Rompiendome el culito

Así fue como hice varias cosas en una, aprendí a masturbarme y cómo se siente el sexo anal o por lo menos como lo sentí yo, por aquel entonces el que era mi novio quería follarme por el culo, yo no lo dejaba porque me daba miedo que me doliera así que me dejó y yo me quedé con la duda de cómo habría sido.

Así que hablé con un amigo que tengo por internet, con quien tengo sexo virtual y el me animó a que me follara por el culo yo misma con una zanahoria.

Después de hacerlo esto es lo que le escribí:

Hola cariño:

Lo he hecho !!!!!!

Estoy super emocionada !!!!!

Todavía tiemblo toda, ee tiemblan las manos y casi no puedo escribir.

Casi no pude comer, tenía el estómago duro, mi madre me pregustaba que me pasaba y parecía un poco preocupada se pensaba que estaba enferma, por momentos se puso pálida y por momentos toda roja.

Cogí de la nevera una zanahoria, como tu me has dicho, cogí una con los dos lados casi iguales, la medi para ver que era un buen consolador, era de 17 centímetros de larga, por 3 de ancha mas o menos. Me acorde de ti, que me decías que iba a poder hacerlo, entonces respiré hondo y me la lleve a mi habitación, un poco nerviosa pero también bastante emocionada.

Cerré la puerta para que la chica de la limpieza no pudiera entrar, abrí el grifo de agua caliente y puse la zanahoria debajo porque estaba muy fría, mientras tanto me quité toda la ropa preparé la vaselina y una toallita, y me puse una luz ténue para dar ambiente.

Cogí la zanahoria que estaba tibiay me acoste en la cama de lado, quería cogermelo con calma, estaba casi jadeando de los nervios y la exitación. Comence acariciándome las piernas, luego las nalgas y al final comencé a tocarme el culito con el dedo, suavemente, luego me metí el dedo y lo fuí moviendo. Me acorde de ti todo el rato, me imaginaba que tu me acariciabas.

Me metía primero un dedo luego varios dedos por el agujerito, luego me comencé a poner caliente y húmeda y abri el frasco de vaselina y comence a ponermelo por el culito, primero acariciándome por fuera, luego más adentro, por todo, cada vez podía poner mi dedito más adentro con menos esfuerzo, me masajeaba y me ponia cada vez más húmeda también por mi chochito.

Cuando me sentí cómoda con esto, me puse mas vaselina y me metí otro dedo, probé con tres, pero no pude. Puse mas vaselina y trate de abrir mas las piernas, ahi hice un poco de fuerza y metí los tres deditos hasta la mitad, me dolió un poco, pero aguante, se podía soportar el dolor. Deje los dedos quietos y cuando paso la tensión, los meti por completo.

Estaba a mil, parecía que el corazón se me salía del pecho estaba tan caliente como nerviosa la verdad.

Saque mis dedos unté mas vaselina, y los meti otra vez, ahora fue mas fácil, y no dolió.

Me pareció que había llegado el momento, cogí la zanahoria, le dí una mamada como si fuera una polla, le puse veselina y probé a metérmelo poco a poco. Imposible, se me hacía un poco duro así que le puse mas vaselina a la zanahoria y a mi culito y seguí con los dedos, me resultaba más facil.

Intenté otra vez poner la zanahoria con mas fuerza, se metió un poco, pero el dolor fue terrible, asi que la saqué. Volví al juego con mis dedos, y volví a intentar, pude meter una puntita, pero otra vez el dolor era insoportable, lo saqué.

Pensé que era un exito ya haber metido la punta, miré la zanahoria y mis dos dedos juntos y note que la zanahoria no era tanto mas ancha que los dos dedos juntos, entonces pensé que podía, me acordé de ti nuevamente diciendome que podía.

Otra vez me puse mas vaselina y jugue con mis dos dedos, mi respiración crecía, no aguantaba mas, había decidido meterme toda la zanahoria de una vez, estaba decidida.

Puse mas vaselina en la zanahoria, apoye la punta, y empujé con fuerza.

Dios mío, sentía que me llenaba las entrañas, un dolor punzante se metío muy profundo, pero era un dolor soportable, dolía menos que los intentos anteriores.

Sentí que un calor me subía y mi cara estaba totalmente roja.
El dolor paso enseguida, me gustaba tener la zanahoria dentro. Decidí cambiar de posición, no estaba muy cómoda.

Me saque la zanahoria, me puse en 4 patas, pero como necesitaba mis manos, apoye el torso en 2 almohadas, y mi cabeza tambien.

Mi culo apuntaba al cielo, apoye la zanahoria nuevamente y empuje adentro, esta vez el dolor fue mínimo, de inmediato, comence a mover la zanahoria para adentro y para afuera, estaba toda mojada.

Luego de ese masaje, estaba por correrme, me tendí boca abajo, puse una mano en mi rajita, mientras con la otra movía la zanahoria y me corri de una forma increible.

Mi vida, fue un orgasmo que jamas olvidaré, mucho mas intenso de los que haya tenido. Me costo un poco sacar la zanahoria luego de correrme, me dolio al sacarla.

Me tumbé boca arriba y segui jadeando hasta que mi respiración comenzo a ser normal.

Gracias a ti me he animado a esta experiencia, he pensado en ti todo el tiempo, me lave las manos y corri a escribirte, todavía tiemblo un poco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: