Mi esposa borracha y un desconocido en la carretera la manosea.

Salimos con mi esposa a bailar de noche a un antro, ella bebió de más y afortunadamente llegamos hasta el auto sin problemas con los amigos que hibamos querían ir al billar nos estábamos poniendo de acuerdo cuando consulte a mi esposa ya estaba muy dormida y no despertaba así que no quedó de otra que despedirnos, tomar camino rumbo a casa, ella llevaba un vestido holgado vaya se asomaban sus hermosas piernas entonces me entro la calentura para esto me estacione en un lugar seguro comencé a recorrer sus piernas alzando su vestido lentamente no se fuera a despertar se veía su panty de encaje blanco huy que rico, la toque con cuidado pellizcandola suavemente presione un poco más incluso la movi un poco para acomodarla y sacar su calzoncito eso me hizo más fácil dejarla libre de piernas abiertas lo cual me permitió acariciar a mi antojo su deliciosa vagina, recline más el asiento donde estaba ella para que estuviera en mejor posición sin esforzarme de más para poder tocarla. De pronto observó que pasaba un chico notando que estaba manoseado a mi esposa esto me dejó pensativo y a la vez me entro la curiosidad y morbo de ver que otro tipo tocará a mi esposa, así pues volví a manejar en busca de algún prospecto que quisiera ser mi cómplice recorri varias calles ya me había desilusionado pues a las 4 de la mañana no hay mucha oportunidad hasta que alcance a ver a un tipo me estacione frente a él para preguntarle una ubicación el al mirar a mi esposa con el vestido levantado mostrando toda su vagina se asustó, lo calme preguntándole que tal se veía. Me responde ya con el morbo en su rostro: se ve bien rica, pero que no quería problemas le respondí lo mismo que solo buscaba un cómplice para ese instante pues era una fantasía que quería cumplir y el fue el afortunado para ver como la tocaba otro hombre sintió más confianza entonces baje más la ventanilla dando mi aprobación que podía tocarla, así pues nervioso metió su brazo para acariciar la vagina de mi esposa, recorría su vientre piernas le jugaba los vellitos y dado que ya mi esposa había quedado con las piernas algo abiertas el amigo pudo acariciar mejor sus labios incluso meter sus dedos lo hacía muy suave pero yo veía que estaba incómodo así que le pedi que abriera la puerta se agasajo a venirse sobre la vagina de mi esposa acariciando toda su entrepierna y sobando su clitoris le pregunte que tal he como te parece, me responde esta bien rica y que es para ti me dijo el, le contestó mi esposa pero sigue agasajadote y mamale su vagina, como pudo se acomodo yo le ayude levantándole una de sus piernas comenzó a darle lengua en la vagina, me decía que estaba muy rica que sabía muy bien le metió un dedo la maturbaba, ella seguia bien dormida solo hacia unos gemiditos muy suaves, de momento quise que la cojiera pero yo no traía Condones y el tampoco así que no se pudo no quedó otra más que seguir jugandole la vagina mientras el se maturbaba le pedí que si se venía se los tirará cerca de su vagina acabo porfin untandole su semen en su vientre, se despidio dándome las gracias por la oportunidad, solo le dije tuviste suerte, así seguí el camino manoseado a mi esposa recordando esas escenas del tipo jugando con la cosita de mi mujer. Llegue a casa la baje como pude y termine cogiendomela hasta que me canse. Disculpen la escritura solo quise compartir mi relato. Saludos. comentarios al correo [email protected]

VER VIDEO AQUI

Un comentario sobre “Mi esposa borracha y un desconocido en la carretera la manosea.

  • el 6 diciembre, 2018 a las 20:17
    Permalink

    Pues sí que fue suertudo. Creo que ahora tendré el hábito de añadir por la calle de madrugada (je, je).

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: