Me cogio un chico que vende en un semaforo

Hola a todos, mi nombre es Lorena y escribo esto porque tiene tiempo que soy lectora de esta pagina y quiero compartir una de mis pocas fantasías sexuales que he podido cumplir, yo tengo 21 años y estudio lo carrera de comercio exterior, físicamente me considero promedio pues no soy gorda pero tampoco estoy escurrida, soy talla 7, de busto 36-C, mido 1.65 y peso mas o menos 53 kg. piel morena y dice mi novio que tengo labios de mamadora jejeje! así que creo que no estoy tan mal, comencé a tener relaciones a los 16 años y creo que llevo 8 diferentes parejas sexuales, claro, a no ser que alguno se me olvide jeje! pero desde que recuerdo, mucho antes de tener mi primera relacion sexual he tenido diferentes fantasias sexuales. La primera que recuerdo era muy inocente, se trataba de besarme con un maestro de la primaria y tocar su pene en el salón de clases, pero era apenas una niña, después mi fantasía era que me violaran al salir de la escuela, ya fuera un viejo feo o borracho, creo que eso fue en mi etapa de secundaria y durante el bachillerato eran varias, entre ellas también que me violaran aunque prefería imaginar que era un chico guapo y ya no los hombres feos o borrachos, hacerlo con un desconocido en algún lugar publico o trabajar de prostituta para acostarme con varios hombres diferentes en una sola noche, esas fueron las fantasías que muchas veces tuve y en las que pensaba cuando me masturbaba. Ahora en mi etapa de universitaria me he sentido contenta con los novios que he tenido, algunos fueron mas intensos que otros pero en general no he hecho tantas cosas como otras chicas que han dejado sus relatos por aquí, pero la realidad es que cada vez me siento mas valiente como para intentar algo mas y a veces mi fantasía algunas de las cosas que aquí he leído, así que no pudo mencionar solo algunas.

Hace unos meses, justo antes de la pandemia me paso la que creo ha sido mi mejor experiencia y mas cercana a alguna de mis fantasías, resulta que tengo un coche que me dieron mis papas hace un par de años, es un Jetta 2012 y muchas veces cuando regreso de noche a la casa después de hacer alguna tarea, ver a mi novio o estar con mis amigas, me gusta ir masturbándome mientras manejo, obviamente mientras lo hago, mi mente se llena con algunas de mis fantasías y algunas veces llego a tener un orgasmo antes de llegar a mi casa, esa noche era viernes y eran como las 8:00 pm, regresaba de estar con mi novio en su casa, tuvimos sexo un rato antes de que llegara su hermano, me había vestido como le gusta, con una falda corta (a mi no me gustan las faldas pero me las pongo por el porque le gustan y es mas fácil coger), una playera de lo mas normal, una sudadera y tenis, todo era como siempre, las ventanillas arriba (son transparentes), me acariciaba solo en movimiento o si no había coches a mis lados y aunque se burlen de mi, pero muchas veces hablo en voz alta diciendo lo que desearía que me hicieran, entonces llegue a un semáforo y me toco la luz roja, como vi que no tenia coches a mis costados seguí masturbándome y hablando en voz alta mi fantasía que ese día no era nada especial, tomando en cuenta que haces si me pongo intensa con mi mente jejeje! Solo estaba imaginando como seria coger con un amigo de mi novio que le dicen “La Bestia” porque es grandote como de 1.85 y muy peludo, lo había visto esa tarde y preste atención sobre todo a sus enormes manos, entonces esa era la motivación que tenia, creo que estaba diciendo algo de lo rico que sentiría si me metiera su vergota mientras yo estaba aplastada por su peso boca abajo, cuando de repente me tocaron la ventana y era un chico de esos que venden en los semáforos, me asusto tanto que casi grito y obviamente no supe ni como saque mi mano de entre mis piernas y acomode mi falda mientras le indicaba con una mano que no me interesaba comprar nada, pero el chico no se fue, al contrario aunque ya no me insistía lo escuche decirme desde el otro lado del cristal: “mamacita, yo te quito las ganas de verga”. Al momento me dio mucha pena y mire en todas direcciones para ver si había mas personas o coches, primero por miedo a que me hiciera algo y también por la vergüenza, pero estaba solitario, apenas venían un par de coches rumbo a ese cruce, estuve tentada a pasarme el alto pero preferí no arriesgarme, el chico se paso casi frente al coche y me mando un beso al mismo tiempo que se agarro el bulto de su pantalón y lo movía como para ofrecérmelo, estaba por bajarse el cierre cuando la luz cambio a verde y me arranque lo mas rápido que pude, lo cachonda se me quito al instante, pero durante las siguientes cuadras me sentí muy apenada, creo que se me notaba porque en mi casa me preguntaron que me había pasado porque me veía callada, les dije que solo estaba cansada y después de cenar me fui a dormir, pero resulta que eso que me paso ya al pensarlo a solas y en la seguridad de mi recamara se me hizo muy excitante, no se porque pero comencé a recordar al chico del semáforo y lo primero que se me vino a la mente es que por unos segundos mas, le hubiera visto la verga de fuera, después me imagine bajando mi ventanilla para agarrar su verga y termine muy cachonda masturbándome mientras me imaginaba que lo subía a mi coche para irme a coger con el en el coche estacionada en algún solitario, termine por tener un riquísimo orgasmo.

Los días siguientes evite pasar por ahí, pensé que si me veía me iba a identificar, aunque yo en realidad ni me acordaba muy bien de su cara, pero la curiosidad me pudo y como 4 días mas tarde pase por el cruce pero aun era de día, entonces vi a 3 chicos diferentes, no podía saber cual era porque ninguno tenia puesta la gorra verde que llevaba el chico que me había visto días atrás, era lo único distintivo que podía recordar de el, pues pantalón vaquero y playera negra no era algo raro que usaran esos chicos, aun así, imaginarme con alguno de ellos se volvió la fantasía en turno pero para nada pensaba en llevarla a cabo, solo pasaba por el mismo semáforo por curiosidad de volver a ver al chico que se atrevió a hablarme.

Un sábado mas adelante nuevamente regresaba de estar en casa de mi novio, ese día era un poco tarde, creo que cerca de las 10:00 pm. pues vimos una película con sus papas y su hermano, se me había pasado el susto y desde hacia unos días que volví a masturbarme algunas veces manejando, la verdad me había quedado cachonda porque no pudimos coger mi novio y yo, así que a propósito pase por el mismo cruce donde me había visto el chico un par de semanas antes, me masturbaba con una mano con los jeans desabrochados y como casi siempre iba diciendo en voz alta lo mucho que disfrutaría que se apareciera y lo subiera a mi coche para que me cogiera en algún lugar solitario, juraba en voz alta que si lo encontraba yo misma le ofrecería subirse al coche, pero en el fondo lo decía únicamente como tantas fantasías, estaba segura que nunca mas lo volvería a ver, cuando llegue al semáforo me toco en verde pero pase muy despacio, entonces lo vi en la contra esquina junto a un coche que estaba esperando el paso, el volteo a mirar mi coche como si supiera que era yo, pero estaba muy lejos y de noche seguro no me había visto, nuevamente me sentí nerviosa pero lo excitada no se me bajo, al contrario, comencé a decirme que ahí estaba, que era el, que no fuera pendeja y me regresara, así que sin dejar de masturbarme di la vuelta en donde pude para volver a pasar por el semáforo, esta vez trate de calcular a que me tocara la luz roja y si me toco, pero el estaba del otro lado y no volteaba, aunque en realidad no sabia que iba a hacer si me veía, cuando cambio la luz, arranque y de nueva cuanta regrese, esta tercera vez si vio el coche pero hasta que la luz se había puesto en verde, arranque muy despacio y el al ver que me iba hizo lo mismo que la primera vez que lo vi, se agarro el bulto del pantalón y lo movió como para ofrecérmelo, cuando vi eso, me comencé a frotar mi vagina como nunca, me sentía sumamente excitada y tenia mis calzones bien mojados, entonces volví a dar la vuelta y nuevamente fui calculando a la luz roja, esta vez me detuve pero no estaba sola, un par de coches estaban cerca, pero el chico ahora estaba sentado en la banqueta justo de mi lado, los nervios que sentí eran tantos que las manos me sudaban, había sacado las manos de mis jeans poco antes del semáforo pero aun así estaba excitada, me la pensé para hablarle por los coches a mi lado, pero me decidí pues al fin y al cabo era un vendedor, cualquiera le podía hablar, me hice a la orilla y le pite con el claxon y el se acerco con sus cosas (vende cargadores y bases para los celulares), cuando baje la ventanilla me miro levemente a la cara y vi que le dio pena, a esas alturas creo que los dos sentimos un poco de pena pero ya estaba ahí, mentiría si dijera que fui directa, la verdad me moría de nervios, así que le pregunte por el precio de “eso”, literal no sabia ni lo que era, solo le pregunte “¿cuanto vale eso?”, me dijo que de a $100, entonces me anime y le pregunte si se acordaba de mi, aunque después lo pensé y no estaba segura que fuera el mismo, pero por fortuna si era y me dijo que claro que se acordaba, me dijo que lo disculpara si me había molestado, entonces hice lo que nunca pensé hacer, le dije: “no te preocupes, es mas, quieres ir a dar una vuelta”. Me respondió que si pero que debía llevar sus cosas y las subió atrás, en esos momentos yo miraba porque a veces mi papa pasa por ahí aunque yo sabia que ya estaba en la casa, el chico se subió adelante y le dije que me llamaba “Rebeca” pero no es cierto, se me ocurrió no darle mi nombre y le di el de una amiga, el me dijo que se llama Pedro pero que sus amigos le decían “Peter”, ya en el coche lo mire bien y era jovencito, pensé que estaba siendo una asalta cunas, pero cuando le pregunte su edad según el tenia 19, de cualquier forma no sabia que decirle o que hacer, pero las cosas se fueron dando solas, aunque la verdad es humilde, es muy agradable y también es un chico que bien arreglado se vería mas guapo que muchos de mis amigos, le pregunte que había visto el día que me conoció y me dijo que había visto que me estaba masturbándome con mi mano bajo la falda y cuando le pregunte que me había dicho ese día pues según yo le dije que no había escuchado, el no me quiso decir, solo dijo que estaba jugando, pero le insistí asegurando le que no me molestaría y fue cuando me lo repitió, le pregunte si ya había tenido relaciones alguna vez y me dijo que si y para esos momentos había llegado a un parque que se veía algo solitario, pero había mucha luz, busque estacionarme al final de la calle donde termina el parque y esta una privada, apague el coche y le pregunte si quería ayudarme a masturbarme y dijo que si, me acomode para dejarlo meterme la mano por dentro de mis jeans, era un poco incomodo pero lo pudo hacer, sus dedos eran muy rasposos, no parecían de un chico de 19 años pero me estaba gustando, el me decía que estaba muy guapa y yo lo solo le daba las gracias, era algo tímido pero sus manos me estaban calentando horrores, nunca me había sentido tan excitada como esa noche, tenia miedo de que pasara alguien y nos viera, tenia nervios de que no conocía a Pedro y que después dijera algo de lo que estaba pasando, pero era mas la calentura que no me importo, cuando Pedro se comenzó a acariciar su verga con la mano que tenia libre, vi que no la tenia tan chica, es mas, creo que hasta era mas larga que la de mi novio aunque poco mas delgada, la tome con una de mis manos y lo comencé a masturbar, era super cachondo, nunca había estado con alguien que no conociera y menos en la calle aunque si había cogido en el coche de mi ex novio alguna vez y con mi novio actual también, pero con el primero fue dentro del hotel y con mi novio afuera de su casa, estaba cumpliendo dos de mis fantasías al mismo tiempo, llego un momento que yo quería coger, le dije que se bajara los pantalones y me quite los míos, recline su asiento y me monte sobre el, ni siquiera le puse condón de lo cachonda que estaba, creo que solo estuvimos cogiendo como 10 minutos y sentí cuando se vino dentro de mi, por suerte desde los 18 tomo pastillas así que nada de que preocuparse, cuando termino me volví a vestir y lo lleve de regreso al semáforo, antes de que se bajara le pedí que no dijera nada y que posiblemente otro día lo podríamos repetir, me dio mucha ternura cuando el me pidió un beso, pues en todo lo que estuvimos juntos yo no lo bese, así que acepte.

Esta historia es mi secreto, nunca había hecho algo así y no se si se vuelva a repetir, no voy a negar que durante la pandemia algunas veces pase por el cruce de Pedro, pero una vez a los pocos días lo pude ver desde lejos, pero a fechas mas recientes ya no esta ni el ni ninguno de los otros chicos, espero que estén bien y que algún día los vea de nuevo en el mismo lugar. Esa experiencia me hace pensar que puedo tener el valor de hacer otras fantasías realidad, pero por meses me he llenado la cabeza imaginando mas cosas que pasan con pedro o con algun otro chico de sus amigos, pero eso se vera mas adelante, y a ver si me animo a escribirlo.

3 comentarios en «Me cogio un chico que vende en un semaforo»

  • el 29 septiembre, 2020 a las 23:56
    Enlace permanente

    Tu relato tiene todo para tu edad, y eso que igual estoy joven y me gusta tener fantasías, saludos solo te faltó de dónde eres

    Respuesta
  • el 31 agosto, 2020 a las 18:43
    Enlace permanente

    Lorena , este tipo de Relato me prende por que es diferente a los demas que son lo mismo y lo mismo son esas verdades de las que pocos hablamos tu relato esta cachondo y espero que continues pasando por esa interseccion y buelvas a coger con el joven ese y tambien con sus amigos.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: