Oferta de venta

El día 14.07.2006, el ciudadano Alberto, junto a otro ciudadano Freddy se presentaron en horas de la mañana al apartamento de la víctima ciudadana Milu Ferrer, quien había publicado un aviso en los clasificados del periódico para vender unos objetos muebles de su propiedad. Que estando en su vivienda junto a su pareja J.Q. y con sus tres hijos, Alberto le solicitó un vaso de agua, en momentos cuando la apunta con un arma, la meten a la residencia, comenzaron a amordazar a sus hijos y a su esposo, la llevan a ella al cuarto principal, exigiéndole la entrega de dólares, amenazándola con secuestrar a su hijo de 3 años de edad. Que luego el ciudadano Alberto procedió a violarla. Que mientras Alberto la violaba, el ciudadano Freddy le tocaba sus partes íntimas y la amenazaba con cortarle sus pezones. Que posteriormente entró un tercer sujeto y se llevaron dinero en efectivo que tenía guardado la víctima, prendas de oro, mercancía que la víctima vende (ropa importada), varios artefactos eléctricos.
A pocos días, el dos (02) de agosto de 2006 en horas de la tarde, las corredoras inmobiliarias Beatriz Molina Viloria y Graciela Gutiérrez, se encontraban en el Edificio Virginia, ubicado en el sector Virginia, realizando la gestión de cuenta de un inmueble cuya promoción de venta la gestionaba la empresa Inmobiliaria G & G para la cual ambas trabajaban; al disponerse a mostrar dicho apartamento a dos ciudadanos que previamente habían manifestado vía telefónica estar interesados en dicho inmueble, el ciudadano Alberto les pidió que encendieran el aire acondicionado, momento que aprovecha para esgrimir un arma de fuego, proceden a amarrarlas con tirro y cintas adhesivas que cargaban en el maletín que portaban, amarrándoles las manos y las piernas.
Llevándose a Beatriz Molina a otra habitación del inmueble, donde Alberto procedió a quitarle el pantalón, cortándole el blúmer y el brasier, amarrándole las manos hacia atrás con tirro, poniéndole cinta de embalar en los ojos y en la boca, la acostó en la cama donde la penetraron por la vagina ambos ciudadanos, hasta que eyacularon cada uno de ellos, quienes intentaron penetrarla por el ano, pero los mismos no
pudieron, manifestándole palabras obscenas, exigiéndole posiciones en el acto carnal y sometiéndola con el arma de fuego. Mientras, tenían amordazada en la otra habitación a la Graciela Gutiérrez. Luego, antes de huir del lugar, las despojaron de sus teléfonos celulares, dinero en efectivo, tarjetas de débito y un anillo de oro.
Después, el día seis (06) de agosto de 2006, en la Urbanización La Colonia, la ciudadana Ana María Fuenmayor, estando en casa de su suegra, entre las 11 de la mañana y la una de la tarde, recibió una llamada de una voz masculina, quien dijo ser L.F., interesado en la compra de la vivienda de sus suegros, quienes habían publicado la oferta de venta en los clasificados del diario Panorama. Por lo que se pautó la visita para el día siguiente a los fines de mostrar la casa en venta. La misma persona vuelve a llamar el día 07.08.2006, a las 8:30 de la mañana y le dice que iba en camino, que le dijera al vigilante que lo dejara pasar. Cuando los victimarios llegaron, los ve arribar en un carro blanco pequeño, divisa dos sujetos cuando les abre la puerta, uno es más joven y más moreno, otro más blanco y de más edad y éste último le dice “yo soy L.F.”. Ella comenzó a mostrarles la casa. Cuando se dispone a salir de la habitación, Alberto la agarra por un brazo y le dice que es un atraco. La víctima lo ignora y sigue caminando cuando le saca una pistola y le repite que es un atraco. El más joven, el ciudadano Freddy, la amarra y siguiendo la instrucción de Alberto le quita el mono y la pantaleta para dejarla desnuda. Le vendaron los ojos con una corbata de su suegro y comenzaron a revisar todos los cuartos, las gavetas. Vio cuando Alberto se quitaba el pantalón y éste comenzó a pedirle que le hiciera cosas, que lo besara, que le hiciera sexo oral y la penetraba por delante y por detrás. Que los agresores llevaban guantes. El sujeto de mayor edad se le quitó de encima y se le montó el acusado, penetrándola igualmente por su vagina, obligándola a decirle las claves de las tarjetas bancarias. Se marcharon del lugar llevándose un morral pequeño negro, un DVD, varios perfumes, varias afeitadoras eléctricas, 200 dólares, varias tarjetas de crédito, dos relojes pulseras marca Michel y su teléfono celular.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: