Mi primera vez con un travesti

Les voy a contar la historia de mi primera vez con un travesti. Había dejado yo a mi exnovia algunos meses atrás y por tanto trataba de aprovechar mi soltería al máximo. Me relacionaba con mujeres con cierta frecuencia y estaba tranquilo hasta que un dia me acordé de un vez que hablando con mi ex me comentó que habia estado en una ocasión en un club de intercambio de parejas. Tal fue mi curiosidad en ese mundo que decidí investigar un poco y encontre uno cerca de mi casa. Así que un día que estaba cachondo me animé a pasar por allí a tomarme una copa y ver el ambiente.
Cuando llegué allí me dieron una toalla y me fui a los vestuarios a desnudarme. Recuerdo que baje al piso de abajo donde había tarimas donde alguna personas estaban teniendo sexo. El local era oscuro y no tenia demasiada gente al principio pero luego se fue animando. Llevaba yo tres copas y ya estaba un poco mareado cuando la vi bajar por las escaleras.

Llevaba un vestido con minifalda negro y tacones de aguja. Su pelo era negro y era bastante alta. Elegantemente se dirigió a la parte de atrás donde había un sofa y un jacuzzi. Aunque siempre me he considerado heterosexual, me vestí alguna vez con la ropa de mi hermana y he tenido mis fantasías con travestis. En aquel momento me dio morbo la idea de liarme con una, así que me acerqué al sofá donde se habia sentado.
Hola! Como te llamas?
Santi, y tu?.
Yo me llamo Rubí. Quieres sentarte conmigo?
Así que me senté a su lado y empezamos a charlar animadamente hasta que en un momento dado se me quedó mirando fijamente y acercó su boca a la mía y me empezó a besar. Yo me puse un poco tenso al principio pero al sentir sus labios carnosos sobre los mios me empezó a gustar. Poco a poco me fue metiendo su lengua y cuando me di cuenta me había quitado la toalla que cubría mi polla que se me había puesto bien dura.
Me empezó a masturbar mientras nos besabamos en el sofá. Yo empezaba a estar muy cachondo y de repente se separó un poco de mi y se inclinó sobre mi miembro para mamarmela hasta el fondo. Ufff, que gusto sentía, me encataba como la chupaba.
Estubimos así unos minutos y al cabo de un rato me dijo:
Vamos a una cama?
Yo estaba demasiado cachondo para decir que no, así que la llevé de la mano hasta una de las camas que estaba debajo de las escaleras. Nos recostamos y nos seguimos besando. Le empecé a subir el vestido mientras ella me acaricaba la espalds y me metía mano en el culo. Sin pensarlo le baje un poco la braguita y asomo su polla que estaba ya dura. La cogí con mi mano y le empecé a masturbar. Se hacía raro tener en mi mano una polla que no fuera la mía pero me gustó. Me gustó tanto que me excite con la idea de perder totalmente el control, así que empecé a bajar por su pecho y barriga hasta encontrarme con ella. Su polla la tenía ahora enfrete de mi cara, y la empecé a acariciar con mis labios. Luego le pasé la lengua de arriba abajo y cuando llegué a los huevos, sentí que estaban depilados y me los metí en la boca. Ufff, que rico la sensación de ternerlps en mi boca mientras los acariciaba con mi lengua.
Consciente de lo mucho que me estaba gustando le cogí la verga y me la metí en la boca. “Mi primera mamada” pensé. Me la metí hasta el fondo de la garganta, mientras escuchaba a Rubí gemir de placer. Mi excitacion iba en aumento y cada vez chupaba con mas deseo, entoces Rubi se incorporó y suavemente me dijo:
Quiero follarte el culito
No lo pude evitar. En realidad lo estaba deseando, así que me tumbe boca abajo en la cama. Ella sacó de bolso los lubricantes y con sus dedos me los empezó a aplicar en mi culito y me los empezó a meter.
Estuvimos así un rato hasta que de repente senti que se ponía sobre mi, y sin previo aviso me penetró con fuerza. Recuerdo el dolor de la penetración y como gemí en ese momento. Y como poco a poco ese dolor dio paso a un inmenso placer. Sentía como su polla dura me envestia una y otra vez. Estaba totalmente a su merced y yo solo gemia entrecortadamente de placer. Estuvimos así un buen rato y después me puse boca arriba y abri mis piernas para que me follase de frente. Con cada una de esas deliciosas embestidas yo me ponía mas y mas cachondo. Mi culito era todo suyo y se lo folló duramente hasta que de repente sentí su polla mas dura y Rubi empezó a gemir hasta que se corrió. Recuerdo perfectamente esa sensación de notar la humedad calentita en mi culito follado. Ahora su polla se movía suave y si roces. Había descargado hasta la ultima gota dentro de mi y lo senti delicioso. Después de eso, me limpié y nos empezamos a vestir. Me dio vergüenza y me fui de alli.

Dias despues, empecé a comprar lencería de mujer, medias, braguitas, corsés….y un vibrador

5 comentarios en “Mi primera vez con un travesti

  • el 14 diciembre, 2018 a las 07:10
    Permalink

    Hola buenas noches, alguien maduro para mi primera vez. De preferencia del estado de Jalisco.

    Respuesta
  • el 12 diciembre, 2018 a las 13:19
    Permalink

    Maravilloso me diste una leccion de lo que estoy deseando y espero encontrar a ese o esa alguien que leo haga por primera vez dede ser sabroso.buena narrativa.

    Respuesta
  • el 19 noviembre, 2018 a las 17:02
    Permalink

    hola es un gusto saludarlo, pensamos lo mimo, yo tengo también algo de miedo de hacer realidad esa curiosidad que tengo pero temosa que me hagan daño, algún dia encontrare esa personal. Saludos

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2018 a las 19:17
    Permalink

    Siempre he tenido una ganas de visitar uno de esos lugares para poder vestirme de mujer y que me desvirguen, pero un poco es porque alguien vaya a reconocerme y también por el miedo a que me encuentre alguien que me haga daño, pero creo que ahora sí me animaré.
    Felicidades por esa primera y rica vez.

    Respuesta
  • el 17 noviembre, 2018 a las 17:38
    Permalink

    Excelente, mucho morbo, excitante

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: