Mis dos amigos me cogieron borracho

No diré sus nombres verdaderos, por lo tanto los llamemos Sebastián y Leandro.

 

Todo esto sucedió hace ya más de una década, yo tenía aproximadamente 17 recién cumplidos ese día, mientras que Sebastián tenía 18 y Leandro 17, era un sábado por la noche celebrando mi cumpleaños, yo soy una persona muy reservada y mayormente no me gusta festejar mi cumpleaños  entre otras cosas, pero mis amigos habían insistido en hacer por lo menos una pequeña juntada, con compañeros de clase y amigos suyos, no éramos muchos, pongamos le unas 20 personas en la casa de Leandro, ya que justo ese día era aniversario de sus padres, por lo que tenía la casa sola y decidieron hacer la fiesta en su casa, habían traído alcohol, hierba y muchas mierdas mas, yo obviamente rechazaba esas cosas, por temor a que me pasará algo con los efectos que me provocarían estos.

Sebastián luego de un rato de tratar de convencerme de que por lo menos tomará unos cuantos vasitos de whisky, acepte y bebí, mi primera reacción fue mi cara toda arrugada y con ganas de escupirlo ya que lo amargo se había apoderado de mi boca, pero luego me fue agarrando el gusto y seguí tomando y tomando, probando cosas nuevas, llegué a un punto en que ya no me encontraba bien, pero seguí hasta probar la hierba.

Esa mierda me mato, termine perdiendo El control de mi cuerpo y caí desmayado a un sofá suave pero pegajoso, me quedé ahí por unas horas hasta que recupere una pequeña parte de mi compostura, bien abrí los ojos ví el miembro de Sebastián en mi cara, me estaba golpeando con esta y logré divisar a Leandro detrás sosteniendo ese monstruo.

Mi primer reflejo fue agarrarle el miembro a Sebastian, cuando lo hice este explotó liberando una cantidad absurda de semen, todo eso callo en toda mi cara, mientras que Sebastián solo gemia del placer, como dije, aún estaba borracho y ido, por lo que me empeze a lamer y lamer traguándome todo el semen que estaba en mi rostro, esto los excito mucho más de lo que ya estaban y e instantáneamente se le volvió a parar a Sebastian, mientras que Leandro se hacerco y me agarró el pelo, metiendo un monstruo ancho y carnoso por mis labios, me agarraban arcadas, pero me dignaba a parar, luego de estar unos 30 minutos mamandole a Leandro, los dos me agarraron y me llevaron a la habitación de los padres de Leandro, hay me tiraron a la cama y me desnudaron por completo, (no era un chico muy apuesto, tes blanca, ojos miel, pelo castaño, media unos 1,77 y pesaba 75k, mientras que Leandro tes blanca, ojos verde con toques de marrón, pelo castaño claro, media 1,85 y pesaba 80k, Sebastián era tes blanco, ojos celestes claritos, era pelirrojo, media 1,89 y pesaba 85) tenían un cuerpo muy marcado ya que los dos hacían natación, tenían los hombros anchos y no olvidemos sus dotes, Sebastián se puso delante mío chocando su “cosa” en mi cara metiendo y sacando, así fue hasta que sentí algo húmedo tocando mi ano, Leandro ya no aguantaba mas y quería meterme la, claro, yo tampoco era la excepción, estaba muy caliente y querían que me follaran ya, aún siendo virgen, Leandro empezó a pegarme en el medio con su “cosa” y pasaba sus dedos con saliva por mi ano, en un momento sentí que me venía a bajo, Leandro recién estaba metiendo la puntita cuando gemi de dolor, Leandro para calmarme me acariciaba la espalda mientras la iba metiendo poco a poco, hasta que llegó al fondo y yo solté un grito de placer pero a la ves dolor, sentía que me iba a morir, pero por alguna razón quería que siguiera y así lo hizo, se movía lentamente para que yo me acostumbrara, empeze a moverme haciendo que Leandro soltará suspiros y gemidos leves, luego de un tiempo ya había dejado de doler y Leandro había empezado a moverse rápido, chocaba su piel con la mía, lo que me excitaba más, gemia y pedía más, el me agarraba de los pelos y me gritaba obscenidades mientras me daba más duro aún, luego de un rato Sebastián estaba detrás mío, y me empezaba a dar fuerte, el gemia y yo ahogando me los gemidos con la polla de Leandro que tenía en la boca, hicimos de todo, penetración doble, yo también metía y bueno otras cosas, cuando los tres nos vinimos al mismo tiempo caímos en un sueño profundo, no sin antes limpiar y tratar de cambiarnos, nos dormimos en la pieza de Leandro, los tres en la misma cama.

Yo estaba avergonzado por el lo ocurrido que deje de hablarles por un tiempo, pero eso no había cambiado mis ganas de que la vuelvan a meter, así duro unos 3 años, hasta que cada uno se fue por su lado.

Sebas vive solo y es profesor de natación

Leandro tiene está comprometido con su novia y es abogado.

Y yo pues soy contador, no tengo a nadie, pero creo poder juntar a esos dos hombres que me cambiaron la vida, y si se puede que vuelva a pasar, ya lo veré, pues somos adultos ahora y tenemos diferente problemas, pero lo que si, lograre tener esas dos pollas otra ves es mi ano, no sé cuándo ni dónde pero lo haré.

 

 

espero que les allá gustado mi historia, pido disculpas si hay alguna falta hortografíca, esto paso en serio  y si, pienso reunirlos cualquier cosa que pase lo escribiré, adiós.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: