti dijo no señor usted también tiene que gozar y todos vamos a gozar y eso se convirtió en una bacanal donde pronto ya toda la cordura se había perdido.
No me quedo a partir de ese momento yo también conocí cosas que antes no conocía y mi relación se volvió más abierta con mi mujer de lo que ya era, donde ahora ya los 2 buscamos de vez en cuando poder tirarnos lo que nos encontremos pero que estemos seguros de que nos gusta y que será algo que nos dejara cosas profundas en nuestro ser y experiencias que podremos disfrutar ambos y por cualquier lugar de nuestro cuerpo, sintiendo aquellas cosas que se vean bien y que nos calcen adecuadamente pero todo con limpieza.

Un comentario en “La trevesti que nos enseño

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: