Me gusta provocarlos

Bueno pues comenzare presentándome, me llamo Valeria, tengo 22 años y soy estudiante, esto comenzo un dia que volvia de la escuela, era un dia de verano y llevaba puesto un vestido ligero sin mangas, floreado, un poco suelto y como una cuarta arriba de las rodillas, mi atuendo era de lo mas normal segun yo, pero en el trayecto a mi casa, al subir al transporte publico, al entrar al metro y al caminar por las calles senti la mirada de algunos hombres, una mirada morbosa, no me la quitaban de encima, me desnudaban con la mirada y eso me hacia sentir incomoda.

Lo peor vino cuando pase cerca de un centro comercial que esta en construccion, los trabajadores dejaron de hacer lo que estaban haciendo para asomarse a verme pasar y comenzaron a decir cosas horribles y a chiflar, y no se por que son asi, no me considero una chica escultural ni muy hermosa, me considero de lo mas normal, tal vez seria mi atuendo pero tampoco le encuentro lo malo, ese dia al llegar a casa me fui directo a mi cuarto y me mire al espejo, lo que vi fue a una chica totalmente normal, chaparrita, 1.58 de estatura, ni gorda ni delgada, pues peso 53 kg, pelo lacio negro, lentes redondos y un poco grandes, cara delgada y ojos expresivos, boca pequeña y definida, es mas, mis senos son muy pequeños copa B para ser exacta, no se que o porque carajos son asi los tipos que cruzo en la calle..

Lo único que me gusta de mi cuerpo son mis piernas, gruesas y torneadas porque me gusta correr, mi trasero no es muy voluminoso pero esta bien definido y paradito, cuando me pongo mallas deportivas se dibuja perfectamente su contorno y se nota el esfuerzo que le pongo a mi rutina, tal vez eso es lo que ven ellos cuando me pongo faldas, o cuando uso pantalones ajustados.

Asi como estaba me desnude y quede en ropa interior, mirandome al espejo, imaginandome que no era yo, que veia a una desconocida en el espejo, intentado excitarme con la figura de aquella chica que se reflejaba en el espejo, me desabroche el sujetador y deje ver mis pequeños pero redondos senos, observe como mis pezones se ponian duros y se paraban, la aureola de mis pezones era pequeña y coronaba ese montesito de mi pezon, me puse de lado, de espaldas y comence a acariciar mis pezones con la punta de mis dedos, cuando vi ya estaba jadeando y una pequeña manchita se dibujo en mi braga, me habia calentado, me puse de espaldas y subi mis calzoncitos de tal forma que la parte de atras se encajo en mis nalgas, a modo de una tanga, comence a frotarme las nalgas y hacia caras perversas al espejo, invitandome a coger, jugaba con mi cabello y termine de desnudarme, observando mi cuerpo completo en todo su esplendor.

Entonces comprendi, que en esa sensualidad y cachonderia tenia un gran poder, y que eso bien aplicado podia volver loco a un hombre, antes no comprendia la magnitud del asunto, crei que el sexo estaba sobrevalorado, pero al verme ahi, desnuda, caliente y sensual, supe que de esa forma muchas mujeres habian conseguido lo que querian, me volvi a vestir y decidi hacer un experimento al dia siguiente.

El experimento seria vestirme provocativa pero no vulgar y salir a ver si podia calentar a un desconocido, el outfit que elegi era ropa deportiva, mallas de licra negras delgadas de corredora, una tanga diminuta que con las mallas hacian parecer que no traia nada, una cmaisa de algodon de tirantes olgada que si me descuidaba caia justo a unos centimetros de las aureolas de mis pezones, una sudadera olgada que no tapaba el escotazo que me daba esa playera, vestida asi sali de casa sin rumbo fijo, el plan era pasar por el centro comercial en construccion para ver que reaccion tenian los trabajadores, desgraciadamente era fin de semana y no hubo mucha suerte, asi que tome un autobus y me dirigi al centro de la ciudad, cuando subi el conductor me clavo la mirada en el escote, no le dije nada solo le pague y senti como me acaricio la mano cuando me devolvio el cambio, pude sentir como me acompaño con la mirada cuando camine hacia la parte trasera del autobus, en el autobus habia algunos hombres, habia asientos vacios pero no me sente, me quede parada enfrente de un tipo que venia sentado, como si no me diera cuenta me agarre de los tubos de arriba del autobus y poare mis nalguitas, casi enfrente de su cara, venia escuchando musica y las comence a menear de un lado a otro ritmicamente y a un ritmo semilento, hipnotico, de vez en cuando volteaba sobre mi hombro para ver su reaccion, y el fingia no voltear pero los ojos se le iban, no podia evitarlo, asi que subi la aupesta, la pequeña mochila que trai en la espalda la baje y la coloque en el piso, para esto baje la espala y doble las rodillas lo menos posible, parando mas las nalgas y enseñando mucho mas, quedando mi trasero a unos cm de la cara de aquel tipo, la verdad no se como no me toco, porque cuando me levante y lo vi, el estaba ya descaradamente viendome, lo volte a ver y vi una gran ereccion en su pantalon, estuvo apunto de levantarse de su asiento y decirme algo, asi que tome mis cosas y me baje del camion, dejandolo ahi, caliente y confundido.

Una vez que me baje me senti bien, esa sensacion de poder que me dio al provocarlo fue gratificante y hasta excitante, senti humedo ahi abajo y queria mas, asi que me meti al metro y busque a mi proxima victima, realmente no iria a ningun lado en concreto pero por suerte en esa estacion habia mucha gente , es una zona concurrida y pasa muchos tipos, me fui al anden y me sente con mi mochila entre las piernas, mi cabello suelto y mis lentes grandes y redondos me hacian parecer una chica tierna e inocente, asi que me acomode la camisa de tal forma que si pasabas muy cerca podias ver como mis pequeños pezones se asomaban exigiendo los liberara de su sujetador, mis piernas se marcaban en su totalidad como si estuviera desnuda por la ligera capa de licra que las cubria, mis muslos gruesos abrazaban esa pequeña mochila, que era lo unico que cubria mi vagina perfectamente marcada en esa malla de licra.

Pasaron muchos tipos me veian y se iban, parecia que les asustabaverme tan expuesta, o tal vez habia mucha gente y no se daban el valor de hablarme o decirme las vulgaridades que escuchaba en la calle, asi estuvo un rato hasta que paso un tipo de unos 40 años, vestido de ropa deportiva tambien, era alto, grueso, pelo corto, su pants era olgado y de lo mas normal, lo observe como paso enfrente de mi y miro de reojo mis senos, tal vez alcanzo a ver mis pezones, camino al final del anden y ahi se quedo mirandome, paso el tren y no se subio se quedo ahi observandome, despues de hacerco mucho mas pero no me dijo nada, el creia que no me habia dado cuenta, paso enfrente de mi y ahi se quedo de espaldas haciendo algo con su celular, de pronto fingio que esperaba el metro pero bajo el celular a la altura de su cintura y lo apunto hacia mi, sabia que me estaba grabando, asi que quite la mochila de enmedio de mis piernas y mi sente con la piernas pegadas al pecho, dejando ver mis caderas pero cubriendo mi vagina, saque una paleta de dulce que traia y la comence a chupar sugerentemente, fingiendo no ver la camara del celular, volteba hacia ambos lados y veia el reloj, fingiendo esperar a alguien, el volvio a subir su celular y reviso lo que grabo, despues me miro nuevamente y se hacerco un poco mas, metio sus manos a las bolsas dde su pantalon y se paro justo a un lado de mi.

nuevamente fingi no verlo pero el me miraba fijamente, no me decia nada, me estaba viendo las tetas, yo seguia chupando mi paleta, cuando voltee a ver en la direccion que estaba el pude ver una enorme ereccion en su pants aguado, se estaba masturbando a un lado de mi, en eso paso mucha gente y yo por instinto lo volte a ver a la cara, el salio del trance y se subio al tren que paso en ese momento, una vez adentro espero a que se cerraran las puertas y se pego al vidrio de la puerta, el cual daba un poco abajo de su cintura, en ese momento me miro y murmuro algo, repego su cuerpo al vidrio de la puerta y pude notar un miembro enorme e hinchado dibujandose en su pantalon.

Mi cara de sorpresa fue autentica, abri la boca y los ojos despues subi la mirada, le mire a los ojos con la boca abierta saque la lengua y me relami el labio de arriba, asi como estaba sentada con las piernas pegadas al pecho, las abri y le mostre mi coño humedo, lo sentia mojado y debio estarlo, senti como se marcaba por completro en mi licra y hasta senti como si lo trajera abierto.

No hay palabras para describir la cara que puso cuando vio lo que hice, intento abrir las puertas del metro pero este comenzo su marcha y se lo llevo, parecia un animal enjaulado queriendo salir de ahi, lo acompañe con la mirada y sabia que regresaria asi que me fui del lado de las escaleras al inicio del anden, despues de un tren el regreso y me buscaba como desesperado en el anden, aproveche el flujo de gente y me subi al tren que paso mientra el caminaba por el anden y me buscaba entre la multitud, el avance del metro al principio es lento, asi que cuando pase cerca de el, toque la ventana para que volteara a verme y le dije adios con una pequeña sonrisa pintada en mi cara.

La verdad es que si me excito muchisimo hacer eso pero no me animaria a cogerme a un desconocido, esa noche me masturbe pensando en el pero no lo volvi a ver, ese dia descubri que tenia un gran poder entre las piernas y claro que lo aproveche en alguna ocasion para pasar una materia dificil, pero eso es otra historia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: