¿Vilviendo a ser infiel?

Hola de nuevo soy Rebecca, como he visto que les gusto mi relato anterior hoy vengo a contarles lo que paso después de engañar a mi esposo, pero primero quisiera pedirles una disculpa pues tenia pesando escribirles esta historia hace algunos meses pero debido al poco tiempo que he tenido a solas no e podido, también quisiera agradecerles a las personas que me dejaron un comentario en mi relato anterior pues eso medio mas confianza para seguir contándoles mi vida de infidelidades, como ya les había contando antes soy una mujer casada de muy buen ver 1:62 de estatura, piel blanca, ojos color verdes, labios carnosos, cabello color negro y gracias a que me desarrolle demasiado bien de los senos en mi adolescencia y al ejercicio que hago tengo una muy buena figura haciendo que mis medidas sean 90-62-96. En mi relato anterior les conté como le fui infiel a mi esposo con el carpintero, esta historia que les contare paso tan solo un mes después, los días siguientes de engañar a mi esposo fueron muy difíciles para mi pues siempre que recordaba lo que había sucedido me llegaban pensamientos de culpabilidad y arrepentimiento por lo que había echo pero tras esos sentimientos no podía evitar tener una sensación de excitación la cual iba creciendo al pasar de las semanas, asta el punto de remplazar la culpabilidad y el arrepentimiento por excitación y calentura, pues siempre que tomaba una ducha me quedaba viendo el lugar donde paso todo asta llegar a excitarme demasiado teniendo en muchas ocasiones que masturbarme para bajarme la calentura, aquella sensación de deseo y placer que había sentido con don Avelino me estaba matando pues cada día que pasaba necesitaba sentirla otra vez, teniendo que masturbarme casi del diario para poder tranquilizar mi cuerpo, pero masturbarme ya no me era suficiente para mi pues lo que mi cuerpo deseaba era el tener de nuevo a alguien al que pudiera complacerlo chupándole su rica verga como loca, masturbarlo entre mis grandes tetas, lamiendo sus deliciosos huevos, pasando mi lengua por su suave y delicado glande, cogiéndome como desesperada contra su verga, comiéndome su caliente y delicioso semen pero sobre todo quería ver la cara satisfacción y deseo que era lo que mas me calentaba además de querer sentir las manos y los labios de alguien que deseara mi cuerpo con desesperación, en muchas ocasiones de calentura estuve apunte de llamar a don Avelino pero con la poca cordura que me quedaba me detenía, no podía seguir soportando esta sensación de excitación que invadía mi cuerpo sabiendo que si no la para en algún momento perdería toda mi cordura y llamaría a don Avelino, pero para mi fortuna casi llegando al mes iba a ser el cumpleaños de mi suegro a lo que obligadamente mi esposo tenia que regresar para festejárselo, como el año anterior por algunos problemas no pudieron festejarle su cumpleaños este año se lo festejarían a lo grande, lo harían en un salón grande en donde le llevarían dos grupos e invitarían a varios de sus familiares, yo pensaba que mi esposo llegaría algunos días antes de la fiesta en donde podría aprovechar par bajarme mi calentura, pero para mi mala suerte Matías me llamo 2 días antes para decirme que el llegaría el mero día y se iría al otro pues tenia mucho trabajo y no quería atrasarse, eso me puso triste pues además de que quería pasar tiempo con el solo tendría un día para bajarme mi calentura pero ya que no podía hacer nada para que estuviera conmigo mas días decidí aprovechar al máximo el día que iba estar conmigo, ya el día de la fiesta decidí arreglarme muy sexy para mi esposo poniéndome un vestido rojo estraple muy justo con faldita corta y con algo de vuelo el cual hacia que mis pechos casi se salieran de su lugar, un conjunto de lencería negra de encaje con bra de media copa transparente del área de los pezones y una tanguita de hilo dental atrás y un triangulito de encaje por delante además de haberme perfumado y depilado muy bien mi panochita y por supuesto que con tacones del 10 para verme mas alta, antes de irnos a la fiesta me fui a ver al espejo y me veía súper sexy sentía que cualquier hombre que me viera lo dejaría hipnotizado con mi cuerpo, ya en la fiesta Matías aprovecho para presentarme a varios de sus familiares los cuales no conocía dejando a varios de sus primos y tíos boqui abiertos por ver con la mujer tan hermosa y sexy con la que se había casado, la fiesta transcurría sin ningún percance negativo pues Matías y yo nos divertíamos como hace mucho tiempo no lo hacíamos, lo único raro era que de vez en cuando sentía varias miradas recorriendo mi cuerpo aunque la verdad eso no me incomodaba es mas me calentaba un poco sentir tantas miradas sobre mi, como les decía la fiesta transcurría sin ningún percance asta que Juan(Juan tiene 36 años, moreno, mide aproximadamente 1:66,divorciado desde hace 2 años, no muy gordo pero con una panza que sobresale, calvo y peludo) que es un primo de Matías se acerco a nuestra mesa para arreglar algunos problemas que tenían, pues hace algunos años mi esposo y Juan iban a abrir un restaurante juntos pero salieron en problemas de dinero y prácticamente desde ese momento se odiaron a muerte, he de decirles que a mi en lo personal Juan nunca me cayo bien, pues lo considero una persona mal educada, arrogante, ventajosa y presumida la cosa es que ellos platicaron casi toda la noche y casi al finalizar la fiesta ya muy tomados los 2 quedaron de seguir la fiesta en la casa a lo cual yo me enoje pues eso arruinaba los planes que tenia con Matías, pero no tuve mas que aceptar pues no podía hacer nada para que Matías cambiara de opinión, salimos de la fiesta y le pedí las llaves a Matías pues el ya estaba muy tomado, Juan quedo de seguirnos en su auto y sin mas nos fuimos a la casa pero para mi mala suerte Matías se quedo dormido en el camino y al llegar a mi casa Juan se ofreció a ayudarme a meter a Matías, Juan dejo a Matías profundamente dormido en nuestra habitación, Juan estaba despidiéndose cuando me dijo que si le regalaba un café para que no le pasara lo que a mi esposo, yo por no ser mal educada no me pude negarme pero cuando lo iba a preparar Juan vio una botella de vodka en la cantina que tenemos y me dijo que mejor un trago de alcohol, mientras se lo tomaba me sirvió una a mi y me dijo que brindáramos por que el y mi esposo habían arreglado sus problemas, mientras Juan iba tomando me seguía sirviendo tragos mientras me decía lo afortunado que era Matías de haberse casado conmigo, de repente Juan comenzó a decirme cosas como que era una mujer muy bonita, que si su ex esposa hubiera sido tan bella como yo el jamás se abría divorciado, que le tenia mucha envidia a Matías por tener a una esposa tan hermosa o que muchos hombres quisieran tener a una mujer con un cuerpo tan precioso como el mío, comencé a ver como Juan postraba su mirada sobre mis pechos muy descaradamente pues ni disimulaba para verlos, no se si era por que ya me había pasado de tragos pero tanto sus piropos como su mirada tan descarada en mis tetas me comenzaron a calentar, de repente Juan se termino su trago se levanto de la barra y me dijo-Ya me voy Rebe cuídate mucho- se acerco para despedirse de mi, me tomo sorpresivamente de la cintura a la fuerza para darme un beso en la boca el cual instintivamente rechace pero la fuerza de el hacia que no pudiera separarme, no se que me paso que le correspondí un poco el beso abriendo mi boca y sacando un poco mi lengua, fue cuestión de segundos que regreso a mi la cordura y pude separarme para reclamarle al instante
-QUE TE PASA IDIOTA-le dije enojada
-Discúlpame Rebe pero me moría de ganas por hacerlo y por lo que se ve tu también-me dijo con una risa burlona a lo que estalle en enojo pues como les dije es un tipo es muy arrogante
-Estas loco, lo mejor es que te vallas de mi casa si no quieres que despierte a Matías-
-No creo que se despierte pues esta bien borracho-me contesto
-Pues no me importa te me vas en este momento pues soy capaz de cualquier cosa-no había terminado de decir esas palabras cuando me tomo por la fuerza y comenzó a besarme nuevamente, me tomo de las muñecas arrinconándome contra la pared yo oponía resistencia pero su fuerza era muy superior a la mía, como pude separe mi boca de la suya y grite
-Juan suéltame por favor-
-Suéltame por que le voy a gritar a Matías-mientras forcejeábamos me comenzó a besar el cuello, me pasaba su lengua por todo mi cachete asta intentar besarme el oído, podía sentir su aliento a alcohol mientras ensalivaba todo mi cuello, no si era el alcohol, el deseo que sentía Juan hacia mi o la calentura que tenia guardada que comenzaba a sucumbir ante el correspondiéndole sus besos, al darse cuenta de esto Juan soltó mis manos y paso sus manos a mi cintura mientras yo pase mis manos sobre su cuello, nos comenzamos a fundir en un beso muy apasionado en donde nuestras lenguas se entrecruzaron y nuestros labios se mordían, después de algunos segundos de besarnos Juan me levanto el vestido dejando mis nalgas redondas y firmes al descubierto para comenzar a sobármelas, yo empecé a besarle el cuello mientras bajaba una de mis manos a su entrepierna para sobarle su pito por encima del pantalón el cual podía sentir como iba creciendo, deje de besarlo para comenzar a abrirle la camiseta ahí pude ver que Juan tenia muchísimo pelo tanto en su pecho como en su enorme panza, al ver aquella selva de vellos que tenia me calentó mas, tanto que comencé a besar su velludo pecho mientras comenzaba a bajar entre besos asta su enorme y velluda panza, podía sentir la transpiración y el olor a sudor de Juan el cual se mezclaba con una colonia barata haciendo una mezcla de olores algo desagradable pero en vez de desagradarme ese olor despertó algunos sentidos en mi los cuales nunca había tenido pues Matías siempre fue un hombre muy limpio, ya agacha y habiéndole terminado de besar su enorme panza comencé a quitarle el pantalón para sacarle su verga semiparada la cual era morena y muy velluda, empecé a lamerle sus ricos y velludos huevos mientras lo masturbaba con una mano para empezar a escuchar como Juan comenzaba a sacar leves gemidos de placer, de repente sentí como su pito se paro por completo dentro de mi mano, empecé a chupar el palo de su pito asta subir y quedar enfrente de su verga la cual en la punta ya emanaba un liquido pre seminal( la verga de Juan era un poco mas grande que la de don Avelino pues le media de 13 a 14 centímetros) levante la cara y vi a los ojos a Juan con cara de niña apunto de comerse un caramelo, saque mi lengua y la acerque a su cabezota roja que parecía en cualquier momento explotar, lamí con la punta de mi lengua aquel liquido y me separe, un hilito del viscoso liquido era lo único que nos unía, metí mi lengua a mi boca y comencé a degustar aquel delicioso sabor, saque de nuevo mi lengua y con movimientos circulares comencé a ensalivar la cabeza de su verga, luego comencé a meter su pito en mi boca para comenzar a chuparle su verga lentamente mientras le acariciaba sus huevos velludos con una mano, baje mi otra mano hacia mi panochita la cual ya la tenia muy mojada para empezar a sobarme el clítoris mientras comencé a subir el ritmo de mis chupadas para escuchar como los gemidos de Juan empezaban a hacerse mas rápidos, yo seguía mamando aquella verga peluda como loca pero sin previo aviso Juan me tomo de la cabeza para jalarme hacia el haciendo que mi cara chocara contra su pelvis y comiéndome de un bocado su verga, no se si era por que la verga de mi esposo es mas grande pero para mi sorpresa el pito de Juan cabía muy bien dentro de mi boca teniendo asta un poco mas de espacio en mi garganta para seguir tragándome su peluda y morena verga, después de algunos segundos Juan me soltó para que pudiera separarme pero yo como una verdadera puta lo tome de los muslos para seguir pegada a su rico pito mientras movía la lengua para poder lamerle su verga, comencé a mamarle la verga como una verdadera loca sacando su pito por completo para después tragármela de un solo bocado mientras le sobaba sus huevos peludos, comencé a meterme dos de mis dedos en mi muy mojada panochita lentamente para empezar a masturbarme al ritmo de mis chupadas, podía escuchar como los gemidos de Juan se hacían mas rápidos y fuertes mientras yo ahogaba mis gemidos en su deliciosa verga, seguía tragándome como loca su pito mientras aumentaba el ritmo de mis dedeadas, pero de repente sentí como las piernas de Juan empezaron a temblar como si en cualquier momento fuera a caerse, me separe de la verga de Juan para aventarlo contra el sofá y sentarlo, me acerque a Juan a gatas para seguir mamándole su delicioso pito pues estaba tan caliente que no podía parar de chuparle la verga, comencé a bajarme el vestido y el bra asta mi abdomen para sacarme las tetas y ponerlas encima de su verga y comenzar a dejar caer mis enormes chichis sobre su pito mientras Juan veía con sorpresa como su verga iba desapareciendo, comencé a masturbarlo lentamente con mis tetas mientras iba subiendo el ritmo, yo solo veía la cara de placer de Juan la cual me calentaba aun mas de lo que estaba, empecé a sentir aquel liquido pre seminal entre mis tetas a lo que yo aproveche para inundar mi cara entre mis chichis e intentar pasar mi lengua en su cabezota roja para poder saborear aquel viscoso y rico liquido mientras escuchaba como los gemidos de Juan se hacían mas fuertes inundando la sala de ellos, después de algunos minutos de masturbarlo con mis tetas y lamerle la cabeza de su pito con mi lengua para saborear aquel delicioso liquido, comencé a sentir como su verga empezaba a palpitar como si en cualquier momento fuera a explotar, de repente Juan me jalo del pelo para separarme de su verga y decirme
-Tan santita que te hacías Rebe y eres una verdadera puta, mira nada mas como me tienes asta casi me haces venirme, se ve que te encanta mi verga puta-
-Ahora te va a tocar estar con un verdadero hombre, te voy a dar la cogida de tu vida Rebequita que asta te vas a sentir en el cielo-me dijo Juan mientras yo me mantenía callada y solo lo miraba a los ojos, Juan se levanto para comenzar a besarnos como si fuéramos adolecentes en pleno romance, comenzó a besar mi cuello asta llegar a mis tetas en las cuales me empezó a besarme los pezones, me los chupaba de forma muy brusca haciendo mucho ruido al lamérmelos con tanta baba, mientras yo empezaba a sacar algunos gemidos, Juan continuo con su asquerosa boca mamando mis pezones como un desesperado dejándolos empapados en baba, pues el los mordía, chupaba, lamia toda mi circunferencia sin dejar un centímetro de ensalivar, con su boca realizaba movimientos succionadores como queriendo arrancarme los pezones, mientras mis gemidos comenzaban a ser mas fuertes, de pronto se separo y como eufórico me dijo
-Que bonitas tetas tienes Rebe, están riquísimas y enormes, que aureola tan grande tienes-
-Nunca había probado unas chichotas como estas están riquísimas- pues como les había comentado anteriormente a pesar del tamaño de mis tetas, no los tengo nada caídas por el contrario mis tetas son redonditas y firmes con pezones paraditos y de color rosita y una aureola muy amplia, Juan siguió comiéndome las tetas como un desesperado mientras yo gemí del placer, de pronto comenzó a bajar entre besos por mi abdomen asta llegar a mi cintura, para comenzar a quitarme por completo el vestido, el bra y mi tanguita la cual ya esta empapada de mis jugos pero sin quitarme los tacones, Juan me tiro contra el sofá me abrió las piernas y me comenzó a succionar el clítoris me pasaba toda su lengua áspera y babosa por toda mi puchita mientras me decía
-Que rica puchita tienes Rebe, cuantas veces soñé con este día, cuantas veces me imagine ver tu panochita, me la imaginaba depiladita, rosadita y perfumada pero esto supera cualquier sueño, mientras yo solo gemía del placer pues me encantaba lo que Juan me estaba haciendo, Juan comenzó a meterme sus dedos gordos y peludos en mi panochita para comenzar masturbarme salvajemente mientras succionaba como loco mi clítoris yo empecé a pellizcarme mis pezonzotes los cuales parecían explotar de tan duros que ya estaban, yo solo gemía como una loca del placer mientras comenzaba a sentir un rico calorcito bajar por mi puchita, estaba gimiendo como una loca de sentir como Juan me comía mi puchita, pero de repente sentí un gran dolor y rápidamente baje la cabeza para ver a Juan intentar meter dos de sus dedos gordos en mi ano
-No Juan por ahí no que soy virgen y me va a doler mucho-le dije a el mientras trataba de parame pero rápidamente Juan me puso una mano en mi vientre para volver a sentar y con una gran sonrisa de malicia me dijo
-No te va a doler Rebequita déjame estrenarte este culito tan bonito y tan rosadito-Juan me separo las nalgas con ambas manos para comenzar a pasar en círculos su muy mojada y áspera lengua en mi cerrado ano mientras sentía una extraña sensación en mi ano la cual nunca había sentido pues mi esposo nunca me lo había intentado hacer por ahí, después de algunos minutos de pasar su lengua por mi culito Juan se separo para escupirme varias y volver a tratar de introducir su toscos y peludos dedos, mi culito comenzaba a ceder de a poco mientras comenzaba a sentir un gran doler y le decía
-Nooo Juaan meedueele muuchooo poor favorr poor aahiii noo Juuaan-
-Cálmate pinche zorra que después de esto te vas a volver una adicta a que te rompan el culo-me dijo mientras empezaba a masturbarme lentamente para de a poco comenzar a subir el ritmo de sus dedeadas, yo solo sentía un gran dolor el cual inundaba mi cuerpo mientras le pedía a Juan que sacara sus dedos de mi culito
-Pooor faavoor poor ahiii nooo Juaann pooor favoor nooo queee meee duuelee muuuchooo-mientras que sin parar de masturbarme y con una gran sonrisa en su cara me decía
-Vete acostumbrando Rebequita que si no cuando te meta mi verga no vas a parar de llorar- pero conforme pasaban los minutos aquel dolor que sentía se comenzaba a transformar en un placer indescriptible pues no sabia que podía sentirse tan bien por ahí comenzando a sacar gemidos de placer, después de algunos minutos Juan dejo de masturbarme y se tiro sobre la alfombra para invitarme a que hiciéramos un 69 me subí sobre Juan y el me acomodo las caderas de tal forma que mi puchita quedo en su cara y su pito en mi boca, la verdad que nunca lo había hecho pues como les había dicho antes a mi esposo le gusta que se la mamara pero al no le gusta chuparme la panocha aun cuando siempre la tengo depiladita, Juan volvió a la acción y después de escupirme algunas veces en mi anito comenzó a meterme de nuevo sus gordos y sucios dedos, mientras yo teniendo su verga en mi poder y con lo caliente que estaba comencé a besarle, chuparle, lamerle, chaquetearle y tragarle la verga como una loca, baje mis manos para meter algunos dedos en mi panocha y poder sobar el clítoris pues parecía una perra en celo la cual no podía bajarse la calentura, podía sentir como por momentos Juan dejaba de meterme sus peludos dedos para solo gemir y disfrutar de la deliciosa mamada que le estaba dando mientras me sentía muy excitada estar encima Juan pues podía sentir su enorme y velluda panza rozar mi plano y esbelto vientre, de repente Juan me aventó a un lado y se sentó en el sofá para decirme
-Ahora si te voy a dar la cogida de tu vida Rebequita-mientras yo todavía teniendo un poco de razón le pedí permiso para sacar un condón a lo que el respondió
-No mi putita hoy vas a estar con un verdadero hombre no con el pendejo de Matías, o es que no quieres que te coja-
-No mi rey tu puedes cogerme como quieras solo cógeme papito-
-Dime cuanto quieres que te coja zorra dime cuanto deseas mi verga maldita puta-
-La necesito mucho papi ya quiero sentirte dentro de mi, mi rey solo cógeme ya-
-Entonces ven para acá maldita zorra-me subí sobre Juan para comenzarnos a besar muy apasionadamente mientras podía sentir su verga a pocos centímetros de mi puchita, me alce sobre su muy excitada y peluda verga, pero cuando me comenzaba a dejar caer y muy pocos centímetros de volver a ser penetrada por otro hombre y volverle a ser infiel a mi esposo escuchamos como Matías se levanto corriendo y se metió al baño para vomitar, no se si fue el destino que no quería que volviera a engañara mi esposo o alguna fuerza mayor que me daba otra oportunidad de reivindicarme que nos izo separarnos rápidamente, Juan se comenzó a vestir como pudo mientras yo solo me puse el vestido y comencé a tratar se acomodar la sala escondiendo mi bra y mi tanga debajo de los cojines, mientras Matías seguía vomitando aproveche para acompañar a Juan a la salida y ver que se fuera, me espere algunos segundos en la sala para que se me bajara un poco la calentura que tenia para después ir al baño y preguntarle a Matías si se sentía bien, Matías me pregunto por Juan a lo que le respondí que tenia como 20 minutos que se había ido y el sin preguntar mas se fue de nuevo a dormir, yo seguía muy caliente así que le dije a Matías que comería algo pues tenia un poco de hambre, el sin preguntarme nada se creyó mi mentira y se fue a dormir, espere uno 5 minutos a que mi esposo se durmiera para recoger mi bra y tanguita y meterme al cuarto de invitados para poder intentar terminar lo que no pude con Juan, nada mas al tirarme a la cama comencé meterme los dedos como una loca mientras me sobaba el clítoris o me pellizcaba los pezones los cuales los tenia demasiado duros, me chupaba los dedos como si fuera una verga mientras sentía palpitar mi culito, no pude resistirme mas y comencé a penetrarme el culo mientras inundaba mi cabeza en la almohadas para que mis gemidos no se escucharan muy fuertes estuve como loca varios minutos en donde me masturbaba la panochita, mi culito, me sobaba el clítoris, me pellizcaba los pezones o me chupaba los dedos como una puta asta que pude calmar mi calentura quedándome algunos minutos sudada y tirada en la cama mientras las sabanas estaban completamente mojadas de mis jugos, me levante para irme y dar un baño al salir note que ya estaba amaneciendo así que me fui a dormir muy tranquilamente junto a mi esposo, ya en la mañana estuvimos un rato con los papas de Matías y cuando mi esposo pregunto por Juan le dijeron que se había ido muy temprano, ya en la tarde mi esposo se fue de nuevo a su trabaja sin saber lo que pudo haber pasado.
Si termina mi segunda casi infidelidad, perdón si decepcione a algunos por que no les conté una historia donde tuve sexo pero quisiera contarles como comencé a ser una puta desde el principio y sin dejar pasar ninguna de mis experiencias, espero me comente para saber si quieren que solo les cuente las historias donde si tuve sexo o que les cuente todas mis experiencias y cuando no tenga relaciones deje volar mi imaginación y les ponga una nota de en que parte termina lo real y cual es mi imaginación, sin mas espero me escriban para saber si quieren que les siga contando mis relatos.

4 comentarios sobre “¿Vilviendo a ser infiel?

  • el 15 marzo, 2019 a las 18:22
    Permalink

    Muñeca, deberías de seguir escribiendo, tus relatos son exitantes y haces fantasear contigo

    Respuesta
  • el 13 marzo, 2019 a las 03:19
    Permalink

    Me encanto tu historia espero puedas terminarla con ese Juan afortunado saludos desde la ciudad de México 5524417608

    Respuesta
    • el 11 abril, 2019 a las 10:55
      Permalink

      Muy buena historia espero q puedas escribir más un saludo desde peru

      Respuesta
  • el 12 marzo, 2019 a las 17:16
    Permalink

    Uuufff ecxelente y cachondo relato te felicito de verdad aunque no hubo sexo al menos para mí no me desepcionaste al. Contrario me encantó tu .relato y claro q quiero seguir leyendo estos estupendas experiencias

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: