Mi amor, Mi hermano

Mi nombre es paz y esto es un suceso verídico que pasó con mi hermano bruno en Mar Del Plata.
Mi hermano y yo siempre fuimos unidos. Al ser mas pequeña que el siempre lo tuve como mi héroe y mi gran protector, en simples palabras lo amaba.
El amor que le tenia era tan grande que empezé a verlo de una manera algo diferente… me empezó a gustar.

En ese entonces tenía 18 años y el 24 era muy compañero y siempre me apoyaba en todo lo que me proponía. Me volvía loca a lo que me propuse un plan para que el sienta lo mismo que yo. Mi físico obviamente me iba a ayudar con eso, ya que no tenía una cara muy bonita pero mi cuerpo era espectacular, práctico hockey sobre césped hace mucho tiempo lo cual me dio un culo grande y  piernas muy tonificadas.

En fin. Un día se me hizo tarde para llegar a tiempo con mi entrenamiento lo cual le pedí amablemente a mi hermano que me llevará en su camión (tiene una empresa de contenedores) hasta el predio de hockey. El accedió sin ningún problema y yo puse el plan en marcha.
Me vestí con mi pollerita que usaba para entrenar, un top bien ajustado y me subí al camión. Cuando el me vio sentí como me miro de arriba a abajo lo cuál me puse muy contenta porque sabía que mi plan estaba funcionando. En el camino empezamos a charlar y la situacion se empezó a calentar:

Bruno: (… “Mi chiquita no tenes frío con esa vestimenta”…)

Paz: (… “claro que no Bruno siempre fui de sangre caliente”…) a lo que abrí un poco mis piernas para que el pudiera ver mi tanguita blanca

Bruno: (…”Ya no eres la niñita inocente que solía conocer, eres toda una mujer”…)

Paz: (…hermanito, siempre voy a ser tu chiquita, pero sabes, a veces necesito a alguien que me haga sentir mujer, la mayoría de los hombres son todos iguales y me van a lastimar como siempre lo han hecho y siendo sincera hace mucho tiempo que no tengo”…)

Bruno: (… “Que no tienes que”?…)

Paz: (… “Es que me da vergüenza decirtelo”…) en estos momentos sentía como mi conchita empezaba a mojarse rapidamente y me ponia roja cómo un tómate.

Bruno (…”Dale nena, sabes que podes hablar de lo que sea conmigo”…)

Paz: (… “Me hace falta sexo”…) 

Bruno escuchó eso y paró el camión en un costado.

Bruno (…”Sabés que te amo y que haría todo lo lo posible para que vos estés felíz”…)

Ni bien escuché eso me abalancé contra el comiéndole la boca como si no hubiera un mañana y con agilidad me monté encima. Mi conchita era un río, ardía de deseó.

Pero el muy precavido me paró en seguida y me dijo que estábamos muy expuestos, que en el camión no podíamos hacerlo y menos a plena luz del dia.

Bruno (…”Sos hermosa pendeja, siempre veía ese culo hermoso entangado en casa y me aguanté las ganas, quiero hacerte mía pero acá  no se puede… Mira si alguien nos reconoce y nos ve en esta situación. Sería un escándalo, hagamos lo siguiente… Te dejó en hockey y cuando te pase a buscar nos vamos a un hotel. Le diré a papá y mamá que te llevaré a comer por ahí”…) 

Aca termina la primera parte de mi relato el cual si es publicado, narraré como tuve sexo con el esa misma noche

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: