Mis chicas inolvidables

Soy un jubilado viudo, sesentón, a veces me siento solo, tengo hijos y nietos en Europa, con un buen pasar y entonces el poco dinero que tengo lo gasto en lo que se me ocurre. Un sábado estaba en una verdulería y una chica (que supe más tarde era de 23 años) le estaba estaba preguntando al comerciante si conocía algún electricista por el barrio, yo le pregunté qué le había pasado y me dijo que no sabía, pero que no tenía luz en su departamento. Me ofrecí a verlo para ver si encontrábamos qué pasaba y me dijo que casi no tenía dinero. Me reí preguntándole cómo le pagaría al electricista y me dijo que pensaba pedirle a su padre que vive en un pueblo cercano. Pasé por mi casa a buscar unas herramientas y fuimos al departamento, que lo comparte con una amiga, las dos son estudiantes de filosofía, psicología, artes y esas cosas que estudian las gentes divertidas que no les gusta esforzarse estudiando cosas duras. La amiga salió con poca ropa de su cuarto y preparó unos mates. Ellas se reían todo el tiempo y me resultaron magnéticas, brillantes, intrigantes, atrapantes… Calientes, bah.
Se les había quemado el disyuntor, le dije que podía puentearlo -pero es peligroso- y que lo correcto era comprar otro, fuimos a una casa de electricidad y la plata que tenía no le alcanzaba y se lo compré yo.
Se lo instalé y así iniciamos una amistad, me contaban lo que estaban estudiando y resultó que pude ayudarlas con algo de lo que yo sabía y sobre todo porque a la gente jóven les cuesta mucho leer libros en papel, así resultó que estudiábamos juntos para sus exámenes y yo les organizaba relaciones de temas en láminas y les “tomaba exámenes” de práctica, de alguna manera me sentía jóven con ellas y cada tanto me daba cuenta que tenía erecciones durísimas mientras charlábamos, también me dí cuenta que varias veces terminé pagando en el almacén o la verdulería, y que casi toda la cerveza y el café los pagaba yo… hasta que se descompuso el calefón. Era una boludez pero les hice notar que estaban abusando de mí económicamente, se les apagaba la llama piloto y así no funcionaba el calefón. Necesito herramientas dije. ¿las vas a buscar? , dijo Chica1.
Las “vamos” a buscar contesté, y Chica2 se puso en marcha diciendo “Sos nuestro salvador Viejito, vamos!!” y fuimos con Chica2 (un año menor que Chica1)
En mi casa tengo las herramientas en un lugar alto (para usarlas poco!) y cuando llegamos puse una silla para usarla de escalón,
¿subís vos que sos más livianas y bajás esa caja verde?
y cuando subió me puse incontenible y la agarré “de las dos piernas” “para que no se caiga”, se puso a reir nerviosa y me dijo que estaba pesada y que la baje yo, bajó mientras le recorrí como disimuladamente casi todo el cuerpo mientras iba bajando, me puse exitadísimo, y subí yo a la silla, “te atajo” dijo y mientras yo estiraba la mano para arriba me agarró con una mano en la pierna y la otra “por error” muy cerca de mi verga, cuando terminé de bajar cruzamos las miradas y ya estaba todo dicho, algo había pasado, me dijo que estaba muy agradecida con todo lo que hago por ellas y que me quería devolver algo, y me apoya la mano sobre mi pija paradísima, que todavía estaba guardada bajo el pantalón,pero pidiendo salir. Y los dos parados de frente, sin dejar de mirarme la cara usó las dos manos para sacarme el pantalón, se agachó y me la empezó a mamar, chupaba desenfrenada, nos metimos en mi sala y nos “caímos” en un sillón y segía chupando a lo bestia, le dije que si me hacía acabar no sabía si podía darle algo, que chupe más despacio, me dijo que yo ya le daba de todo y que no esperaba nada, que ahora solamente quería hacerme sentir bien… y me liberó de cualquier “responsabilidad” y me la mamó hasta que le acabé en la boca. ¡no me mires! me dijo con la boca llena y cagándose de risa, y se enjuagó la boca en la cocina, no sé si tragó algo o no. Estábamos todo transpirados y le dije si se quería duchar, cuando se metió bajo la regadera entré a mirarla y le dije que era hermosa, si la podía ayudar a bañarse, la recorrí con jabón por todo su cuerpo, y me senté abajo suyo para que me lave la cabeza, me hizo sentir joven, me trató muy dulce, le dije que por qué era tan buena conmigo y me dijo que los dos novios que había tenido eran unos brutos, que los extrañaba pero nunca tuvo alguien tan dulce como yo. Se enjuagó y me dijo que mientras yo terminaba de bañarme la llamaba a Chica1 para que no se preocupe, pero me parece que en la charla hablaron de varias cosas más…
Volvimos y les arreglé el calefón (era muy fácil, pero un profesional les hubiera cobrado, como es justo), Chica2 se puso a cocinar y Chica1 me dice, “Viejito, me ayudas a entender este texto?” (ellas me llamaban Viejo-mi-nombre, como si me dijeran Viejo-Juan, pero con mi nombre real) y se sentó en unos almohadones que teníamos en el piso, estaba con un mini-short y sus piernas depiladísimas al aire, yo me senté al lado y dije ¿a ver? y nos pusimos a leer, en un momento se acomoda de golpe atrás mío, apoyada con otro almohadón en la pared y me abraza con sus piernas y pone el libro adelante de los dos, y seguimos leyendo y hablando “profesionalmente” un rato largo mientras me tenía abrazado con sus piernas, hasta que Chica2 nos llamó para comer… tengo que reconocer que tuve algo de miedo, hasta pensé que iban a planear algo malvado para robarme y me imaginé hasta asesinado, pero estaba tan alucinante todo que pensé que morir así no estaba nada mal.
Ese día no pasó nada más, pero ya empecé a medir tiempos y estábamos todo el día conectados por mensajitos de celular, tres días después sabía que a la mañana estaba sola Chica1 y simplemente fuí y la cogí. Estaba claro que yo no podía complacerlas a las dos y me hice consumidor de viagra, que para ser sincero me parece que el viagra es una mentira, te puede ayudar psicológicamente pero coger con viagra o sin viagra para mí es lo mismo, y hasta me pasó que no pude con viagra…
En el estudio nos iba cada vez mejor, aprobaban todo, yo aportaba -ciertamente- cada vez más plata, pero pensaba que éramos como una familia y ¿para qué quiero yo mi plata? no se me ocurría mejor forma de gastarla, cada tanto vienen amigos a comer a mi casa, casi todos casados y a ninguno le conté de esto, era mi vida secreta. Pero se dieron cuenta que había un grupo en mi teléfono que tenía cientos de mensajes, les dije que me andaba gustando una mujer pero que todavía no había pasado nada.
Me convertí en un viejo chupaconchas, y me dí cuenta que el orgasmo de una de ellas era lo que más me la ponía dura, entonces se la chupaba a una mientras ella le lamía despacito el botoncito a la otra y cuando la primera se acababa y yo me ponía durísimo entonces la cogía a la otra… ellas se convirtieron en bombas sexuales y en un par de semanas ya tenían novios las dos, venían a visitarlas de noche, cenábamos todos juntos y nadie sospechaba nada, yo era el viejo que las ayudaba a estudiar, y los arrumacos entre los jóvenes me dejaban recaliente, entonces yo volvía de día y me cogía a alguna de las dos, una tarde Chica2 estaba sola conmigo pero estaba indispuesta y no quería, yo estaba todo cachondo y desnudo y llega Chica1 y dice ¿puedo interrumpir? y se va de boca, en un momento me la estaban mamando entre las dos, les pedí que paren porque no podía creer lo que me estaba pasando, que vengan a abrazarme y se pusieron en la cama una a cada lado, una apoyada en cada hombro mío, miré y ví 4 tetas y una laguna de piernas que me envolvía, les dije que si me metían dos lenguas en mi boca ya me podía morir tranquilo. Me besaron dulcemente mientras me decían que si me moría me volvían a matar! Y nos dimos un largo beso de tres lenguas que nunca voy a olvidar, después me dijeron que si no fuera por mí nunca se hubieran animado a ser bisexuales entre ellas y que es un secreto que nunca le van a contar a nadie.
Cuando Chica2 se fue a la ducha me dí un gusto con Chica1 que nunca había hecho de jóven, se acostó boca abajo y con paciencia infinita le pasé la lengua por cada centímetro de su cuerpo en la parte de atrás, luego la dí vuelta y me comí cada uno de los dedos de sus pies mientras jadeaba, ahora la chupé toda, prolijamente por adelante, menos su concha, abdomen, tetas axilas, y tampoco la cara, cuando terminé de chupar todos los dedos de su mano entonces sí fuí a la concha y le hice oral hasta que estalló, entonces se me puso redura y la penetré mientras ahora sí le chupé toda la cara, los ojos y me fundí con ella en un beso mientras la tenía cogidísima, en un momento me dí cuenta que Chica2 estuvo mirando y me dijo que para su cumpleaños quería ese regalo…
Ellas siguieron con sus novios, y aprobando materias, en el verano planificamos una escapada a la playa a la que “oficialmente” iban a ir solamente las dos amigas, pero yo me sumé sin que nadie supiera, ese fue nuestro final feliz, porque los padres sospecharon algo, en realidad creo que sospechaban que eran lesbianas, pero se enteraron de “lo nuestro” y a la vuelta vinieron al departamento de ellas a pegarme, dos tipos que tienen 15 años menos que yo. Las chicas me salvaron de la cagada a palos pero yo ya había agarrado una herramienta que disimuladamente había dejado específicamente por si hacía falta en un caso así. No sé qué habría pasado.
Ya nada es lo mismo después de que se enteraron los padres, pero fue una de las cosas más dulces que me pasaron, cada tanto recibo un mensaje, pero son saludos algo fríos, un saludo de cumpleaños o para contarme que aprobaron un examen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: