Una madre de familia

Soy maestro de primaria me tocó atender el grupo de quinto grado, en las inscripciones,
a un mes antes de iniciar el ciclo, a lo lejos vi a un grupo de madres de familia y el compañero me dijo “ellas te van a tocar”. Sobresalía una de ellas por su belleza, su pelo, su estatura, un color muy bonito de piel. No le dí mucha importancia. Cuando llegó el primer desfile que fue en septiembre un grupo de madres de familia se fué acompañando al contingente y una de ellas se acercó a mí y nos fuimos platicando de cosas diversas durante todo el recorrido y descubrí que es una persona maravillosa, también que tiene mucha plática y que puedes hablar de cualquier tema con ella. Poco a poco y sin darnos cuenta con el tiempo la comunicación fue creciendo hasta que ya prácticamente nos escribíamos todos los días. Yo tenía muchos problemas en casa y con ella me desahogaba, tenía esa facilidad de tranquilizarme y de utilizar las palabras adecuadas para ayudarme en esos momentos en los que me sentía desesperado. Empezé a sentir tanto cariño por ella que en una ocasión de esas veces que salíamos en el carro a platicar, nos besamos y fue tan rico y maravilloso que de ahí surgió la necesidad de seguir más adelante. Y llegó el día en el que quedamos de ir a un hotel, recuerdo que fue un domingo por la mañana, yo me sentía muy excitado pues era una mujer muy bella. La desnudé poco a poco mientras me platicaba los problemas que había tenido en su antiguo matrimonio y que probablemente le costaría mucho sentir placer o disfrutar, pues había sufrido golpes y abusos verbales y psicológicos por parte de su ex marido, por un momento yo me preocupé y pensé que probablemente no podría hacerla disfrutar pero de todos lo iba a intentar . De pronto me paró en seco y me dijo: Quiero comentarte algo “He tenido problemas con hemorragias por situaciones hormonales, ahorita parece que ya estoy bien”. Yo la entendí y no me importó, yo quería disfrutar de ese maravilloso manjar que tenía enfrente, así que me bajé hasta su vagina y con tranquilidad me dediqué a chupar tiernamente ese rico y delicioso clítoris que tenía frente a mí, recuerdo que me dijo ” vaya que sabes donde chupar” me sentí halagado y empezé a escuchar gemidos muy bajitos pero que denotaban que estaba disfrutando, así lo sentí en ese momento, por lo cual más animado y con más fuerza chupé y mordí suavemente hasta que pude sentir un gemido muy fuerte, de pronto dejó de apretar mi cara con sus piernas fue cuando me dí cuenta que había terminado. No la dejé de lado me acosté cerca de ella y la seguí besando, es una mujer extremadamente bella como para desaprovechar el poco tiempo que podría estar con ella, pues fue bien clara desde que iniciamos a platicar que no quería dañarme pero que no sabía hasta cuando podíamos seguir repitiendo esto. Así que para seguir haciendo que disfrutara, empezé a tocar su vagina con mi mano derecha y mientras la besaba, metí mi dedo hasta adentro primeramente de forma suave y luego más aprisa (cuidando de no lastimar), su respiración se agitaba aceleradamente y empezó a gemir más fuerte, miré su rostro el cual estaba totalmente en otra dimensión y pude constatar que disfrutaba de una manera rica por que llegó un momento en que empezó a aventar líquido por su vagina de forma espectacular y ella lo sintió por que entre sus gemidos y su cara de placer me dijo “ya hiciste que me orinara”. Fueron momentos plenamente satisfactorios, nos acostamos y seguimos platicando de muchas cosas, después ella tomó mi pene y lo empezó a chupar de forma maravillosa espectacular jamás había sentido una sensación como la que vivía en esos momentos, yo creo que es un arte hacerlo de esa manera, después de eso se montó arriba de mí y estuvimos unos momentos en el mete y saca hasta que terminé. Tuvimos varios encuentros más, despues terminó el curso de sexto grado y platicamos de ya no seguir. Yo espero algún día poder verla de nuevo y estar con ella es una mujer maravillosa y sumamente especial, (de corazón lo digo) si algún día volvemos a tener la oportinidad de volvernos a ver y tener relaciones, sé que será fantástico, aunque yo sé la situación y estoy en el entendido que ella tiene que vivir su vida y lo acepto. Ojalá la vuelva a ver.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: