Lucky y yo

Mi nombre es Rebeca tengo actualmente 29 años y quiero compartir una de tantas de mis experiencias sexuales , todo empezó cuando yo tenia 27 años pero se van a sorprender cuando les diga que no fue con un hombre, pues fue con el perro que tenemos en casa llamado lucky.
Entonces les cuento que en mi casa luego salen todos y me dejan solita, así que un día que estaba muy cachonda y me estaba masturbando en mi recamara, el perro que teníamos en casa( era un dálmata)estaba ladre y ladre, y pues Sali a callarlo pero como de costumbre se me paraba de manos, porque era muy juguetón así que me volví a meter a mi recámara, pero esta vez me quité la ropa y quedé solo en una tanga Blanca y seguí masturbándome pero volví a salir a callar al perro pero esta vez el perro se acercó a mi vagina y la olió y me lambio sobre la tanga, cosa que me gusto y ahí pensé que podría ayudarme a mi placer.
Entonces lo pasé a mi recámara, solo como espectador , y trataba de oler mi vagina, yo lo quite y lo saque de la recamara, y se quedo en la sala, regrese a seguir acariciándome y sin darme cuenta mi mente por unos momentos imaginaron la lengua de mi dálmata lamiendo mi vagina creo que me excite mas porque recuerdo que me salí de la recamara y lo acaricie, al principio fue algo discreto de mi parte, pues lo encontré en la sala y me senté en la orilla del sofá para acariciarlo mientras abría mis piernas para dejar que me oliera, yo tenia puesta mi tanga Blanca pero sentía como con su nariz empujaba la tela como queriendo oler mejor, creo que dude un poco, no recuerdo bien eso pero si recuerdo que termine por hacer a un lado la tela de mi tanga y dejar que su lengua me lamiera un poco y recuerdo claramente como me fui sintiendo cada vez mas excitada por las chupadas de lucky justo estaba en eso cuando escuche la puerta del portón de la casa cerrarse y supe que habían llegado, no hice nada mas que acomodar mi ropa y corrí a mi recámara y saqué al perro de la sala hacia el patio.
A los pocos días volví a quedarme sola , llame a lucky y lo lleve a mi recamara, me cambie la ropa por un vestido corto y me comencé a tocar, creo que lucky se acerco a mi cama pero no hacia nada mas que verme mientras yo me frotaba, el caso es que me senté en la orilla y llamaba a lucky para que se animara a lamer mi vagina y el no lo hacia, tuve que tomarlo de las orejas para empujar su hocico para que entendiera lo que yo quería que hiciera y honestamente no lo hacia como lo hizo antes, la verdad me decepciono un poco, así que seguí en lo mio ya sin prestarle atención a lucky cuando unos minutos mas tarde el se acerco a la cama de nuevo y ahora si trato de olerme, me volví a acomodar en la orilla y abrí las piernas mientras hacia mi calzón a un lado para dejarlo chuparme, me gusto tanto que mejor me quite los calzones y me comencé a meter un par de dedos en la vagina , mientras su lengua no paraba de lamer mis jugos vaginales, yo sacaba los dedos de repente para dejar que también los chupara y no se porque pero eso me excito mas que cualquier otra cosa hasta ese entonces.
Creo que fueron un par de meses donde cada que podía estar sola y andaba cachonda metía a luckya a la sala o a mi recámara para que me ayudara a masturbarme dándome unas ricas chupadas
Unos días después lo meti para masturbarme y estaba muy caliente yo pero la verdad es que la curiosidad me llevo a tocar su verga con mi mano y la sentí muy muy dura, era tan grande de hecho no me cabía en la mano , no era algo que me diera miedo así que lo comencé a masturbar como si se tratara de un hombre y mientras se restregaba con mi rodilla como queriendo cogerme por ahí yo sostenía su verga con mi mano y con la otra en mi vulva, poco a poco me comenzó a poner mas cachonda y se venia a chorros me excito muchísimo, tanto que me acomode aun en la orilla de la cama abriendo mis piernas lo mas que podía y casi sacando las nalgas del colchón para que lucky restregara su verga contra mi vagina la verdad era muy incomodo pero sentir como su verga daba ligeros piquetes en mi vagina gusto tanto que después de unos minutos yo me termine acomodando en el piso en cuatro patas ocea de perrito, recuerdo que no sabia si se podía que un perro se cogiera a una mujer pues nunca había visto una película de zoofilia ni nada parecido, pero es como un instinto un tanto animal que te hace saber que si se puede, el caso es que lucky trato de montarme varias veces pero no lo lograba, solo me daba piquetes con la punta de su verga, a veces en mi panocha y otras por mis nalgas, yo puse mi cabeza en el piso y con una mano trataba de tomar su verga y llevarla a mi vagina pero no podía, el se jalaba y se me escapaba su verga de la mano, estaba por levantarme pues pensé que seria imposible cuando lucky de nuevo trato y en ese intento logro meter su verga en mi vagina pero fue de un solo golpe y la metió toda, me dolió horrible y grite del dolor, pero no pude quitarme aunque intente hacerme hacia adelante pero estaba muy pegada a mi cama, dio como 3 o 4 empujones mas y se quedo quieto, el dolor se fue un poco aunque en realidad solo me dolió cuando entro tal vez porque no lo esperaba, el caso es que ya me estaba cogiendo y como ya estaba decidida y no me siguió doliendo lo deje que metiera su verga, me daba algunos empujones pero básicamente se quedo quieto pero para mi sorpresa su verga se comenzó a inchar y yo podía sentir como algo parecido a agua caliente me estaba llenando, vuelvo a aclarar que no tenia ni idea de como cogía un perro y menos que pasaba o si se podía que se cogieran a una mujer, me asuste y trate de quitarlo de encima de mi haciéndome a un lado pero me dolió, trate de tirarme hacia abajo pero de igual forma me dolía cada que trataba de que me sacara su verga, ya me estaba poniendo nerviosa, pensaba que pasaría si alguien de mi casa llegaba y yo no podía quitarme a lucky de encima y con una de mis manos comencé a jalar su verga para que se saliera de mi panocha y fue cuando sentí que tenia una bolota dentro de mi, la verdad el se quejo con pequeños chillidos pero yo ya quería sacarlo y cuando por fin pude, salto un chorro de liquido fuera de mi panocha y vi que lo que al principio era una verga delgada ahora era una cosa gorda, corrí al baño a lavarme y baje a traer un trapeador para limpiar, saque a lucky y me encerré muy preocupada, no para de pensar “que hice?, que hice? me voy a enfermar de algo”, la verdad estaba bien arrepentida porque pensé que me podía pasar algo y ese entonces no había internet donde pudiera consultar algo así, trate de calmarme y durante semanas me sentí preocupada pero poco a poco se me paso, aunque no volví a permitir que lucky se me acercara, ademas recuerdo que pensaba que estaba enferma por haber cogido con un perro, pensaba que si alguien se enteraba me meterían a un manicomio pero al mismo tiempo cuando me masturbaba no podía dejar de recordar como lucky me había cogido y me excitaba tanto que mientras me masturbaba muchas veces llegue a repetir en voz alta “que puta soy, soy una perra depravada que se deja coger por su perro” y obviamente llego el momento que no aguante mas y termine por volver a invitar a lucky a mi recamara y aunque al igual que la primera vez al principio no podía hacer que me penetrara tal vez porque tenia un poco de miedo de que me volviera a doler como la primera vez, cuando por fin lo hizo me dolió pero fue mucho menos intenso, incluso recuerdo que solo me hice levemente hacia delante pero ya no trate de quitarme, nuevamente fui sintiendo como se inchaba su verga dentro de mi y esa sensación de agua caliente llenándome, esta vez deje de preocuparme porque esta vez me penetró vía anal, sabia que estaría sola por horas en la casa y sabia que de alguna forma podría sacar su verga de mi ano si fuera necesario, así que me dedique a disfrutar de las cogidas de lucky y al igual que la primera vez, empujaba por unos momentos y después se quedaba quieto mientras yo aprovechaba cuando no se movía para con alguna de mis manos acariciarme la panocha y sentir como su verga estaba atorada dentro de mi ano recuerdo haber dicho varias veces en voz alta “así mi amor, así, cógete a tu rebe!! Asiii dame dameeeee que ricooooo y decir eso mientras me estaba cogiendo me llevo a sentir como una corriente de sangre caliente me recorría el cuerpo y como sentí una explosión dentro de mi que me hizo tener una especie de espasmos y que hacia que mi vagina y mi ano apretara y aflojara sin que yo pudiera controlarlo, el placer fue inmenso pero no sabia que estaba teniendo un orgasmo, no sabia que eso que sentía era un orgasmo solo me deje llevar y fue la primera vez que experimente tal grado de placer. No recuerdo exactamente cuanto tiempo duro esa sesión de sexo con lucky, creo que mas de una hora pero cuando termino y saque a lucky de mi recamara, mientras limpiaba todo el liquido que estaba en el piso no podía dejar de pensar en lo rico que había sentido y también recuerdo que seguía excitada pero no quería arriesgarme a que alguien regresara antes de tiempo. Lo único que no me gusto es que me di cuanta de algunos arañazos que me habia dejado en las piernas, tuve que esconderlos de mi familia usando pantalones por algunos días, pero sin duda valió la pena.
Con el paso del tiempo cada que podía dejarme coger por lucky pues lo hacia, aun cuando volví a tener novio lucky se mantuvo como mi amante secreto para las veces que andaba cachonda, aunque tarde mas de un año en animarme a chupar su verga y probar con mi boca el sabor de su semen con el tiempo lo llegue a hacer, aunque la verdad no era algo que me excitara demasiado sentía que hacerlo era como una forma de agradecerle por darme tanto placer y lo hice varias veces. Lucky fue mi gran secreto durante unos años hasta que yo tendría 29 años y unos meses.

Mi nombre es Rebeca tengo actualmente 29 años y quiero compartir una de tantas de mis experiencias sexuales , todo empezó cuando yo tenia 27 años pero se van a sorprender cuando les diga que no fue con un hombre, pues fue con el perro que tenemos en casa llamado lucky.
Entonces les cuento que en mi casa luego salen todos y me dejan solita, así que un día que estaba muy cachonda y me estaba masturbando en mi recamara, el perro que teníamos en casa( era un dálmata)estaba ladre y ladre, y pues Sali a callarlo pero como de costumbre se me paraba de manos, porque era muy juguetón así que me volví a meter a mi recámara, pero esta vez me quité la ropa y quedé solo en una tanga Blanca y seguí masturbándome pero volví a salir a callar al perro pero esta vez el perro se acercó a mi vagina y la olió y me lambio sobre la tanga, cosa que me gusto y ahí pensé que podría ayudarme a mi placer.
Entonces lo pasé a mi recámara, solo como espectador , y trataba de oler mi vagina, yo lo quite y lo saque de la recamara, y se quedo en la sala, regrese a seguir acariciándome y sin darme cuenta mi mente por unos momentos imaginaron la lengua de mi dálmata lamiendo mi vagina creo que me excite mas porque recuerdo que me salí de la recamara y lo acaricie, al principio fue algo discreto de mi parte, pues lo encontré en la sala y me senté en la orilla del sofá para acariciarlo mientras abría mis piernas para dejar que me oliera, yo tenia puesta mi tanga Blanca pero sentía como con su nariz empujaba la tela como queriendo oler mejor, creo que dude un poco, no recuerdo bien eso pero si recuerdo que termine por hacer a un lado la tela de mi tanga y dejar que su lengua me lamiera un poco y recuerdo claramente como me fui sintiendo cada vez mas excitada por las chupadas de lucky justo estaba en eso cuando escuche la puerta del portón de la casa cerrarse y supe que habían llegado, no hice nada mas que acomodar mi ropa y corrí a mi recámara y saqué al perro de la sala hacia el patio.
A los pocos días volví a quedarme sola , llame a lucky y lo lleve a mi recamara, me cambie la ropa por un vestido corto y me comencé a tocar, creo que lucky se acerco a mi cama pero no hacia nada mas que verme mientras yo me frotaba, el caso es que me senté en la orilla y llamaba a lucky para que se animara a lamer mi vagina y el no lo hacia, tuve que tomarlo de las orejas para empujar su hocico para que entendiera lo que yo quería que hiciera y honestamente no lo hacia como lo hizo antes, la verdad me decepciono un poco, así que seguí en lo mio ya sin prestarle atención a lucky cuando unos minutos mas tarde el se acerco a la cama de nuevo y ahora si trato de olerme, me volví a acomodar en la orilla y abrí las piernas mientras hacia mi calzón a un lado para dejarlo chuparme, me gusto tanto que mejor me quite los calzones y me comencé a meter un par de dedos en la vagina , mientras su lengua no paraba de lamer mis jugos vaginales, yo sacaba los dedos de repente para dejar que también los chupara y no se porque pero eso me excito mas que cualquier otra cosa hasta ese entonces.
Creo que fueron un par de meses donde cada que podía estar sola y andaba cachonda metía a luckya a la sala o a mi recámara para que me ayudara a masturbarme dándome unas ricas chupadas
Unos días después lo meti para masturbarme y estaba muy caliente yo pero la verdad es que la curiosidad me llevo a tocar su verga con mi mano y la sentí muy muy dura, era tan grande de hecho no me cabía en la mano , no era algo que me diera miedo así que lo comencé a masturbar como si se tratara de un hombre y mientras se restregaba con mi rodilla como queriendo cogerme por ahí yo sostenía su verga con mi mano y con la otra en mi vulva, poco a poco me comenzó a poner mas cachonda y se venia a chorros me excito muchísimo, tanto que me acomode aun en la orilla de la cama abriendo mis piernas lo mas que podía y casi sacando las nalgas del colchón para que lucky restregara su verga contra mi vagina la verdad era muy incomodo pero sentir como su verga daba ligeros piquetes en mi vagina gusto tanto que después de unos minutos yo me termine acomodando en el piso en cuatro patas ocea de perrito, recuerdo que no sabia si se podía que un perro se cogiera a una mujer pues nunca había visto una película de zoofilia ni nada parecido, pero es como un instinto un tanto animal que te hace saber que si se puede, el caso es que lucky trato de montarme varias veces pero no lo lograba, solo me daba piquetes con la punta de su verga, a veces en mi panocha y otras por mis nalgas, yo puse mi cabeza en el piso y con una mano trataba de tomar su verga y llevarla a mi vagina pero no podía, el se jalaba y se me escapaba su verga de la mano, estaba por levantarme pues pensé que seria imposible cuando lucky de nuevo trato y en ese intento logro meter su verga en mi vagina pero fue de un solo golpe y la metió toda, me dolió horrible y grite del dolor, pero no pude quitarme aunque intente hacerme hacia adelante pero estaba muy pegada a mi cama, dio como 3 o 4 empujones mas y se quedo quieto, el dolor se fue un poco aunque en realidad solo me dolió cuando entro tal vez porque no lo esperaba, el caso es que ya me estaba cogiendo y como ya estaba decidida y no me siguió doliendo lo deje que metiera su verga, me daba algunos empujones pero básicamente se quedo quieto pero para mi sorpresa su verga se comenzó a inchar y yo podía sentir como algo parecido a agua caliente me estaba llenando, vuelvo a aclarar que no tenia ni idea de como cogía un perro y menos que pasaba o si se podía que se cogieran a una mujer, me asuste y trate de quitarlo de encima de mi haciéndome a un lado pero me dolió, trate de tirarme hacia abajo pero de igual forma me dolía cada que trataba de que me sacara su verga, ya me estaba poniendo nerviosa, pensaba que pasaría si alguien de mi casa llegaba y yo no podía quitarme a lucky de encima y con una de mis manos comencé a jalar su verga para que se saliera de mi panocha y fue cuando sentí que tenia una bolota dentro de mi, la verdad el se quejo con pequeños chillidos pero yo ya quería sacarlo y cuando por fin pude, salto un chorro de liquido fuera de mi panocha y vi que lo que al principio era una verga delgada ahora era una cosa gorda, corrí al baño a lavarme y baje a traer un trapeador para limpiar, saque a lucky y me encerré muy preocupada, no para de pensar “que hice?, que hice? me voy a enfermar de algo”, la verdad estaba bien arrepentida porque pensé que me podía pasar algo y ese entonces no había internet donde pudiera consultar algo así, trate de calmarme y durante semanas me sentí preocupada pero poco a poco se me paso, aunque no volví a permitir que lucky se me acercara, ademas recuerdo que pensaba que estaba enferma por haber cogido con un perro, pensaba que si alguien se enteraba me meterían a un manicomio pero al mismo tiempo cuando me masturbaba no podía dejar de recordar como lucky me había cogido y me excitaba tanto que mientras me masturbaba muchas veces llegue a repetir en voz alta “que puta soy, soy una perra depravada que se deja coger por su perro” y obviamente llego el momento que no aguante mas y termine por volver a invitar a lucky a mi recamara y aunque al igual que la primera vez al principio no podía hacer que me penetrara tal vez porque tenia un poco de miedo de que me volviera a doler como la primera vez, cuando por fin lo hizo me dolió pero fue mucho menos intenso, incluso recuerdo que solo me hice levemente hacia delante pero ya no trate de quitarme, nuevamente fui sintiendo como se inchaba su verga dentro de mi y esa sensación de agua caliente llenándome, esta vez deje de preocuparme porque esta vez me penetró vía anal, sabia que estaría sola por horas en la casa y sabia que de alguna forma podría sacar su verga de mi ano si fuera necesario, así que me dedique a disfrutar de las cogidas de lucky y al igual que la primera vez, empujaba por unos momentos y después se quedaba quieto mientras yo aprovechaba cuando no se movía para con alguna de mis manos acariciarme la panocha y sentir como su verga estaba atorada dentro de mi ano recuerdo haber dicho varias veces en voz alta “así mi amor, así, cógete a tu rebe!! Asiii dame dameeeee que ricooooo y decir eso mientras me estaba cogiendo me llevo a sentir como una corriente de sangre caliente me recorría el cuerpo y como sentí una explosión dentro de mi que me hizo tener una especie de espasmos y que hacia que mi vagina y mi ano apretara y aflojara sin que yo pudiera controlarlo, el placer fue inmenso pero no sabia que estaba teniendo un orgasmo, no sabia que eso que sentía era un orgasmo solo me deje llevar y fue la primera vez que experimente tal grado de placer. No recuerdo exactamente cuanto tiempo duro esa sesión de sexo con lucky, creo que mas de una hora pero cuando termino y saque a lucky de mi recamara, mientras limpiaba todo el liquido que estaba en el piso no podía dejar de pensar en lo rico que había sentido y también recuerdo que seguía excitada pero no quería arriesgarme a que alguien regresara antes de tiempo. Lo único que no me gusto es que me di cuanta de algunos arañazos que me habia dejado en las piernas, tuve que esconderlos de mi familia usando pantalones por algunos días, pero sin duda valió la pena.
Con el paso del tiempo cada que podía dejarme coger por lucky pues lo hacia, aun cuando volví a tener novio lucky se mantuvo como mi amante secreto para las veces que andaba cachonda, aunque tarde mas de un año en animarme a chupar su verga y probar con mi boca el sabor de su semen con el tiempo lo llegue a hacer, aunque la verdad no era algo que me excitara demasiado sentía que hacerlo era como una forma de agradecerle por darme tanto placer y lo hice varias veces. Lucky fue mi gran secreto durante unos años hasta que yo tendría 29 años y unos meses.

Mi nombre es Rebeca tengo actualmente 29 años y quiero compartir una de tantas de mis experiencias sexuales , todo empezó cuando yo tenia 27 años pero se van a sorprender cuando les diga que no fue con un hombre, pues fue con el perro que tenemos en casa llamado lucky.
Entonces les cuento que en mi casa luego salen todos y me dejan solita, así que un día que estaba muy cachonda y me estaba masturbando en mi recamara, el perro que teníamos en casa( era un dálmata)estaba ladre y ladre, y pues Sali a callarlo pero como de costumbre se me paraba de manos, porque era muy juguetón así que me volví a meter a mi recámara, pero esta vez me quité la ropa y quedé solo en una tanga Blanca y seguí masturbándome pero volví a salir a callar al perro pero esta vez el perro se acercó a mi vagina y la olió y me lambio sobre la tanga, cosa que me gusto y ahí pensé que podría ayudarme a mi placer.
Entonces lo pasé a mi recámara, solo como espectador , y trataba de oler mi vagina, yo lo quite y lo saque de la recamara, y se quedo en la sala, regrese a seguir acariciándome y sin darme cuenta mi mente por unos momentos imaginaron la lengua de mi dálmata lamiendo mi vagina creo que me excite mas porque recuerdo que me salí de la recamara y lo acaricie, al principio fue algo discreto de mi parte, pues lo encontré en la sala y me senté en la orilla del sofá para acariciarlo mientras abría mis piernas para dejar que me oliera, yo tenia puesta mi tanga Blanca pero sentía como con su nariz empujaba la tela como queriendo oler mejor, creo que dude un poco, no recuerdo bien eso pero si recuerdo que termine por hacer a un lado la tela de mi tanga y dejar que su lengua me lamiera un poco y recuerdo claramente como me fui sintiendo cada vez mas excitada por las chupadas de lucky justo estaba en eso cuando escuche la puerta del portón de la casa cerrarse y supe que habían llegado, no hice nada mas que acomodar mi ropa y corrí a mi recámara y saqué al perro de la sala hacia el patio.
A los pocos días volví a quedarme sola , llame a lucky y lo lleve a mi recamara, me cambie la ropa por un vestido corto y me comencé a tocar, creo que lucky se acerco a mi cama pero no hacia nada mas que verme mientras yo me frotaba, el caso es que me senté en la orilla y llamaba a lucky para que se animara a lamer mi vagina y el no lo hacia, tuve que tomarlo de las orejas para empujar su hocico para que entendiera lo que yo quería que hiciera y honestamente no lo hacia como lo hizo antes, la verdad me decepciono un poco, así que seguí en lo mio ya sin prestarle atención a lucky cuando unos minutos mas tarde el se acerco a la cama de nuevo y ahora si trato de olerme, me volví a acomodar en la orilla y abrí las piernas mientras hacia mi calzón a un lado para dejarlo chuparme, me gusto tanto que mejor me quite los calzones y me comencé a meter un par de dedos en la vagina , mientras su lengua no paraba de lamer mis jugos vaginales, yo sacaba los dedos de repente para dejar que también los chupara y no se porque pero eso me excito mas que cualquier otra cosa hasta ese entonces.
Creo que fueron un par de meses donde cada que podía estar sola y andaba cachonda metía a luckya a la sala o a mi recámara para que me ayudara a masturbarme dándome unas ricas chupadas
Unos días después lo meti para masturbarme y estaba muy caliente yo pero la verdad es que la curiosidad me llevo a tocar su verga con mi mano y la sentí muy muy dura, era tan grande de hecho no me cabía en la mano , no era algo que me diera miedo así que lo comencé a masturbar como si se tratara de un hombre y mientras se restregaba con mi rodilla como queriendo cogerme por ahí yo sostenía su verga con mi mano y con la otra en mi vulva, poco a poco me comenzó a poner mas cachonda y se venia a chorros me excito muchísimo, tanto que me acomode aun en la orilla de la cama abriendo mis piernas lo mas que podía y casi sacando las nalgas del colchón para que lucky restregara su verga contra mi vagina la verdad era muy incomodo pero sentir como su verga daba ligeros piquetes en mi vagina gusto tanto que después de unos minutos yo me termine acomodando en el piso en cuatro patas ocea de perrito, recuerdo que no sabia si se podía que un perro se cogiera a una mujer pues nunca había visto una película de zoofilia ni nada parecido, pero es como un instinto un tanto animal que te hace saber que si se puede, el caso es que lucky trato de montarme varias veces pero no lo lograba, solo me daba piquetes con la punta de su verga, a veces en mi panocha y otras por mis nalgas, yo puse mi cabeza en el piso y con una mano trataba de tomar su verga y llevarla a mi vagina pero no podía, el se jalaba y se me escapaba su verga de la mano, estaba por levantarme pues pensé que seria imposible cuando lucky de nuevo trato y en ese intento logro meter su verga en mi vagina pero fue de un solo golpe y la metió toda, me dolió horrible y grite del dolor, pero no pude quitarme aunque intente hacerme hacia adelante pero estaba muy pegada a mi cama, dio como 3 o 4 empujones mas y se quedo quieto, el dolor se fue un poco aunque en realidad solo me dolió cuando entro tal vez porque no lo esperaba, el caso es que ya me estaba cogiendo y como ya estaba decidida y no me siguió doliendo lo deje que metiera su verga, me daba algunos empujones pero básicamente se quedo quieto pero para mi sorpresa su verga se comenzó a inchar y yo podía sentir como algo parecido a agua caliente me estaba llenando, vuelvo a aclarar que no tenia ni idea de como cogía un perro y menos que pasaba o si se podía que se cogieran a una mujer, me asuste y trate de quitarlo de encima de mi haciéndome a un lado pero me dolió, trate de tirarme hacia abajo pero de igual forma me dolía cada que trataba de que me sacara su verga, ya me estaba poniendo nerviosa, pensaba que pasaría si alguien de mi casa llegaba y yo no podía quitarme a lucky de encima y con una de mis manos comencé a jalar su verga para que se saliera de mi panocha y fue cuando sentí que tenia una bolota dentro de mi, la verdad el se quejo con pequeños chillidos pero yo ya quería sacarlo y cuando por fin pude, salto un chorro de liquido fuera de mi panocha y vi que lo que al principio era una verga delgada ahora era una cosa gorda, corrí al baño a lavarme y baje a traer un trapeador para limpiar, saque a lucky y me encerré muy preocupada, no para de pensar “que hice?, que hice? me voy a enfermar de algo”, la verdad estaba bien arrepentida porque pensé que me podía pasar algo y ese entonces no había internet donde pudiera consultar algo así, trate de calmarme y durante semanas me sentí preocupada pero poco a poco se me paso, aunque no volví a permitir que lucky se me acercara, ademas recuerdo que pensaba que estaba enferma por haber cogido con un perro, pensaba que si alguien se enteraba me meterían a un manicomio pero al mismo tiempo cuando me masturbaba no podía dejar de recordar como lucky me había cogido y me excitaba tanto que mientras me masturbaba muchas veces llegue a repetir en voz alta “que puta soy, soy una perra depravada que se deja coger por su perro” y obviamente llego el momento que no aguante mas y termine por volver a invitar a lucky a mi recamara y aunque al igual que la primera vez al principio no podía hacer que me penetrara tal vez porque tenia un poco de miedo de que me volviera a doler como la primera vez, cuando por fin lo hizo me dolió pero fue mucho menos intenso, incluso recuerdo que solo me hice levemente hacia delante pero ya no trate de quitarme, nuevamente fui sintiendo como se inchaba su verga dentro de mi y esa sensación de agua caliente llenándome, esta vez deje de preocuparme porque esta vez me penetró vía anal, sabia que estaría sola por horas en la casa y sabia que de alguna forma podría sacar su verga de mi ano si fuera necesario, así que me dedique a disfrutar de las cogidas de lucky y al igual que la primera vez, empujaba por unos momentos y después se quedaba quieto mientras yo aprovechaba cuando no se movía para con alguna de mis manos acariciarme la panocha y sentir como su verga estaba atorada dentro de mi ano recuerdo haber dicho varias veces en voz alta “así mi amor, así, cógete a tu rebe!! Asiii dame dameeeee que ricooooo y decir eso mientras me estaba cogiendo me llevo a sentir como una corriente de sangre caliente me recorría el cuerpo y como sentí una explosión dentro de mi que me hizo tener una especie de espasmos y que hacia que mi vagina y mi ano apretara y aflojara sin que yo pudiera controlarlo, el placer fue inmenso pero no sabia que estaba teniendo un orgasmo, no sabia que eso que sentía era un orgasmo solo me deje llevar y fue la primera vez que experimente tal grado de placer. No recuerdo exactamente cuanto tiempo duro esa sesión de sexo con lucky, creo que mas de una hora pero cuando termino y saque a lucky de mi recamara, mientras limpiaba todo el liquido que estaba en el piso no podía dejar de pensar en lo rico que había sentido y también recuerdo que seguía excitada pero no quería arriesgarme a que alguien regresara antes de tiempo. Lo único que no me gusto es que me di cuanta de algunos arañazos que me habia dejado en las piernas, tuve que esconderlos de mi familia usando pantalones por algunos días, pero sin duda valió la pena.
Con el paso del tiempo cada que podía dejarme coger por lucky pues lo hacia, aun cuando volví a tener novio lucky se mantuvo como mi amante secreto para las veces que andaba cachonda, aunque tarde mas de un año en animarme a chupar su verga y probar con mi boca el sabor de su semen con el tiempo lo llegue a hacer, aunque la verdad no era algo que me excitara demasiado sentía que hacerlo era como una forma de agradecerle por darme tanto placer y lo hice varias veces. Lucky fue mi gran secreto durante unos años hasta que yo tendría 29 años y unos meses.

Mi nombre es Rebeca tengo actualmente 29 años y quiero compartir una de tantas de mis experiencias sexuales , todo empezó cuando yo tenia 27 años pero se van a sorprender cuando les diga que no fue con un hombre, pues fue con el perro que tenemos en casa llamado lucky.
Entonces les cuento que en mi casa luego salen todos y me dejan solita, así que un día que estaba muy cachonda y me estaba masturbando en mi recamara, el perro que teníamos en casa( era un dálmata)estaba ladre y ladre, y pues Sali a callarlo pero como de costumbre se me paraba de manos, porque era muy juguetón así que me volví a meter a mi recámara, pero esta vez me quité la ropa y quedé solo en una tanga Blanca y seguí masturbándome pero volví a salir a callar al perro pero esta vez el perro se acercó a mi vagina y la olió y me lambio sobre la tanga, cosa que me gusto y ahí pensé que podría ayudarme a mi placer.
Entonces lo pasé a mi recámara, solo como espectador , y trataba de oler mi vagina, yo lo quite y lo saque de la recamara, y se quedo en la sala, regrese a seguir acariciándome y sin darme cuenta mi mente por unos momentos imaginaron la lengua de mi dálmata lamiendo mi vagina creo que me excite mas porque recuerdo que me salí de la recamara y lo acaricie, al principio fue algo discreto de mi parte, pues lo encontré en la sala y me senté en la orilla del sofá para acariciarlo mientras abría mis piernas para dejar que me oliera, yo tenia puesta mi tanga Blanca pero sentía como con su nariz empujaba la tela como queriendo oler mejor, creo que dude un poco, no recuerdo bien eso pero si recuerdo que termine por hacer a un lado la tela de mi tanga y dejar que su lengua me lamiera un poco y recuerdo claramente como me fui sintiendo cada vez mas excitada por las chupadas de lucky justo estaba en eso cuando escuche la puerta del portón de la casa cerrarse y supe que habían llegado, no hice nada mas que acomodar mi ropa y corrí a mi recámara y saqué al perro de la sala hacia el patio.
A los pocos días volví a quedarme sola , llame a lucky y lo lleve a mi recamara, me cambie la ropa por un vestido corto y me comencé a tocar, creo que lucky se acerco a mi cama pero no hacia nada mas que verme mientras yo me frotaba, el caso es que me senté en la orilla y llamaba a lucky para que se animara a lamer mi vagina y el no lo hacia, tuve que tomarlo de las orejas para empujar su hocico para que entendiera lo que yo quería que hiciera y honestamente no lo hacia como lo hizo antes, la verdad me decepciono un poco, así que seguí en lo mio ya sin prestarle atención a lucky cuando unos minutos mas tarde el se acerco a la cama de nuevo y ahora si trato de olerme, me volví a acomodar en la orilla y abrí las piernas mientras hacia mi calzón a un lado para dejarlo chuparme, me gusto tanto que mejor me quite los calzones y me comencé a meter un par de dedos en la vagina , mientras su lengua no paraba de lamer mis jugos vaginales, yo sacaba los dedos de repente para dejar que también los chupara y no se porque pero eso me excito mas que cualquier otra cosa hasta ese entonces.
Creo que fueron un par de meses donde cada que podía estar sola y andaba cachonda metía a luckya a la sala o a mi recámara para que me ayudara a masturbarme dándome unas ricas chupadas
Unos días después lo meti para masturbarme y estaba muy caliente yo pero la verdad es que la curiosidad me llevo a tocar su verga con mi mano y la sentí muy muy dura, era tan grande de hecho no me cabía en la mano , no era algo que me diera miedo así que lo comencé a masturbar como si se tratara de un hombre y mientras se restregaba con mi rodilla como queriendo cogerme por ahí yo sostenía su verga con mi mano y con la otra en mi vulva, poco a poco me comenzó a poner mas cachonda y se venia a chorros me excito muchísimo, tanto que me acomode aun en la orilla de la cama abriendo mis piernas lo mas que podía y casi sacando las nalgas del colchón para que lucky restregara su verga contra mi vagina la verdad era muy incomodo pero sentir como su verga daba ligeros piquetes en mi vagina gusto tanto que después de unos minutos yo me termine acomodando en el piso en cuatro patas ocea de perrito, recuerdo que no sabia si se podía que un perro se cogiera a una mujer pues nunca había visto una película de zoofilia ni nada parecido, pero es como un instinto un tanto animal que te hace saber que si se puede, el caso es que lucky trato de montarme varias veces pero no lo lograba, solo me daba piquetes con la punta de su verga, a veces en mi panocha y otras por mis nalgas, yo puse mi cabeza en el piso y con una mano trataba de tomar su verga y llevarla a mi vagina pero no podía, el se jalaba y se me escapaba su verga de la mano, estaba por levantarme pues pensé que seria imposible cuando lucky de nuevo trato y en ese intento logro meter su verga en mi vagina pero fue de un solo golpe y la metió toda, me dolió horrible y grite del dolor, pero no pude quitarme aunque intente hacerme hacia adelante pero estaba muy pegada a mi cama, dio como 3 o 4 empujones mas y se quedo quieto, el dolor se fue un poco aunque en realidad solo me dolió cuando entro tal vez porque no lo esperaba, el caso es que ya me estaba cogiendo y como ya estaba decidida y no me siguió doliendo lo deje que metiera su verga, me daba algunos empujones pero básicamente se quedo quieto pero para mi sorpresa su verga se comenzó a inchar y yo podía sentir como algo parecido a agua caliente me estaba llenando, vuelvo a aclarar que no tenia ni idea de como cogía un perro y menos que pasaba o si se podía que se cogieran a una mujer, me asuste y trate de quitarlo de encima de mi haciéndome a un lado pero me dolió, trate de tirarme hacia abajo pero de igual forma me dolía cada que trataba de que me sacara su verga, ya me estaba poniendo nerviosa, pensaba que pasaría si alguien de mi casa llegaba y yo no podía quitarme a lucky de encima y con una de mis manos comencé a jalar su verga para que se saliera de mi panocha y fue cuando sentí que tenia una bolota dentro de mi, la verdad el se quejo con pequeños chillidos pero yo ya quería sacarlo y cuando por fin pude, salto un chorro de liquido fuera de mi panocha y vi que lo que al principio era una verga delgada ahora era una cosa gorda, corrí al baño a lavarme y baje a traer un trapeador para limpiar, saque a lucky y me encerré muy preocupada, no para de pensar “que hice?, que hice? me voy a enfermar de algo”, la verdad estaba bien arrepentida porque pensé que me podía pasar algo y ese entonces no había internet donde pudiera consultar algo así, trate de calmarme y durante semanas me sentí preocupada pero poco a poco se me paso, aunque no volví a permitir que lucky se me acercara, ademas recuerdo que pensaba que estaba enferma por haber cogido con un perro, pensaba que si alguien se enteraba me meterían a un manicomio pero al mismo tiempo cuando me masturbaba no podía dejar de recordar como lucky me había cogido y me excitaba tanto que mientras me masturbaba muchas veces llegue a repetir en voz alta “que puta soy, soy una perra depravada que se deja coger por su perro” y obviamente llego el momento que no aguante mas y termine por volver a invitar a lucky a mi recamara y aunque al igual que la primera vez al principio no podía hacer que me penetrara tal vez porque tenia un poco de miedo de que me volviera a doler como la primera vez, cuando por fin lo hizo me dolió pero fue mucho menos intenso, incluso recuerdo que solo me hice levemente hacia delante pero ya no trate de quitarme, nuevamente fui sintiendo como se inchaba su verga dentro de mi y esa sensación de agua caliente llenándome, esta vez deje de preocuparme porque esta vez me penetró vía anal, sabia que estaría sola por horas en la casa y sabia que de alguna forma podría sacar su verga de mi ano si fuera necesario, así que me dedique a disfrutar de las cogidas de lucky y al igual que la primera vez, empujaba por unos momentos y después se quedaba quieto mientras yo aprovechaba cuando no se movía para con alguna de mis manos acariciarme la panocha y sentir como su verga estaba atorada dentro de mi ano recuerdo haber dicho varias veces en voz alta “así mi amor, así, cógete a tu rebe!! Asiii dame dameeeee que ricooooo y decir eso mientras me estaba cogiendo me llevo a sentir como una corriente de sangre caliente me recorría el cuerpo y como sentí una explosión dentro de mi que me hizo tener una especie de espasmos y que hacia que mi vagina y mi ano apretara y aflojara sin que yo pudiera controlarlo, el placer fue inmenso pero no sabia que estaba teniendo un orgasmo, no sabia que eso que sentía era un orgasmo solo me deje llevar y fue la primera vez que experimente tal grado de placer. No recuerdo exactamente cuanto tiempo duro esa sesión de sexo con lucky, creo que mas de una hora pero cuando termino y saque a lucky de mi recamara, mientras limpiaba todo el liquido que estaba en el piso no podía dejar de pensar en lo rico que había sentido y también recuerdo que seguía excitada pero no quería arriesgarme a que alguien regresara antes de tiempo. Lo único que no me gusto es que me di cuanta de algunos arañazos que me habia dejado en las piernas, tuve que esconderlos de mi familia usando pantalones por algunos días, pero sin duda valió la pena.
Con el paso del tiempo cada que podía dejarme coger por lucky pues lo hacia, aun cuando volví a tener novio lucky se mantuvo como mi amante secreto para las veces que andaba cachonda, aunque tarde mas de un año en animarme a chupar su verga y probar con mi boca el sabor de su semen con el tiempo lo llegue a hacer, aunque la verdad no era algo que me excitara demasiado sentía que hacerlo era como una forma de agradecerle por darme tanto placer y lo hice varias veces.
Asi que lucky sigue siendo mi amante y el lo sabe por eso se pone inquieto cuando me ve,lo cuál temo que se den cuenta en mi casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: