Mi vecino,mi primer mamada.

A pesar de estar casado,siempre tube la fantasia de tener sexo con otro hombre. Por razones obvias nunca le comenté esto a mi mujer.
Un dia alquilaron la casa de al lado de la nuestra. El nuevo inquilino resultó ser un hombre mayor. Con el correr del tiempo nos fuimos conociendo. Era muy respetuoso y reservado. Como vivia solo,en varias oportunidades lo invitamos a nuestra casa y formamos una linda amistad.
Era un hombre muy activo y bastante fornido teniendo en cuenta sus 55 años. Pero de vez en cuando se lamentaba por su soledad. En confianza me decia que necesitaba una compañia para que le alegrara un poco la vida. Lo que nunca me aclaró que tipo de compañia necesitaba.
Un buen dia,sabiendo que no trabajaba decidï ir a visitarlo para acortarle la tarde. Le avisé a mi esposa y me fuï. Era en horas de la siesta. Golpee y esperé que me atendiera. Tardó un par de minutos en abrir. Aparentemente estaba durniendo porque estaba a medio vestir y algo despeinado. Le pedï disculpas por la molestia y le dije que volvia en otro momento. No es ninguna molestia,pasá y me señaló el living.
Nos sentamos de frente en los sillones individuales. Como hacia calor trajo una cerveza y nos pusimos a hablar de cosas de la vida. Despues de una hora de darle a la lengua y producto de habernos tomado unas tres cervezas,la conversación fué girando para el lado del sexo. Por efectos del alcohol los dos estábamos muy alegres. Le pregunté si no tenia alguna novia. Me contestó que desde que nurio su esposa hace un par de años,no volvió a estar con otra mujer. Ingenuamente le contesté ” supongo las ganas que debes tener “. En ese instante él cambió su tono de voz y de una manera seria dijo ” no te imaginas las ganas de sacarme la leche que tengo “. Me sorprendió su repuesta pero más me confundió su actitud porque me lo dijo acariciandose su miembro por encima del pantalón mostrando sin disimulo una gran erección.
Bastante turbado por la situación,no tube peor idea ( o mejor ) que preguntarle ” como aguantás ? “. Inmediatamente me contestó ” no aguanto más. Se paró y bajandose el short que llevaba puesto dijo ” mirá como estoy “. En ese momento no supe que hacer. Era una pija enooormee, sobre todo cabezona y gruesa. La verdad que metia miedo su tamaño.
Me quedé petrificado,mudo. Se la miraba sin poder reaccionar. No podia creer lo que me estaba pasando. Estube en esta situación por varios segundos sin sacarle los ojos de encima al tremendo pedazo que tenia mi vecino.
Aprovechó mi confusión y acercandose un poco mas me dijo ” la mirás mucho…te gusta ? “. No sabïa si salir corriendo,si pedir auxilio,si cagarlo a palos. Pero me tildé,no supe que hacer.
A pesar que mi fantasia la tenïa al alcance de mis manos ( mejor dicho de mi boca ),me surgieron los miedos las dudas el orgullo el qué dirán. Y como no lograba sobreponerme, él se valió de mi pasividad y fué mas lejos. Parado frente mio,tomó su pija con una mano y apoyandola sobre mis labios me pidió que se la chupe.
Creo que ahï hice el clic. En el acto recordé mi fantasia y traté de calmar mis nervios. Cerré los ojos y una gran exitacion se instaló en mi cuerpo. El deseo de experimentar lo que hacia tantos años quería pudieron derrumbar todas mis dudas y niedos. Estiré una mano y se la acaricié,luego se la agarré firme y lo pajeaba suavemente. Tenïa una erección terrible. Me relajé y me la llevé a la boca.
Le pasaba la lengua a lo largo y a lo ancho porque no lograba metermela. Era demasiado grande. Con mucho esfuerzo pude tragarme su cabeza. La succionaba mientras que con mis dos manos lo pajeaba. Estube bastante tiempo chupandosela. Mi vecino estaba gozando como loco la mamada que le estaba dando porque cerraba los ojos y realizaba movimientos de pelvis como cogiendome la boca.
Ya me dolian las mandïbulas de abrir grande la boca. De pronto me la sacó y agarrandola con su mano,aceleró su paja y cuando estuba a punto de acabar puso su pija sobre mi labios y comenzó a gemir. Entendí que se venia el final. Me arrodille en el piso entre sus piernas esperando su descarga. Cuando me dijo ” te acaboo ,.” abrí grande la boca. El primer chorro de leche pegó en mi mentón,el segundo pude trsgarmelo a todo el tercero me ahogó e hice arcadas mientras seguia descarcandose en mi cara.
Cuando terminó me metí la cabeza en la boca y se la chupé hasta sacarle la última gota. Me chorreaba semen por mi cara. Nos limpiamos bien y antes de irme me agradeció enormemente que le haya permitido acabarme en mi boca. Yo le agradecï por haber hecho realidad a medias,una fantasia que hacia muchos años deseaba.
Quedamos en juntarnos nuevamente para sacarnos todas las ganas y la leche acumulada.
Desde ese dia mi vecino ya no se queja de su soledad y me pide reiteradamente que le entregue la colita. Estoy preparandome para ese ansiado momento.
Michel

VER VIDEO AQUI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: