Niñera

Hola nuevamente Sara aquí con ustedes,para contarles otra anécdota de mi vida sexual, esta vez comenzó cuando aún era muy joven y me ganaba mi dinero alquilandome como niñera, mi relato empieza un viernes por la mañana, nuestro vecino el Sr Arturo un hombre de unos 50 años de edad de tez blanca y cabello entre Cano me habló a mi celular quería saber si podría cuidar a sus hijos, Arturo de 10 y lalito de 6, el Sr Arturo había enviudado hace 6 meses atrás y él era el único sostén de la casa por lo que casi siempre los niños los dejaba solos y mi cuidado, quedé con el que cuidaría los niños hasta que el regresara muy en la madrugada, tenía que ir a dejarlos y recogerlos en la escuela, hacerles de comer, ayudarles a terminar los deberes y meterlos a bañar para dormir, yo me bañaba con el pequeño y Arturo se molestaba por eso, aunque en el fondo sabía yo que quería el mismo trato, jijiji luego les cuento, entonces ya cuando los niños estaban dormidos yo fui al cuarto del Sr Arturo a fisgonear un poco y buscando encontré toda una variedad de películas, revistas y hasta una vagina a baterías, me dio pena el pobre hombre era obvio que se sentía solo y no tenía a nadie que lo complaciera, me di cuenta también que sus vídeos y revistas eran de temática adolescentes, niñas y colegialas, eso quiere decir que talvez se sentiría agusto conmigo si le mostraba cariño y me lo propuse cumplir.
Cuando llegó el como eso de las 4 de la mañana yo estaba dormida en la recámara del más pequeño junto al mismo que había tenido una pesadilla, el se esomo y cerró la puerta y se fue a su recámara y después de un rato de quién sabe que estaba haciendo me levanté con cuidado y fui a su recámara y ahí estaba viendo un vídeo de una colegiala que va a clases privadas en casa de su deliciosamente erecto profesor, el sr Arturo se masturbaba su polla, que ya estaba enorme y erecta, la vi y me empecé a dedear mi vagina me quité mis bragas e irrumpí de manera brusca el apagón el televisor y se cubrió su pene con un cojin, hay Sara ya despertaste, si le respondí, porque no me despertó en cuanto llegó, el muy apenado me dijo es que te vi cansada y además ya es tarde pero si quieres te acompaño a tu casa, le respondí que no era necesario que le había avisado a mis padres y ademas de que aún no terminaba, aún me falta atender a alguien, si?! A quien Sara?? Me dijo nervioso, a usted se Arturo, me acerque y me senté junto a él en su cama mientras mi mano se escurrió abajo del cojín y tomo con fuerza aquella delicia, el gimió de placer al sentir mi mano y dijo no! Sara yo podría ser tu padre, además eres la niñera de mis niños, también me encanta cuidar a los grandes arturito y quitando el cojín le descubri su polla erecta y la empecé a masturbar despacio, arriba y abajo el me dijo otra vez no!!, Pero yo le dije ntp los niños están dormidos y ademas se que necesitas mis cariños, pero eres una niña, no importa me encanta coger con hombres mayores, levante mi falda y le enseñé mi vagina el se saboreo la boca y yo también con su polla que ya estaba dentro de mí boca, se le mame despacio le preste soberana atención a su glande, al cual lamia con dulzura y propinaba besos tiernos, mi hombre se estremeció y eyaculo una cantidad enorme de semen, yo sonreí porque me ensució toda mi cara con gotas gordas y nacaradas de leche de hombre, las cuales lamí y limpie, como un poseso me desnudo completa y me saboreo por todas partes, mis senos mis pezones, mis muslos mi vaginita mi ano, todo fue degustado, yo lo disfruté y seguro el más, me puso de perrito y me follo con fuerza y desesperación, se corrió dentro mío, el se preocupó,no te preocupes desde más pequeña se corren dentro de mí y otra vez su verga estaba inchada y deseosa lo hicimos de lado, sus huevos me golpeaban mis labios vaginales por la fuerza adentro y afuera y eyaculo otra vez dentro su leche calentita se sentía bien y después lo monte y su verga me penetró nuevamente con fuerza y mi coñito estaba ya muy lleno de su leche, descansamos un rato y después encendio su televisor y mientras veíamos su película yo lo masturbe otra vez y bebi toda su leche, parecía no acabará, nos dormimos hasta el otro día.
Nos duchamos y me follo otra vez mientras nos bañamos y después me retiré, me dijo que si podía verme otra vez en la noche y le dije tienes mi teléfono, la próxima vez seré tu estudiante en curso especial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: