Sara y los puertorriqueños

Hola otra vez soy Sara la niña blanquita de tetas grandes y que le encantan las vergas no importa si soy chicas y grandes,está anécdota sucedió hace unos meses atras, cuando inmigrantes de Sudamérica empezaron su éxodo por México de donde soy originaria, todo inicia una mañana en qué después de levantarme muy temprano y medio limpiar mi departamento (ya vivo sola) me prepare para ir al gym y hacer mi rutina de ejercicios diarios, al terminar de mi rutina por lo general termino muy llena de energía y cachonda pero este día no había ningún chico o señor en el Gym solo chicas así que voy a las duchas y trato de aliviar mis ancias en agua tibia, pero no funciona necesito carne de Macho, así que inició mi regreso a casa, es mi día libre por lo que no hay trabajo y si tengo suerte ya encontraré a un niño, chico, hombre o señor que quiera ponerme quieta, tomo un camión en periférico y pago mi pasaje veo donde hay lugar y talvez algún prospecto pero no hay mucho de donde escoger, después de casi 20 minutos en un semiembotellamiento yo sentada en el asiento corrido escucho a una persona con acento extrajeron era un hombre alto, fornido de pecho y espalda amplia, brazos fuertes y voz muy grave con acento puertorriqueño, le pide permiso al chófer para pedir unas cuantas monedas y así lo hace, nos dice que vino con la caravana de migrantes y no tiene, dinero ni comida y nos pide una caridad, algunos le damos y otros solo lo insultan, el baja de la unidad dando gracias aquien le apoyo y respondiendo a quien sólo lo insulto que no es un ladrón, yo me quedé un poco pasmada por el porte de aquel hombre y si mi cachondes ya estaba activada desde hace rato, mi libido me dijo ve por aquel hombre y llevatelo a casa, al principio dude un poco pero mi calentura me convenció con es negro imagínate aquello.
Bajé rápidamente y le alcance muy nerviosa me presenté soy Sara e iba en aquel pesero, me gustaría ayudarte estaba temblando mis piernas parecían de goma y aquel hombre de nombre Raymond me pareció más sexy y ambos dos nos comimos con la mirada, yo intentaba adivinar la medida de su pene que ya le hacía un bulto en su pierna derecha y el me veía mi cuerpo, mis tetas en solo una camiseta de tirantes sin sosten, mis pezones duros se presentaron ante él y un leggins en color carne y sin bragas parecería andar desnuda pues de lo apretado mi vulva se veía, le expliqué que tenía algo de ropa y comida pero teníamos que ir a mí casa, el sonrió y me dijo y si fuera ladrón yo? Pues ni modo le dije yo hice mi buena acción eso ya depende de ti, me reí un poco y el conmigo, está bien, pero puede venir mi amigo también, era otro hombre más o menos de la misma complexión y también de color, si le dije si hay más mejor,su nombre era Omar pero este caso no hablaba, total nos subimos en un taxi y llegamos a casa, les invite a pasar ellos entraron y les dije siéntase como en casa y se sentaron en el sillón mientras les prendo el televisor y les digo que iré a buscar la ropa y a cambiarme para estar más cómoda y lo hice me quité mi ropa deportiva y me puse un shorts muy pequeño y roto de las mangas por lo cual se me notaba la vaginita depilada y solo me puse un topcito mis tetas jugosas se veía tremendas, bajé y ellos me vieron expectantes y les agrado lo que veían en especial cuando me agache para sacar unas cervezas y unos bocadillos los cuales puse en la mesita de la sala y me senté en medio de ellos los cuales tomaban sus cervezas y me miraban yo les acerque los bocadillos y le di a Raymond en la boca el comió y sonrió y le pegaba mis senos en su pecho, el otro me dijo a mí no me vas dar hermanita, sonrei y me acerque a él igual y comió, Raymond me veía por debajo del short porque está vez me asegure de levantar mi colita para que viera mi coñito,el me metió un dedo y yo solo gemí y levante más el trasero su compañero me besó en la boca mientras me liberaban las tetas las cuales apretó y masajeó yo ya estaba acariciándole el bulto de su pantalón y se veía prometedor.
Quieres comerte mi pinga mamita? Le dije que si con la voz exitada, sácala ya le dije y el saco de sus entrepiernas una ñonga enorme parecía más una trompa de elefante <3 dios!!!! Que grande la acaricie con ambas manos y se puso durísima, la cabeza era enorme y parecía de hormiga toda grande y roja, y volteo para ver a Raymond y la suya era más gruesa y cabezona dios!!! Nunca había visto vergas de este tamaño le dije mientras las masturbaba y besaba y chupaba sus cabezas, y es en enserio ya anteriormente había ido a casting para películas porno y aquellas pollas que en ese momento me parecieron grandes en comparación con estas las primeras parecen de niño, les mame aquellas vergas y mientras ellos me decían chupala bien puta, tragatela y me la hundían lo más posible en mi boca, mi saliva ya estaba haciendo hilos espesos que brotaban y escurrían por mis senos desnudos y goteaban en mi coñito y ano super mojados, el amigo de Raymond me tomo y me levanto y en vilo me ensarto su verga en mi coñito, Raymond solo se reía y se tomaba su cerveza mientras en el sillón se masturbaba viéndonos follar, yo estaba gimiendo y gozando aquellas envestidas bestiales, me dolía pero me estaba volviendo loca de placer, Raymond dijo sigo yo y de la misma forma me ensarto su carne en mi vaginita, era delicioso el placer de esas dos pollas violandome, después de una eternidad de penetración rítmica bestia, Raymond le dio el relevo a su amigo y está vez nos acomodamos en el sillón yo montando su polla y las penetraciones siguieron, mis senos fueron maguyados y succionados ferozmente y mientras montaba a Omar, Raymond me vio y le dije hay espacio atrás amor y me penetró analmente, eso fue increible, los de después de mas de cuatro horas y varias posturas y relevos, eyacularon dentro de mí y fuera también, eso fue increible y delicioso, nos duchamos los tres juntos, no es necesario decir que ahí también cogimos y después de darles la ropa y un poco de comida ellos se fueron dandome las gracias y yo les dije que podían volver cuando quisieran y quedarse conmigo si así lo querían, ellos dijeron que cuando cambiará su suerte vendrá a verme para tener otra vez intimidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: