la ventana

No podía dejar de hacerlo, mis manos, como si tuvieran vida propia, acariciaban mi cuerpo, mirándome en el espejo de

Leer más